Compartir
Publicidad

Nuestros ríos y océanos se están llenando de robots

Nuestros ríos y océanos se están llenando de robots
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El mundo se está llenando de robots, y aunque principalmente nos lo imaginamos haciéndonos compañía, o fabricando coches, también debemos saber que están poblando nuestros océanos y otras zonas de agua. Están ahí para ayudar a científicos a entender y “medir” el estado y movimiento del agua.

Robots autónomos que están siendo distribuidos alrededor del planeta - incluso en lagos y ríos - para darnos datos sobre temperatura, salinidad y velocidad del agua. Detrás de todo esto tenemos a la organización Argo, que ya ha puesto en funcionamiento - a día de hoy - a 3.881 robots.

La cifra crecerá en los próximos años, por su utilidad científica, pero también para diferentes industrias que viven condicionadas por las mareas. El dispositivo es relativamente sencillo, pero muy capaz, con la siguiente imagen nos podemos hacer una idea de su despliegue actual:

Status

Con forma de boya, es capaz de de sumergirse unos 2.000 metros con la intención de ir haciendo diferentes mediciones durante diez días. Una vez cumplido ese periodo, sube a la superficie con los datos y los envía vía satélite, para luego volver a sumergirse y cumplir otro ciclo. La información se puede hacer pública en una horas desde su recolección.

Nos podemos hacer a la idea de que cuantos más haya en funcionamiento, más fácil es entender el funcionamiento de las corrientes internas y predecir situaciones complicadas: accidentes medioambientales como ciclones, o producidos por el ser humano, como la contaminación de una zona.

Si os interesa el asunto, y conocer mejor su funcionamiento, os invito a ver el estupendo vídeo que prepararon los chicos de Argo, realizado por Malou Zuidema, con animación stop-motion:


"Inference robots"

No están solos, también hay otro tipo de robots que surcan los mares, en esta ocasión sin sumergirse. Son conocidos como “Inference robots”, y se encargan de eso, de deducir cosas según el estado del agua.

Son completamente autónomos, fabricados en fibra de vidrio, y como era de esperar, cargados de sensores, cámaras, y sistemas de comunicación. La forma de conseguir energía es mediante placas solares, y la de orientarse, mediante el uso del GPS, pero también es posible guiarlos de forma remota.

La gente de Mashable Australia nos enseña en imágenes cómo son estos dispositivos, con un coste no muy alejado de los 3.000 dólares.

Ecobot

Más información | Argo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio