Compartir
Publicidad

Ser el país más inteligente del mundo no es apto para todos, pero Singapur quiere conseguirlo

Ser el país más inteligente del mundo no es apto para todos, pero Singapur quiere conseguirlo
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hacer de Singapur el país más inteligente del planeta, el más conectado a las nuevas tecnologías y el motor de los avances tecnológicos en materias como sanidad o transporte eficiente. Éste es el reto del país del sudeste asiático.

Ellos mismos se han proclamado como la primera nación inteligente. Un ambicioso proyecto detrás del cual hay innovación, años de mejoras y alguna que otra sombra aún por resolver.

Una innovación de 16.100 millones de dólares

Parte del éxito de Singapur se debe a que aparece en los lugares más altos de las clasificaciones económicas más variopintas. Por ejemplo, es el sexto país más innovador según el informe Global Innovation Index 2016, clasificación de la que no ha descendido del top 10 en los últimos años.

Singapur es el sexto país más innovador y en el que es más fácil hacer negocios

Buena parte de este logro de Singapur lo podemos achacar a que, entre otras cosas, solo en 2010 el gobierno anunció la inversión de 16.100 millones de dólares de Singapur (casi 13.000 millones de dólares estadounidenses) para impulsar la investigación, la innovación y el desarrollo empresarial entre 2011 y 2015, lo que suponía un aumento del 20% en relación con el anterior lustro.

El país del mundo donde más fácil es hacer negocios

Singapur es uno de los lugares del mundo donde es más fácil hacer negocios, dado que es donde más fácilmente se puede cerrar una empresa si fracasa. Algo que le ha llevado a ser considerado por el Banco Mundial como el país más fácil del mundo para hacer negocios. Una consideración que, por cierto, se repite año tras año.

Un enclave asiático casi perfecto

La situación geográfica y el tamaño es privilegiada. Singapur es, al mismo tiempo, ciudad y país, lo que le permite ganar en agilidad y tiempos de ejecución de los planes estratégicos. Y el país ha sabido explotar todo este potencial. No en vano, cada vez más empresas deciden establecer ahí sus cuarteles generales para Asia, ya que Singapur también está muy próximo a algunos de los mercados de crecimiento clave en el continente.

Singapur2

Atrayendo la inversión internacional

El gobierno del país aprovecha la situación geográfica para situar a Singapur como el hogar de los negocios, la innovación y el talento. Esta estrategia de "Home for" no se centra únicamente en las tecnológicas, sino que es para todas las industrias: bienes de consumo, fabricación, productos químicos, energía, TI, medios digitales o electrónicos...

Asimismo, y con el fin de facilitar que las multinacionales pudieran trasladar sus operaciones a Singapur, el país ha creado una especie de "ventanilla única" para crear las condiciones adecuadas para atraer talento e inversión.

El talento se educa

Además del compromiso con la ciencia, la educación juega un papel fundamental en Singapur. Una generación de profesionales que muchas veces buscan las multinacionales que quieren expandirse a China.

Incluso algunas de las mejores universidades —incluyendo la Universidad de Yale— están desarrollando ahora campus separados en el extranjero en Singapur, de la misma manera que la escuela de negocios francesa INSEAD estableció un campus de Singapur en 2000.

Singapur4

Ya en 2015 fue declarado por la OCDE como el país con el mejor sistema educativo del mundo. El director de educación de este organismo, Andreas Schleicher, asegura que los estudiantes de este país tienen una buena base en matemáticas y ciencias, lo que ha contribuido al éxito de Singapur.

La enseñanza en Singapur se centra principalmente en que el profesor transmita los conocimientos y procedimientos, preparando a los estudiantes para los exámenes. Para ello, se trabaja con libros de texto, hojas de trabajo, ejemplos trabajados y un montón de ejercicios y prácticas. También enfatizan fuertemente el dominio de procedimientos específicos y la capacidad de representar problemas claramente, especialmente en matemáticas.

El paraíso de los coches autónomos

Uno de los ejemplos más latentes de la innovación que se respira por las calles de Singapur lo tenemos en sus carreteras. De hecho, el país está poniendo las bases para llegar a ser la primera nación en dar el visto bueno a los vehículos sin conductor.

Nutonomy Singapur

Incluso cuenta con la promoción de NuTonomy, una empresa de vehículos sin conductor que ya ha pasado sus primeras pruebas de obstáculos con éxito. El objetivo es que haya un primer proyecto piloto con vehículos taxistas sin conductor. Si sale todo según lo previsto, en apenas unos años habrá miles de taxis sin conductor en todo Singapur. Los taxis se pueden pedir mediante una aplicación de smartphone.

Está considerado como uno de los países con mejor sistema educativo, destacando en ciencias y matemáticas

Cabe recordar que NuTonomy nació hace unos tres años en el Massachusetts Institute of Technology (MIT), y recaudó varios millones de dólares en financiación.

El apoyo a los coches autónomos tiene como fin la reducción del CO2, con lo cual el país busca cumplir con los acuerdos firmados para reducir este tipo de emisiones. A esta medida se suma el deseo de aumentar la flota de vehículos eléctricos.

Según el plan ideado por el país, el 50 por ciento de los vehículos de Singapur deberán ser eléctricos para 2050, lo que le permitiría, según el estudio llevado a cabo por el Instituto de Investigación de Energía en la Universidad Tecnológica de Nanyang, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 20 a 30 por ciento.

Lo primero, la salud

Tener coches menos contaminantes tiene, entre otros beneficios, una mejor salud. Y precisamente la salud es otra de las áreas de interés del gobierno de Singapur, apoyando para ello la innovación en este terreno.

Singapur1

Así, el Centro Nacional de Innovación en Salud proporciona al sector de la investigación clínica financiación con fondos públicos. Una ayuda que, según sus responsables, siempre tiene el objetivo de acelerar el que esta innovación acabe convirtiéndose en un producto listo para ser comercializado en el mercado.

Además, también ofrece una orientación estratégica para acelerar la innovación de la atención sanitaria. Establecido en 2014, su objetivo es apoyar el desarrollo de tecnologías y servicios innovadores para mejorar la prestación de asistencia sanitaria y el cuidado de los pacientes.

Hay varias agencias gubernamentales que fomentan una innovación sanitaria que acabe convirtiéndose en producto comercial

Quizá una de las razones de este empeño en la innovación sanitaria se debe a que el envejecimiento de la población es uno de los principales problemas a los que tiene que hacer frente el país. Algo que deriva en que aumenta la demanda de servicios de salud en un momento en el que cada vez hay menos profesionales por el tamaño y edad de la población. El remedio que se está buscando es la creación y desarrollo de soluciones innovadoras, como la asistencia en el hogar.

En este camino, las agencias gubernamentales trabajan en estrecha colaboración con el sector privado. El país cuenta para ello con varias agencias, como el mencionado Centro Nacional de Innovación en Salud. Todas estas agencias estatales buscan mejorar la prestación de atención médica y la atención al paciente, acelerando el desarrollo de tecnologías y servicios innovadores.

Casco

Algunos de estos esfuerzos innovadores sí han logrado materializarse en productos. Por ejemplo, existe un auricular de videojuegos para ayudar a los niños que tienen trastorno de hiperactividad. La empresa, llamada Atentiv, mide la actividad cerebral a través de una diadema y envía esa información a un ordenador a través de Bluetooth.

Otro ejemplo de start-up de Singapur es Healint, que ha creado una plataforma y una aplicación llamada Migraine Buddy con la que ofrece a los pacientes una interfaz fácil de usar para controlar todos los síntomas y la información relacionada con las migrañas, como la intensidad, desencadenantes, medicamentos y otros factores de estilo de vida.

Un lugar que no puede llamarse paraíso

Sin embargo, no todo es perfecto en este enclave. Evidentemente, Singapur es la ciudad más segura de Asia, según un informe, que también destaca que tiene la mayor calidad de vida para vivir de todo el continente. Es moderna, limpia, respetuosa con el medio ambiente, extremadamente eficiente y sus gentes son amables y trabajadoras. Sin embargo, hay ciertos aspectos del país que siguen siendo impopulares y que, comparados con otros países muy desarrollados, están aún por mejorar.

Una de las primeras crítica es el hecho de que es una cultura excesivamente regida por reglas y que, en muchas ocasiones, conllevan multas por delitos que se consideran inofensivos en la mayoría de los países, como masticar chicle.

Marina Bay

Singapur sigue aplicando la pena de muerte y la homosexualidad está prohibida

Pero, más allá de estas cuestiones más o menos culturales, hay asuntos más serios que pesan en el balance final. Por ejemplo, Singapur sigue teniendo la pena capital y de muerte. En 2016 ha habido, al menos, tres sentencias de muerte ejecutadas. De hecho, y aunque todo el mundo alaba la educación del país, cabe señalar que tiene uno de los códigos penales más severos y que se aplica más estrictamente. Tanto que se ejecutan con frecuencia las pena máximas, incluso para crímenes no tan graves.

Una de las formas habituales de pena es el castigo corporal, denominado caning, reservada para los delincuentes masculinos menores de 50 años. Para ello se emplea una caña flexible de 1,2 metros de longitud y 1,2 cm de diámetro para administrar un máximo de 24 golpes en las nalgas desnudas del infractor. Hay más de 30 diferentes formas de delincuencia en Singapur que pueden incurrir en caning, incluyendo el abuso de drogas, posesión de armas, secuestro, robo, abuso sexual, disturbios, exceso de visa de más de 90 días y el vandalismo antes mencionado.

Singapur es reconocido también por su falta de respeto a libertades y derechos individuales y colectivos. Por ejemplo, la homosexualidad está penada en este rico país del suedeste asiático. Según denuncia Amnistía Internacional, el gobierno no deja que los críticos puedan ejercer su derecho a la libertad de expresión. Los medios de comunicación y los defensores de los derechos humanos están estrechamente controlados y se enfrentan a la revocación de licencias y cargos penales.

Además, y pese a este atractivo para muchas empresas, Singapur está considerado como un paraíso fiscal y se considera que puede incrementar su atractivo ante la caída de los bancos suizos como refugio para estos capitales.

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos