Por qué no puedes configurar la red WiFi de tu negocio como la WiFi de tu casa (incluso teletrabajando)

Por qué no puedes configurar la red WiFi de tu negocio como la WiFi de tu casa (incluso teletrabajando)
1 comentario

Hace años que la red WiFi nos acompaña en nuestro día a día y se ha convertido en algo imprescindible en nuestra vida cotidiana. Tener mala cobertura en nuestro hogar, o zonas sin acceso, a veces es casi un drama.  Pero no solo se trata de tener buena o mala señal, sino de gestionar los accesos de forma fácil y, sobre todo, segura. Esto es especialmente importante si nos movemos en un entorno profesional. Por eso vamos a ver por qué no debemos configurar la red WiFi de nuestro negocio como la de casa.

Los entornos profesionales demandan soluciones más flexibles, pero, a la vez, más seguras y fáciles de gestionar. No importa el tipo de negocio que tengamos: por ejemplo, si ofrecemos a los clientes la posibilidad de conectarse a la red inalámbrica, no podemos hacerlo de cualquier manera y necesitamos soluciones profesionales adecuadas para nuestro perfil. No basta con facilitarles la contraseña y despreocuparnos.

Los peligros de abrir a todos la red WiFi

El ejemplo más sencillo puede ser el de un bar o restaurante, donde no nos hemos sentado todavía y ya estamos solicitando la clave de WiFi para conectarnos. Más importante es si tenemos que leer códigos QR y descargarnos o acceder a la carta del local de forma digital. La conexión inalámbrica ha pasado de ser un servicio extra a una necesidad.

Bar Wifi

Si contamos con una red WiFi abierta para quienes se acerquen a nuestra empresa, deberá estar separada de la red de gestión del negocio y de la de los clientes

Lo mismo ocurre con negocios que tienen salas de espera, en las que sus clientes se conectan a la red mientras hacen tiempo para ser atendidos, o una sala de conferencias, donde en muchos casos se realiza un uso intensivo de la red WiFi para comentar la ponencia.

Son diferentes escenarios, pero un mismo denominador común: mucha gente desconocida con la que compartimos la red de datos. Y esto puede suponer un problema, mayor todavía, si tenemos dispositivos IoT conectados, con sensores que controlen luces, climatización, apertura de puertas, etc.

La  facilidad en la gestión de las redes es clave

Es importante contar con una solución profesional que sea sencilla de gestionar, como la que nos propone Aruba, una empresa de Hewlett Packard Enterpresise, para ayudarnos a que la red WiFi abierta a quienes se acerquen a nuestra empresa cumpla con unos mínimos requisitos de seguridad. Al menos tiene que estar separada de la red de gestión del negocio y de la de los clientes, aislados a su vez entre sí.

Además, muchas empresas demandan extras para el control de conexión de sus clientes a través de una página específica -un portal cautivo-, de sus redes sociales, como Facebook. Y si alguien está abusando, quieren que denegar la conexión sea un proceso inmediato y sencillo.

Muchas veces, las pequeñas empresas no tienen los conocimientos necesarios para poner en marcha este tipo de soluciones. Pero sí necesitan gestionar determinados aspectos o realizar algún cambio, comprobar su funcionamiento, etcétera, es aquí cuando las soluciones de Aruba Instant On suponen una buena alternativa para poder gestionar diferentes redes sin necesidad de que nuestro instalador se tenga que desplazar hasta la ubicación de cada negocio.

No basta con usar la WiFi generada por la operadora

Muchos pequeños negocios consideran que para dar esta conexión WiFi basta con compartir la contraseña de la red que genera el router del operador de Internet. Y es un error, ya que no separamos redes ni tampoco es lo más eficiente. Lo ideal es contar con un punto de acceso, AP,  una antena WiFi, independiente y que nosotros gestionemos.

Aruba Ap22

Un ejemplo es el punto de acceso AP22 de Aruba. Se trata de una antena de conexión con el estándar WiFi 6, que proporciona una conexión más rápida, con mayor capacidad y menor latencia entre los puntos de acceso y los dispositivos.

Además, tiene la gran ventaja de poder extender nuestra red tanto como lo necesitemos sin necesidad de añadir más cableado, ya que cuenta con WiFi Mesh para crear una red mallada. A todo ello hay que sumar que estos puntos de acceso están pensados para operar con alta densidad en caso de ser necesario, asegurando de este modo que no existen zonas de sombra en la cobertura y haya una conexión WiFi óptima.

Por qué es importante separar la red de gestión del negocio y la red WiFi de clientes

Vamos a poner un ejemplo muy sencillo. Tenemos dos vías de comunicación para llegar a salir a Internet. Una es una autopista donde circula la información de nuestra empresa, datos financieros, de facturación, datos personales de clientes o empleados, estratégicos de los planes del negocio, etc. Solo circulan por esta autopista, que nosotros administramos, aquellos dispositivos, ordenadores, teléfonos, etc., que pertenecen a nuestra organización. Y por otra carretera, la nacional, es por donde circulan los clientes. Y, lógicamente, no se puede cruzar de una a otra.

Aruba

El destino de ambas carreteras es el mismo, la salida a Internet, pero no se toca el tráfico de datos que circula por ellas. Si hay un atasco, un problema o cualquier anomalía en la red de clientes, la red de mi empresa seguirá funcionando sin problemas.

Y además aislar a los dispositivos entre ellos

No solo se trata de contar con una conexión segura, sino también de poder priorizar qué tráfico de datos es más importante. Y esto lo podemos hacer con una gestión de WiFi eficiente

Hemos cuidado del primer paso, que es separar ambas redes, pero hay un segundo: aislar a cada cliente de los demás en la red. ¿Por qué es importante esta cuestión?  Vamos a poner un ejemplo en una sala de conferencias, donde un ponente está tratando un tema y los asistentes se conectan a la red para tomar notas con sus portátiles, tablets o simplemente para compartir por redes sociales sus experiencias.

Pongamos el caso de que alguien tiene una carpeta compartida en su ordenador portátil. Y otro asistente tiene una aplicación con código malicioso instalada en su tableta, por ejemplo un minero de bitcoins, que trabajan de forma "silenciosa" para pasar desapercibidas. Si cada cliente no está bien aislado de los demás, nada impediría que esta aplicación se propague a todos los equipos con los que comparte red WiFi.

Hemos ido a una conferencia y hemos salido con un regalo que no queremos, pero da igual, porque nos lo llevamos en nuestro ordenador, teléfono o tablet. Ni siquiera lo sabemos y luego lo conectaremos en nuestra empresa, en nuestro hogar, etc.

Pero también es una cuestión de prioridad

Aruba Product Family Hero

A veces en un entorno profesional también necesitamos dar prioridad a determinado tipo de tráfico en la red y poder gestionarlo de forma profesional y sencilla. Por ejemplo, si tenemos una sala de videoconferencia, queremos que no se corte cuando estamos en medio de una.

En nuestro punto de acceso WiFi, podemos separar la red de gestión y priorizar el tráfico que hemos creado para nuestro SSID y que los clientes, si hay una gran densidad, vayan por la red más lenta.

No hace falta ser un hacker para poner en riesgo una red

No estamos hablando de ataques dirigidos, como los más mediáticos y recientes al SEPE o a grandes empresas. Ni de que algún hacker internacional se vaya a colar en nuestros negocios para fastidiarnos.

Estamos hablando de aprovechar las puertas que dejamos abiertas para que entren a través de los dispositivos a los que hemos permitido conectarse. Basta con que alguien se haya descargado esa aplicación tan graciosa que le recomendó su cuñado. Esa misma que utilizamos una o dos veces, y quedó en el olvido. Y sin embargo es la puerta de atrás para que alguien pueda controlar nuestro dispositivo, aprovechar para introducirse en otros, etc.

Problema Informatico

La gestión de las redes inalámbricas no solo es importante en entornos profesionales, también en los domésticos. Guardamos mucha información que queremos mantener privada

Y este mal funcionamiento detectado a tiempo, cuando tenemos la red bien estructurada y podemos gestionar todo incluso desde el móvil, es fundamental para que el negocio siga funcionando con normalidad y no se produzcan brechas de seguridad o se comprometan datos personales de empleados o clientes.

Basta con un dispositivo mal configurado que envíe tráfico malicioso a la red para evitar que funcione. ¿Os imagináis algo así en ese chiringuito de playa? Domingo, tres de la tarde, cuando todo tiene que funcionar como un reloj y entonces, en ese preciso momento, se cae la red y los camareros tienen que volver al papel y boli y cobrar con una calculadora las mesas, que en muchos casos no saben ni lo que habían pedido... Un caos.

Lo podemos extrapolar a una videoconferencia, un hotel en el que estamos alojados o un dentista que se queda sin información de sus pacientes a los que tiene que aplicar un tratamiento... Y todo porque alguien en la sala de espera se conectó a la WiFi. Nadie quiere que esto ocurra.

También es importante en nuestro hogar

Wifi Clientes Segura

La gestión de las redes inalámbricas no solo es importante en entornos profesionales, también en los domésticos. Guardamos mucha información que queremos mantener privada. En casa solo se conectan los dispositivos de los distintos miembros de la familia... pero también nuestros amigos cuando vienen a casa o nuestro cuñado y los sobrinos cuando vienen a comer el fin de semana.

Los amigos de mis amigas son mis amigos, uf, vaya lío

Repito, no hablamos de que alguien quiera hackearnos la red, sería el caso más improbable, sino de que tengan acceso a nuestra información porque hemos facilitado el acceso a alguien con algún tipo de malware. Y no queremos que nuestros datos financieros, la declaración de la renta que acabamos de hacer o nuestro archivo de contraseñas, ese que guardamos porque es imposible acordarse de todo, sean accesibles o se difundan en la red.

Más importante todavía si hacemos teletrabajo

Si además estamos trabajando desde casa, lo que menos deseamos es que en medio de la jornada, en una reunión, nos falle la conexión porque nuestro hijo adolescente se ha puesto a jugar online con el ordenador, por ejemplo.

Teletrabajo

No solo se trata de contar con una conexión segura, sino también de poder priorizar qué tráfico de datos es más importante. Y esto lo podemos hacer con una gestión de WiFi eficiente.

Y todo ello puede ser gestionado desde la nube para facilitar el acceso o ayudar a resolver los problemas de conexión a los empleados de forma centralizada y remota. Se configura la conexión que facilitará el acceso de forma segura para que el trabajador desde su casa trabaje de la misma manera que podría hacerlo sentado delante de la mesa de su oficina.

Como empleados podemos ayudarnos con la aplicación del móvil, donde comprobar la cobertura, revisar si tenemos alguna zona que podemos mejorar y poder tener una red WiFi en el hogar de calidad. El objetivo es que podamos tener una videoconferencia o una reunión, mientras que nuestros hijos están recibiendo clases online o alguien está viendo una película en una plataforma de streaming en el salón. Un punto de acceso WiFi de calidad es capaz de gestionar todas esas conexiones de forma eficiente para que todo el mundo pueda sacar el máximo partido a la conexión inalámbrica. Algo que lograremos confiando en las soluciones Aruba Instant On.

Imágenes: Aruba y Shutterstock/fizkes/GaudiLab/del_selenio

Inicio