Europa ya tiene un arma para diferenciarse de China en el coche eléctrico: la contaminación

Europa ya tiene un arma para diferenciarse de China en el coche eléctrico: la contaminación
19 Comentarios

Verde parece... lo que en realidad no es. O, al menos, no lo es tanto como debiera o esperamos que sea. Y no son conclusiones sacadas de un informe más o menos sesgado, son las declaraciones de empresas como CATL y SAIC. China tiene un problema: contamina demasiado en la fabricación de sus baterías para coches eléctricos.

En estos momentos, la dependencia europea y estadounidense de Asia es altísima si hablamos de baterías para coches eléctricos. Sólo el 1,19% de las baterías mundiales las fabrican empresas europeas o canadienses. CATL (China), LG (Corea del Sur) y Panasonic (Japón) acumularon en 2021 la fabricación del 32,16%, 20,30% y 12,20% de la producción mundial de baterías para coches eléctricos.

China ha encontrado en el coche eléctrico un contexto idóneo para dar un golpe encima de la mesa en un mercado que hasta ahora se le resistía: la automoción. Son los que más vehículos eléctricos producen y compran. Empresas como CATL o NIO son referentes en sus sectores. Pero, al mismo tiempo, desde la mayor productora de baterías alertan de los riesgos: el país se está quedando atrás.

Coches verdes demasiado contaminantes

La ingente producción de baterías para coches eléctricos tiene un grave problema, de momento. Son demasiado contaminantes y consumen mucha energía. Es algo que también sucede en el ámbito de los semiconductores, pero que en el caso del coche eléctrico está provocando que algunos países o regiones se muestren reacias a su explotación.

En Berlín, Tesla se encontró con una gran oposición para la instalación de una gigafactoría que, finalmente, consiguió abrir tras numerosas trabas legales. Las necesidades de agua para su producción de baterías llegaron a poner en entredicho la viabilidad del proyecto, aunque ya había comenzado su construcción.

En España hemos vivido una oposición social similar en Extremadura, donde los intentos para construir una mina de extracción de litio en las inmediaciones de Cáceres son recurrentes pero, sin embargo, no cuenta con el beneplácito de todos los vecinos.

Al mismo tiempo, Canadá está interesada en ofrecerse como una alternativa a oriente en la extracción de litio y otros minerales claves para la fabricación de coches eléctricos. Allí, las trabas se han ido sucediendo y no ha sido hasta ahora cuando empiezan a ver con buenos ojos este tipo de proyectos.

De problemas similares advierte el fundador de CATL. Bloomberg destaca que Zeng Yuqun, presidente y fundador de CATL, aseguró en el World New Energy Vehicle (congreso celebrado en Pekín relativo al coche eléctrico) que China se estaba quedando atrás en la huella de carbono que producen sus baterías durante la fabricación.

En la misma línea, Chen Hong, presidente de SAIC, aseguró que algunos fabricantes están optando por producir automóviles de gran autonomía a cualquier precio, lo que está disparando la contaminación producida durante sus desarrollos. "Estos no deben contarse como productos verdaderamente bajos en carbono", recogen en Bloomberg en palabras de Hong.

Un producto verdaderamente verde

Las baterías para coches eléctricos han estado en el punto de mira de los detractores desde el primer momento, asegurando que la contaminación de los tubos de escape se trasladaba a las industrias productoras. Lo cierto es que un vehículo eléctrico es menos contaminante a lo largo de su vida útil, aunque lo sea en mayor medida durante su producción.

Para reducir el problema, firmas europea están trabajando en un pasaporte para sus baterías, con el que esperan recoger las emisiones de carbono producidas durante la fabricación de las mismas. Éste se entregará para demostrar que la energía utilizada se ha recogido mediante fuentes renovables.

En Suecia están optando por el mismo camino, pero el proceso es muy costoso. Además de la oposición social, que también se repite en el país nórdico y que aseguran que sólo la mina de Norra Kärr contaminaría un lago que abastece de agua a 300.000 personas, las propias empresas confirman la dificultad de que el proceso sea completamente verde.

Aunque Talga Group asegura en el artículo anterior de Bloomberg que su explotación sueca de minería y refinería de grafito es completamente verde, la burocracia del país lleva frenando el proyecto desde 2011 y no hay una fecha prevista para que pueda entrar en funcionamiento.

Por tanto, con una huella de carbono mucho más acusada en los productos asiáticos, los fabricantes europeos tienen la oportunidad de desmarcarse con productos en los que se asegure que son completamente neutros en carbono. Son objetivos en los que trabajan desde hace tiempo.

Desde Volvo al Grupo Volkswagen, pasando por Stellantis o BMW, las firmas europeas aseguran que serán completamente verdes en menos de dos décadas, lo que implica no sólo que sus coches no expulsen emisiones contaminantes, también que la producción de los mismos se realice mediante fuentes renovables de energía.

Super ofertas disponibles hoy

Monitor LG LED IPS UltraWide FullHD

LG 34WL500-B 34" LED IPS UltraWide FullHD HDR FreeSync

Ordenador portatil ASUS ROG Strix G15

ASUS ROG Strix G15 G513RM-HQ012 AMD Ryzen 7 6800H/16GB/1TB SSD/RTX3060/15.6"

Tarjeta gráfica MSI GeForce RTX 3060 VENTUS 2X

MSI GeForce RTX 3060 VENTUS 2X OC LHR 12GB GDDR6

Temas
Inicio
Inicio