Compartir
Publicidad

Qué ha sido de los tránsfugas de la descarga gratis hacia lo social o a cobrar por contenidos

Qué ha sido de los tránsfugas de la descarga gratis hacia lo social o a cobrar por contenidos
38 Comentarios
Publicidad
Publicidad

O reinventarse o morir. A muchas páginas de descargas no les queda otra alternativa cuando las autoridades les ponen entre la espada y la pared. Algunas, como Napster, optan por el reconvertirse en plataformas de pago. Otras, como Vagos, lo intentaron dando un giro a lo social. En Series.ly ahora planean un modelo mixto: red social más opción de contenidos de pago. ¿Cómo se han reconvertido éstas y otras páginas?

Napster

Napster

El caso de Napster es uno de los más conocidos: no en vano fue el primer servicio P2P de transferencia de archivos (Audiogalaxy, que vio la luz un año antes, fue inicialmente un buscador de FTP aunque luego también transicionó hacia el P2P), un sistema descentralizado que permitía a los usuarios descargar contenidos unos de otros. La industria de la música no tardó en reaccionar. En 1999, el mismo año de su lanzamiento, la RIAA (que viene a ser la SGAE estadounidense) ponía la primera demanda.

La demanda de la RIAA dio todavía más visibilidad al servicio, que no dejaba de crecer. Llegaron a conseguir más de 26,4 millones de usuarios, una cifra bastante atractiva si tenemos en cuenta que era 2001 y la conexión a Internet casera todavía no se había estandarizado. Sin embargo, el 2001 el juez del caso obligó a Napster a evitar la infracción de derechos de autor a través de su programa. Ante esta sentencia, los responsables del programa decidieron cerrar el servicio, pagar la multa y, tras no conseguir convertir el servicio en un servicio de pago por suscripción, lo vendieron en 2002.

Napster, como servicio P2P, tuvo una vida cortísima. Después lo resucitaron varias veces como servicio de pago

Napster se convirtió entonces en una plataforma de música de pago y ha ido cambiando de dueños cada poco tiempo. En 2008 era la cadena de tiendas Best Buy la que compraba el servicio y, en 2011, lo fusionaban con Rhapsody. En la actualidad, Napster es un servicio de música por suscripción que poco o nada tiene que ver con sus orígenes: por 9,95 euros al mes puedes acceder a un catálogo determinado de música. Tan sólo conserva el mismo nombre.

Audiogalaxy

Audiogalaxy 660x350
Antiguo aspecto de Audiogalaxy (Imagen: FawyerWayer)

Audiogalaxy le siguió poco después tras recibir numerosas presiones de la RIAA. Durante los años que siguieron intentaron revivirlo varias veces como servicio de suscripción de música de pago, pero sin éxito. Con el mismo nombre apareció en 2010 una herramienta que, si bien no dejaba descargar música, permitía enviar música fácilmente a un teléfono. Tampoco tuvo demasiada repercusión y el 31 de enero de 2013 cerraba definitivamente, después de ser comprado por Dropbox.

Vagos

Vagoses

Durante varios años, Vagos fue una de las páginas de descarga directa más populares de España. Tenía formato de foro y, en ella, los más de 1 millón de usuarios que tenía compartían sus "aportes": películas, juegos, series, documentales y casi cualquier otro material que se pudiera digitalizar y subir a Internet. En 2008, en pleno punto álgido de las descargas directas, el creador del foro lo vendió a Wamba, una red social, por 3 millones de euros.

Desde ese momento comenzaron a llegar los problemas. Por un lado, algunos usuarios estaban descontentos con los nuevos gestores de la página, que estaban utilizando la popularidad del foro para obligar a sus usuarios a apuntarse a otros servicios de la red social Wamba. El portal, además, se llenó de publicidad. Esto hizo que algunos de los hasta entonces miembros decidiesen cambiar de aires. ExVagos.com fue una de las comunidades que surgió entonces y que todavía siguen hoy en día.

Pronto Vagos.es sufrió otro palo importante: en enero de 2012, el FBI cerraba Megaupload. Uno de los principales servicios de alojamiento, y también uno de los favoritos de los uploaders y usuarios, quedaba clausurado. A esto hay que sumar que cada vez más se utilizaban servicios que recompensaban económicamente a los que compartían material pero ponían muy difícil descargar al usuario, con lo que el mundo de las descargas directas quedó casi herido de muerte.

Vagos cerró como foro de descargas en verano de 2012

Vagos, que llevaba tiempo en el punto de mira de la Ley Sinde, cerraba cautelarmente en junio de 2012 tras recibir amenazas de CEDRO. Hasta entonces habían conseguido sobrevivir, aunque llegaron incluso a cerrar la sección de descargas de música para contentar a la SGAE.

Los responsables de Wamba no renunciaron en su día a las descargas y lo hicieron con una vuelta de tuerca: lanzaron Zasca.com como agregador de enlaces y contenidos procedentes de redes sociales. El nuevo proyecto, sin embargo, ha pasado totalmente desapercibido y, si bien todavía pertenece a Wamba, no parece estar activo en la actualidad.

Taringa

Taringa

El caso de Taringa es un tanto especial. En 2004 nacía esta plataforma social en Argentina con el fin de convertirse en un punto de encuentro para usuarios interesados en distintas temáticas (información, vídeos, actualidad, entretenimiento, etc.). En 2006 cambió de manos y pasó a pertenecer a Matías Botbol, emprendedor argentino.

Aunque su propósito inicial no era ser un portal de descargas, pronto los usuarios comenzaron a publicar enlaces a películas, series y otros contenidos multimedia, tanto en los posts como en los propios comentarios de los mismos. Esto, y dado que era una de las webs más populares de latinoamérica (en Argentina está casi al mismo nivel de tráfico que Facebook, siendo la segunda red más visitada), hizo que algunas asociaciones de gestión de derechos de autor decidiesen llevar a la web ante los tribunales.

Su responsable se defendía asegurando que sólo el 4% de los temas del sitio web contenían enlaces de descarga, pero eso no evitó que recibiesen varias denuncias. En 2011 recibían una multa de 200.000 pesos argentinos. En 2012 volvían a aparecer frente al juez, en este caso por petición de varias editoriales, aunque finalmente llegaron a un acuerdo con ellas y el proceso legal no llegó a producirse.

Taringa ya no permite que se publiquen enlaces a descargas y los usuarios que incumplan la norma son suspendidos

En la actualidad, y desde comienzos de 2014, Taringa no permite que se publiquen enlaces a servidores de descarga directa aunque los usuarios. "Hemos desarrollado tecnologías que tienen como objetivo desalentar y reducir al máximo cualquier tipo de intercambio de contenido que pudiera contener archivos con propiedad intelectual no autorizados. Hemos reducido prácticamente 0% el tráfico en Taringa! a este tipo de contenido", decían los responsables de la web hace unos meses después de que la viuda de Borges les denunciara por republicar sus viñetas sin permiso.

Taringa no parece haber perdido tirón sin las descargas

Las nuevas normas no parecen haber afectado demasiado a Taringa: dicen que en la actualidad recibe más de 75 millones de visitas cada mes y superan más de 26 millones de usuarios registrados, con un crecimiento interanual del 54% según comScore.

Series.ly

No conozco el motivo, pero lo cierto es que en España siempre han triunfado las páginas web no autorizadas de streaming de contenidos. Son más sencillas de usar que las webs de torrents o descarga directa (no te tienes que descargar nada: das al play y ya comienza el contenido) pero también suelen estar más limitadas y la calidad de la imagen no se acerca a la de un archivo descargado en 720p o 1080p.

Seriesyonkis fue una de las más conocidas pero este mismo año se quedaba sin enlaces gratuitos a series. En la actualidad es tan sólo una web fraudulenta que intenta engañar a la gente para que introduzca su número y, de paso, cobrarles un montón de dinero en mensajes SMS premium. Ante esta caída, hubo otro competidor que cogió más fuerza: Series.ly.

Seriesly Seriesyonkis
En azul, búsquedas por Series.ly en Google. En rojo, búsquedas por SeriesYonkis. Cuando SeriesYonkis quita sus enlaces (punto B), Series.ly despega (fuente: Google Trends)
Series.ly se consolidó como una de las favoritas de los españoles tras el cierre de Seriesyonkis

Series.ly vio la luz en España en 2010 y, pese a necesitar invitaciones para acceder, su popularidad creció como la espuma. Según cifras proporcionados por ellos mismos, a finales de 2014 contaban ya con 5 millones de usuarios registrados. Pero la llegada de la Reforma de la Ley de Propiedad Intelectual lo cambió todo: anunciaron la desaparición de los enlaces gratuitos que, hasta ahora, permitían a sus usuarios ver contenidos sin pasar por caja.

En su lugar, y en el caso de que esté disponible algún contenido en Yomvi, Nubeox o cualquier otra plataforma VOD en España, ahora enlazan directamente a estas alternativas de pago. La idea, según sus responsables, es mantener la web tal y como está, sin enlaces no autorizados, y dando importancia a la capa social. ¿Perderán visitas? " Es probable que el tráfico que tiene series.ly baje un poco, aunque tenemos datos analíticos que nos confirman que el 40% de los usuarios no utilizan los enlaces.", nos decían hace unos días.

Ante la nueva LPI, Series.ly retiró los enlaces a plataformas de descargas de tercero y mantiene únicamente los de los servicios VOD

EliteTorrent ha optado por una estrategia similar, retirando enlaces a archivos torrent y manteniendo el componente social, al que poco a poco irán añadiendo nuevas funcionalidades aunque en este caso no habrá enlaces a plataformas VOD. Está por ver qué ocurre con el resto de páginas de descargas en España con la entrada en vigor de la nueva normativa, aunque no sería de extrañar que otros portales siguiesen este mismo ejemplo.

Imagen | Dick Thomas Johnson

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio