La subida de precio de Game Pass esconde un motivo adicional: la imparable decadencia de los servicios de suscripción

Game Pass sube de precio y la industria se lleva las manos a la cabeza: ¿estamos ante un aviso que tomar muy en serio?

game pass
37 comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail

Microsoft ha anunciado un incremento en los precios de Game Pass que ha pillado por sorpresa a industria y aficionados. Con el anuncio ha hecho públicas también algunas decisiones muy poco populares, como limitar los lanzamientos de día uno a las tarifas más altas. Un golpe en la mesa por parte de Microsoft que también delata una serie de circunstancias relacionadas con la industria y que conviene analizar, ya que afectará sobre todo a los nuevos clientes.

Qué incluye el nuevo Game Pass y qué no. Lo cierto es que las nuevas condiciones son tan confusas que la propia Microsoft ha tenido que publicar varios FAQ para explicarlo. Básicamente, estos son sus puntos clave.

  • Todos los planes experimentan subidas de precio. Por ejemplo, Xbox Game Pass Ultimate pasará de costar 14,99 euros al mes a 17,99 dólares al mes. Este cambio de precio comienza para los nuevos suscriptores el 9 de julio y entrará en vigor para los miembros preexistentes en septiembre.
  • Xbox Game Pass para consola, una alternativa más barata a Game Pass Ultimate que no incluía juegos de PC ni títulos de EA Play, desaparece. Este plan es sustituido para nuevos usuarios por Game Pass Standard (14,99 dólares al mes en Estados Unidos). Los usuarios de Xbox Game Pass para consola pueden permanecer en él, sin cambios de precio solo si tienen activada la renovación automática.
  • Este nuevo Game Pass Standard no incluye juegos nuevos en día uno, que llegarán unos meses más tarde. El día uno pasa a ser exclusivo de los planes PC y Ultimate.
  • Game Pass para PC pasa de 9,99 a 11,99 euros, y seguirá recibiendo juegos en día uno (esto es información de Windows Central). También se crea Game Pass Core, con una biblioteca muy reducida de juegos, sin pago mensual (al menos, no ha sido anunciado una opción más allá de la anual) y que básicamente está dirigido a aquellos que solo están interesados en el juego online.

En resumen. Así quedan los planes de la compañía.


GAME PASS ULTIMATE

GAME PASS STANDARD

GAME PASS CORE

game pass pc

Qué incluye

  • Juegos disponibles desde día uno
  • Más de 400 juegos disponibles
  • Juego en la nube
  • Suscripción a EA Play
  • Multijugador online en consola
  • Ofertas y promociones exclusivas
  • DLCs, extras y paquetes de juegos cada mes
  • Más de 400 juegos disponibles
  • Multijugador online en consola
  • Ofertas y promociones exclusivas
  • Más de 25 juegos disponibles
  • Multijugador online en consola
  • Ofertas y promociones exclusivas
  • Cientos de juegos disponibles
  • Juegos disponibles desde día uno
  • Ofertas y promociones exclusivas
  • Suscripción a EA Play sin coste adicional

Formatos

Consolas, PC y la nube

Consolas

Consolas

PC

Precio actual

17,99 euros / mes

14,99 dólares / mes

59,99 euros / año

11,99 euros / mes

precio antiguo

14,99 euros / mes

------

69,99 euros / año

9,99 euros / mes

Sin duda, la decisión más drástica es la desaparición de los lanzamientos de día uno, que ahora solo serán accesibles desde Game Pass Ultimate y PC, y creando una especie de 'Game Pass de dos velocidades'.

Un golpe al gran atractivo de Game Pass. A estas alturas, parece que Game Pass ha estado siempre ahí, hasta el punto de que ya se ha desembarazado un poco del sambenito de 'El Netflix de los videojuegos", pasando a ser un poco... bueno, a ser Game Pass. Hasta el punto de que cuando Sony lanzó su propio servicio de suscripción se definió como "el Game Pass de Playstation". Sin embargo, y aunque la espléndida biblioteca de más de 400 juegos de Game Pass era importante, para el jugador más atento a las novedades los lanzamientos de juegos en el día uno era lo que hacía atractivo a Game Pass.

Sin embargo, eso se acaba salvo que se acepte la subida de precio, de 14,99 a 17,99 euros. Si se quiere conservar el precio anterior, 14,99, está la nueva opción Game Pass Standard, donde la biblioteca sigue pero los juegos en día uno desaparecen. Es, a efectos prácticos, una subida de tres euros al mes. La subida ha hecho que se acentúen las voces críticas ante la deriva que está tomando el servicio, y que delata el mayor pecado de la actual industria del entretenimiento: el pánico al riesgo.

Que viene el 'COD'. Esta decisión, además, se toma en un momento peliagudo: a pocos meses del lanzamiento de 'Call of Duty Black Ops 6', un superventas que llegará en octubre y que, con un lanzamiento en la plataforma desde el primer día habría catapultado las suscripciones a Game Pass. Esta decisión de dejar los juegos importantes solo para quienes paguen más, fulmina la insistencia de Phil Spencer en que los jugadores son lo primero y por eso se facilitaba con Game Pass el juego en pantallas más allá de Xbox y PC, como por ejemplo los dispositivos Android.

Ya no es solo que algunas voces que clamaban que el modelo de Game Pass era insostenible desde el principio podían tener razón (empezando por voces que habrán hecho sus cálculos de negocio desde rivales como Playstation). Es que al margen de eso, Game Pass era una espléndida forma de introducirse en el mundo de los videojuegos, con un repertorio de éxitos y clásicos que no tenía rival. No es que tres euros marquen ahora una diferencia excesiva, pero la política de Microsoft no deja de ser preocupante.

La cuestión del PC. O quizás a Microsoft le siguen gustando los videojuegos. Es Xbox lo que ya no le gusta: su decisión de hacer que Game Pass para PC sea una opción mucho más económica es significativo, sobre todo cuando no obliga a pagar, como hacen los suscriptores de Core en consola, solo para jugar online. Y mantendrá los estrenos en día uno... por cien euros menos al año, aproximadamente. Las no muy buenas cifras de venta de la consola, ya definitivamente por detrás no solo de Playstation sino de la propia Xbox One, hace pensar que en Microsoft se están replanteando mucho de su estrategia.

Economía podrida. Rod Zitron hablaba en su newsletter de "economía de la podredumbre" para describir la tendencia en la industria tecnológica según la que productos ya no tienen que ser buenos, sólo tienen que hacer ganar más dinero a las empresas. O como dice Riley MacLeod en Aftermath, "lo que les importa es que sus ofertas se mantengan lo suficientemente funcionales como para que sigas pagando o, en su defecto, mantener los servicios lo suficientemente básicos como para que sientas que no hay otro sitio al que ir".

Podemos aplicar esta tesis a multitud de servicios que todos tenemos en mente, y Game Pass, que sigue siendo un servicio esencial si te interesan los juegos, se acerca peligrosamente a esa línea. Microsoft no deja de cerrar estudios (el más paradigmático, Tango Softworks, firmante de quizás el mejor juego que ha tenido su catálogo en años, 'Hi-Fi Rush') y constreñir las ventajas de Game Pass. Signo de los tiempos, de la industria apretándose el cinturón, y de las particulares dudas que atenazan a Microsoft.

Cabecera | Microsoft

En Xataka | 'Doom: The Dark Ages' llegará también a PS5. Todo es parte de la nueva estrategia de Microsoft

Inicio