Compartir
Publicidad

Tecnología y perros: impresión 3D, wearables y lo que queda por ver

Tecnología y perros: impresión 3D, wearables y lo que queda por ver
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Como probablemente hayáis comprobado en redes sociales, hoy 18 de julio se celebra el Día del Perro (con su hashtag, #díadelperro). Y con motivo de este día de recordatorio a nuestros mejores amigos de cuatro patas hemos decidido repasar cómo las tecnologías más recientes también incluyen a los canes en sus proyectos.

Algo que de hecho ya llevamos viendo, por ejemplo, en terreno wearables. A medida que éstos se fueron perfeccionando para ser más resistentes y precisos, los perros también se convirtieron en un target, así como en pacientes potenciales para la creación de prótesis impresas por 3D. ¿Cuáles son los últimos inventos que vemos para perros? Damos un repaso con un toque de humor al final.

Tenerlos vigilados desde cualquier parte

El control remoto de lo que ocurre en nuestras casas también se va viendo beneficiado por las mejoras tanto de las conexiones como en lo respectivo a la visualización desde las cámaras. Aquí quienes se lanzaron con un dispositivo que además de vigilar permite la interacción remota con las mascotas fueron los de PetCube. Una manera que, dentro de lo limitado de la distancia y lo tozudas que puedan ser nuestras mascotas, va más allá de lo que tenemos con una simple cámara IP.

La cámara de PetCube graba en un ángulo de 138 grados y envía un vídeo en streaming a 720p. Además de poder hablarles, puedes escuchar al tener un micrófono integrado e intentar jugar con tu mascota con un láser (aunque no es un juego que en perros funcione con demasiada frecuencia). Es compatible con iOS y Android y tiene un coste de 199 dólares más envío.

Wearables y no pocos

Como mejores amigos del hombre, los perros se convierten también en clientes potenciales de wearables, sobre todo teniendo en cuenta que en su caso el collar es algo inherente en su rol como mascota. Aunque en realidad no se limitan sólo a ocupar esta parte del cuerpo.

Whistle

De hecho, en el MWC pudimos ver el proyecto de Sense of Intelligence que se trataba de una prenda (de momento) que permitía también tener un control remoto tanto del estado del animal como de sus movimientos. Otros ejemplos de wearables los tenemos con Whistle, un collar que actúa como fit-tracker y localizador GPS, Voyce, otro collar que además monitoriza sueño y controla algunas otras variables o el proyecto FIDO, el cual se basa en mejorar la comunicación entre perros de asistencia y sus propietarios.

Imprimiendo su movilidad

La fabricación de prótesis están viéndose beneficiados con el avance y la normalización de tecnologías como la impresión 3D y la robótica

Ya llevamos viendo desde hace un tiempo que tanto el diseño como la fabricación de prótesis están viéndose beneficiados con el avance y la normalización de tecnologías relativamente nuevas, como la impresión 3D y la robótica en general. Cada vez se logran piezas más adecuadas, más ligeras y que consiguen imitar muy bien el movimiento de la extremidad o la articulación en cuestión.

Desde hace años podemos ver prótesis impresas en 3D que permiten a los perros desplazarse con agilidad

Obviamente nuestra especie siempre estará en un primer plano cuando se trata de mejorar la calidad de vida, pero eso no significa que científicos e ingenieros no se estén dedicando desde hace tiempo a la creación de mejores prótesis para animales, y los perros son los afortunados protagonistas (aunque no los únicos). Ya a finales de 2014 pudimos ver cómo Derby (un perro con una malformación en las patas delanteras) podía desplazarse ágilmente con unas prótesis impresas en 3D o a TurboRoo con una sillita de ruedas también impresa en 3D.

Para la creación de estas prótesis se utilizan escáneres 3D de modo que al final se consigue un diseño específico para cada paciente. Es por ello que encajan a la perfección, lo cual supone una ventaja importante además de las que dan los materiales y el diseño. Ya lo vimos también en el caso de las tortugas, con la impresión de una mandíbula y un caparazón.

Realidad virtual: en tono de humor, por ahora

Lo advertimos ya desde un principio por si a caso: se trata de una de las bromas que suelen verse en medios tecnológicos durante el April's Fools Day, pero dada la originalidad y un cierto "runrún" de que quizás en un futuro alguien se atreva de verdad, no hemos querido dejar pasar las Pawculus Rift. Este juego de palabras (entre Oculus Drift y paw, pata) es el nombre "comercial" que se le dio a estas gafas de realidad virtual hechas de cartón ideadas para que los perros tuviesen su propia experiencia inmersiva.

Como vemos en el vídeo, el tono es totalmente humorístico simulando incluso una reunión donde los participantes son canes. El supuesto contenido visual no podía ser otro que ver una pelota en un escenario virtual de un parque. Eso sí, por si algún atrevido inversor o equipo se plantea un invento así de verdad, en el vídeo hay numerosas muestras de lo incómodo que esto resulta para los animales (además de una probable ausencia total del efecto).

En Xataka | ¿Hay lugar para los wearables para perros?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio