Compartir
Publicidad

Samsung y los discos SSD

Samsung y los discos SSD
Guardar
11 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Interesante polémica la que se montó con las declaraciones del CEO de Sandisk, en las que echaba la culpa a Vista del rendimiento que ofrecían los discos SSD.

Aunque echarle la culpa a Microsoft siempre es la opción más fácil y popular, todos los sistemas operativos presentan el mismo problema, que se junta al hecho de que los discos SSD no están ofreciendo lo que prometían. Ahora, ¿había algo de razón en las palabras del CEO de Sandisk?

Pues algo hay. Los algoritmos de gestión de disco que incorporan los sistemas operativos actuales están pensados para ser usados con discos duros y no con discos SSD, que ofrecen unos rendimientos distintos, mejores en algunos aspectos y peores en otros.

Echarse las culpas de unos a otros puede ser divertido, pero no soluciona nada, y al consumidor le deja con cara de tonto. Posturas como la que está tomando Samsung resultan mucho más productivas, a corto y a largo plazo.

¿Por qué tratar igual a los discos duros y a los discos SSD si no lo son? Una buena cuestión en la que Samsung está trabajando con Microsoft para implementarla en próximas versiones de su sistema operativo, de forma que se obtenga un mejor rendimiento en los accesos a disco.

No solo con Microsoft se está trabajando este aspecto. Sun es otra de las empresas con las que está colaborando para mejorar el soporte de discos SSD en el sistema de ficheros ZFS, que funciona con Solaris y también vendrá implementado en la versión de servidor de Snow Leopard, el próximo sistema operativo de Apple.

Si nos centramos un poco en los detalles técnicos, el problema (al menos en Windows) se encuentra en que los discos duros utilizan un tamaño de sector más pequeño que los discos SSD, y al estar diseñados los algoritmos para ese tamaño de sector más pequeño se producen ineficiencias al hacerlo con sectores más grandes.

En el caso de ZFS, Sun está realizando modificaciones para incrementar, no solo el rendimiento, sino también la vida útil de los discos SSD, que tienen un límite de escrituras por sector (aunque este crece con los nuevos modelos), añadiendo defragmentación al sistema de archivos de forma que los datos se graben de la forma más óptima para poder acceder después a ellos.

Todo esto, junto a la bajada de precio y al aumento de capacidades de este tipo de discos, hará que se conviertan en una alternativa real a los discos duros tradicionales, sobretodo con nuevas versiones de los sistemas operativos que incluyan un soporte adecuado para estos.

Como ya hemos dicho varias veces, un par de años es el tiempo en que los discos SSD empezarán a reemplazar a los discos duros tanto en portátiles como en ordenadores de sobremesa. Capacidades para hacerlo las tienen y los discos duros se ven cada día más cerca de sus límites físicos, por lo que no podrán seguir creciendo de capacidad al ritmo al que los han hecho en los últimos tiempos.

Una interesante batalla que, creo, se inclinará favorablemente a los discos SSD.

Vía | MacRumours.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos