Compartir
Publicidad

La carrera hipersónica entre Estados Unidos y China: una competición cuyo ganador espera verse en 2030

La carrera hipersónica entre Estados Unidos y China: una competición cuyo ganador espera verse en 2030
Guardar
18 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ahora que la carrera espacial pasa por un momento de algo menos de competitividad que hace unas décadas, con incluso proyectos en común entre agencias de distintos países, parece que la que está cada vez más animada es la carrera de los vuelos hipersónicos (con pasajeros o no), y los principales competidores son dos viejos conocidos de la espacial: Estados Unidos y China.

Uno de los intentos por acelerar los vuelos internacionales comerciales fue el mítico Concorde, el cual recordamos hace poco por una fotografía muy especial del avión, que en aquel caso no era hipersónico, sino supersónico. ¿Qué es lo que cambia de "super" a "hiper"? La velocidad, dado que los vuelos hipersónicos son sobrepasando Mach 5 (es decir, cinco veces la velocidad del sonido), recorriendo más de 6.000 kilómetros en una hora, y los supersónicos son pasando Mach 1 (320 metros/segundo).

Los vuelos hipersónicos en Estados Unidos

En octubre se celebró el Forum on American Aeronautics en el que participó Steve Knight, del House Committee on Science, Space, and Technology (entidad organizadora), quién recordó que la última vez que se hizo un vuelo hipersónico pilotado fue en 1967, según recogieron en Space.com. Vuelo que realizó un X-15 llevado concretamente por su padre, William J. Knight, y que alcanzó Mach 6,7 batiendo así el récord de velocidad en vuelos pilotados hasta el presente.

Aún se tardan 4 horas y media en ir desde Los Angeles hasta Nueva York, es decir, lo mismo que hace treinta años

Matizó que aún se tardan 4 horas y media en ir desde Los Angeles hasta Nueva York, es decir, lo mismo que hace treinta años. ¿Y qué ocurre para que no volemos de manera hipersónica de aquí para allá reduciendo las horas de vuelo? El sonic boom, del cual hablamos al repasar la vida de Christine Darden de la NASA, y precisamente es la Agencia la que quiere eliminar esta limitación, es decir, reducir la explosión sonora.

Sr 72

Por su parte, la aeronáutica Lockheed Martin (que trabaja con la NASA en la tecnología Quiet Supersonic) presentó el proyecto para el SR-72, un avión hipersónico que sería el sucesor del avión espía SR-71 Blackbird (el Pájaro negro) y cuyo primer vuelo se estima para 2030. Todo eso si los progresos con la turbina de ciclo combinado (TRCC, el motor) van bien y pasa los tests que están previstos para 2020.

El que puede que os suene es el proyecto de DARPA de cuyo diseño se encarga finalmente Boeing. Se trata del Phantom Express o XS-1, una nave de vuelo tipo DSTO (es decir, que para ponerse en órbita pasa por dos fases, usando cohetes propulsores) que esperan que sea capaz de realizar diez lanzamientos en diez días consecutivos.

Darpa

Para éste se estima una fecha mucho más próxima, aunque hablando de vuelos de prueba, calculándose éstos para 2019. Será autónomo, económico y reutilizable, pero de momento sólo se habla de cargas (hasta 1,4 toneladas) y no de pasajeros.

Los vuelos hipersónicos en China

Las primeras referencias que se tienen de pruebas de vuelos con estatorreactores de combustión supersónica (lo que se conoce como scramjets, los motores para estos tipos de vuelo) en el país son de diciembre de 2015. Un vuelo a una altura de 30 kilómetros en el que se alcanzó Mach 7. El país además dispone del túnel de viento hipersónico más grande del mundo, el JF-12, y según Popular Science están trabajando en uno mayor, lo que deja patente la dedicación de los asiáticos a este tipo de vuelos.

En el caso de China el objetivo se trata de alcanzar por parte de dos empresas: la Corporación Aeroespacial de Ciencia y Tecnología (CASC) y la Corporación China Aerospacial de Ciencia e Industria (CASIC). La CASIC trabaja en el Teng Yun, cuyo diseño se presentó en la conferencia Global Space Exploration 2017 en Beijing y que funcionaría con motores TRCC.

Teng Yun

El Teng Yun será reutilizable, algo que también están manteniendo como requisito en otros proyectos, y podrá volar a una altura de entre 30 y 40 kilómetros. Eso sí, nada de vuelos de pasajeros como lo actuales, dado que podrá llevar o bien una carga de dos toneladas o cinco pasajeros. Pero la idea es que también pueda hacer vuelos espaciales a una hipotética estación espacial china del futuro.

Por otra parte está la aeronave hipersónica del CASC, anunciada en agosto de 2016 y que cuyo primer vuelo se espera en 2030, como el SR-72. También reutilizable y con motor TRRE (Tubo-aided Rocket-augmented Ram/scramjet Engine), y con la promesa de cruzar el Océano Pacífico en una hora.

El año clave: 2030

Aún queda mucho por hacer, pero parece que el empeño no cesará hasta lograr que los vuelos hipersónicos sean algo más habitual y no cuestión de batir récords de velocidad de manera puntual. Curtis Bedke, ex-general de las Fuerzas Armadas estadounidenses ya dijo en el Forum de aeronáutica que citábamos antes que "es inevitable que las tecnologías hipersónicas ocurran".

En nuestra cabeza quizás quede esa posibilidad de cruzar medio planeta en un rato, pero lo cierto es que la regularización de estos vuelos sería algo ventajoso para la colocación de satélites, aumentando eficiencia y reduciendo costes. Veremos si se cumplen los calendarios y en 2030 vemos materializados al menos parte de estos proyectos.

Imagen | NASA / Boeing
En Xataka | ¿Un avión capaz de cruzar el Atlántico en tres horas? Pues al menos la patente ya existe

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos