Compartir
Publicidad

Olympus OM-D E-M1

Olympus OM-D E-M1
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aunque fue mostrada públicamente por accidente a mediados de agosto, ya podemos conocer oficialmente a la Olympus OM-D E-M1, una nueva cámara con aspecto clásico y maneras profesionales, construida sobre la tecnología micro cuatro tercios que las compañías japonesas Panasonic y Olympus han conseguido plantar con garantías en el mercado.

La Olympus E-M1 es la segunda cámara dentro de la denominación OM-D, tras la Olympus OM-D E-M5, y se presenta con las mismas características: tamaño compacto, y un cuerpo que bien podría ser el de una réflex con lentes intercambiables. En líneas generales el nuevo modelo nos parece más moderno.

Las pretensiones de la cámara están claras - también lo marca el precio -, al margen de la calidad que podamos conseguir con ella en foto y vídeo, su cuerpo está construido para durar mucho tiempo, empleado aleaciones de magnesio, y un sellado que le permite ser resistente a salpicaduras, polvo o frías temperaturas.

La reina en los micro cuatro tercios

Olympus E-M1

Dentro hay mucha tecnología para llevar al máximo el sistema micro cuatro tercios, como el reconocido sensor Live MOS de 16,3 megapíxeles, o el procesador de imagen TruePic VII. La sensibilidad en la que puede trabajar se mueve entre los 100 y 25600 ISO.

Olympus presume de que es especialmente rápida en el enfoque automático (basado en un sistema dual de enfoque, que saca partido a los objetivos cuatro tercios), y que puede realizar ráfagas de hasta diez imágenes por segundo. La estabilización de imagen está basada en un sistema de cinco ejes, ya demostrado en la E-M5, muy efectivo en vídeo.

Otra de las características que hacen especial a la E-M1 con respecto a posibles competidoras es su visor electrónico - aquí no hay espejo aunque pueda parecerlo -, que muestra la escena con mucho más detalle y claridad que en la E-M5. Además de los 2,36 millones de puntos en el visor, tenemos una pantalla táctil articulada con tecnología LCD, con tres pulgadas en su diagonal y un millón de puntos.

Olympus E-M1

Aprovechando la conectividad WiFi introducida en este modelo, podemos usar smartphones o tablets como un cómodo – algo más lento - visor alternativo. La aplicación necesaria nos permite cambiar velocidad de obturación, apertura, sensibilidad ISO, o exposición.

Otras características que no se nos deben olvidar son la grabación de vídeo en formato 1080p a 30 imágenes por segundo, salida HDMI, ranura para tarjetas SD (SDHC/SDXC), o el micrófono estéreo. Las dimensiones son tan compactas como 130 x 94 x 63 milímetros, y pesa 497 gramos.

Al margen de su destino profesional, o clientes muy particulares, Olympus ha decidido que también hay espacio para la edición y creatividad desde la cámara, incluyendo doce filtros creativos, o posibilidades de edición como Color Creator y HDR.

Olympus E-M1, precio y disponibilidad

Aquí es donde viene la parte más peliaguda del asunto, estando ante una cámara fantástica – sobre el papel y aspecto -, el precio se les ha ido de las manos a los chicos de Olympus, ya que pedir 1.400 dólares por el cuerpo, es mucho pedir. Por ahora solo estará disponible en negro, ya aparecerá a mediados de octubre en los principales mercados de la marca nipona.

En España se espera que tenga un precio de 1.500 euros, y como oferta de lanzamiento ofrecerán de forma gratuita la empuñadura a quien reserve durante septiembre.

Olympus E-M1

Si hablamos de conseguirla con un objetivo de gran calidad M.Zuiko como el 12-40 milímetros (f/2.8), nos vamos a los 2.200 dólares. También se presenta otro nuevo objetivo, el tele 40-150 milímetros (f/2.8), que estará disponible en 2014. Ambos son resistentes al polvo y salpicaduras.

En ese rango hay opciones muy potentes y relativamente compactas en el mercado, por parte de Canon o Nikon. En casa tiene a la E-M5 que es posible comprarse por precios inferiores a los 900 dólares.

Más información | Olympus

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio