Madrid contra todos: cómo la capital está monopolizando la fiebre de los "data center" por España

Madrid contra todos: cómo la capital está monopolizando la fiebre de los "data center" por España
69 Comentarios

España se ha convertido en un país de gran atractivo para la instalación de centros de datos. Muchas de las multinacionales tecnológicas más grandes del mundo, como Amazon, Microsoft, IBM, Google o Meta, ya han abierto, han iniciado la construcción o han hecho públicos planes para crear este tipo de instalaciones en nuestro país.

Y aunque en algunos casos los CPD se van instalar en regiones periféricas, como Aragón (Amazon) o Castilla-La Mancha (Meta), lo cierto es que Madrid sigue siendo el territorio predilecto de las compañías para ubicarlos. La comunidad de la capital de España aglutina, según datos del Gobierno regional, el 91% de la capacidad instalada en España. Pero no se contenta con eso, ya que acaba de anunciar un plan para atraer aún más centros de datos.

El plan. Para conseguir atraer más instalaciones de esta naturaleza, la Comunidad de Madrid ha identificado más de veinte parcelas de suelo público que reúnen características óptimas para albergar CPD, como superficies con más de 2.000 metros cuadrados, fácil acceso al suministro eléctrico necesario para alimentarlos, cercanía a parques tecnológicos o buenas conexiones por carreteras, según informa CincoDías.

Los terrenos se ubican, según el citado medio, en la zona sur de la Comunidad, sobre todo en Getafe y Fuenlabrada. En el caso de la primera localidad, se encontrarían en Tecnogetafe, parque científico tecnológico, y en el de la segunda, cerca de el Parque Industrial de El Bañuelo. Asimismo, habría una parcela situada en el pueblo de Meco y otra en Madrid Capital.

Todas las parcelas mencionadas ya se encuentran en el Portal del Suelo 4.0 de la Comunidad de Madrid, e irán saliendo a concurso público conforme los inversores vayan mostrando su interés en ellas.

Los argumentos de Madrid. La Comunidad de Madrid sabe que la región reúne muchos atractivos para seducir a las empresas que quieren construir centros de datos en nuestro país, como la presencia en la capital de muchas de las tecnológicas más importantes que operan en España, muchas de las instituciones públicas más relevantes y de un número importante de profesionales del sector. Además, cuenta con una situación geográfica estratégica como puerta de entrada a Europa de cables submarinos de Estados Unidos, Latinoamérica o África.

Motivos que han llevado a que, en la actualidad, la autonomía concentre 31 centros de datos operativos, lo que supone el 91% de la capacidad total instalada en España. Un porcentaje que variará con la puesta en funcionamiento de grandes proyectos como el de Amazon en Aragón o el de Meta en Castilla-La Mancha, pero que evidencian el atractivo de la capital en este mercado.

Gran potencial. El Gobierno madrileño, además, asegura que ha identificado un enorme potencial de crecimiento que podría llevar a la región a igualarse en poco tiempo con las principales plazas europeas de este segmento. Así, en la actualidad los centros de datos de Madrid tienen una capacidad de alrededor de 100 MW, pero fuentes autonómicas estiman que podrían aumentar esa capacidad hasta los 620 MW para 2026. Actualmente, Londres cuenta con una capacidad instalada de 940 MW, Ámsterdam de 650 MW, Fráncfort d 499 MW y París de 376 MW.

Ventajas de otras comunidades. Como hemos visto, Madrid cuenta con un importante número de argumentos para seguir atrayendo centros de datos y convertirse en una región de referencia europea en el sector, pero el resto de España también afila sus armas y se prepara para conseguir convencer a las empresas para que instalen sus CPD lejos de la capital con ventajas nada desdeñables: costes inferiores y mucho más terreno disponible.

De hecho, el Gobierno de Aragón ya consiguió convencer a los responsables de Amazon Web Services (AWS) para que se llevase a aquella comunidad su mayor región de datos del sur de Europa por delante de candidaturas como la de la propia Madrid. En aquel momento, los de Jeff Bezos señalaron que se habían decantado por la opción aragonesa porque reunía las condiciones óptimas en cuanto a espacio disponible, capacidad eléctrica, situación geográfica y agilidad administrativa (al menos en este caso particular), según explicaron a Xataka.

Y argumentos parecidos dio Meta cuando anunció su intención de abrir un centro de datos en Castilla-La Mancha, puesto que, entre otras cosas, la instalación necesitará alrededor de 300.000 metros cuadrados, un espacio mucho más difícil de encontrar en la capital de España.

Reparto geográfico. Asimismo, el Gobierno de España también está favoreciendo el reparto de estas instalaciones por distintos territorios a través del Plan de Deslocalización de Infraestructuras Públicas, con el que se pretende reubicar algunas de las instalaciones de la administración y llevarlas a provincias en riesgo de despoblación.

Dicho plan ha llevado, por ejemplo, a que la Seguridad Social decidiese trasladar su CPD a Soria a principios de 2021. La elección de esta localización obedeció, según el Gobierno a que las bajas temperaturas de la región permitirían ahorrar energía a la hora de refrigerar las instalaciones. En este caso, el espacio disponible también fue una razón de peso: el organismo público necesitaba 37.000 metros cuadrados para ubicar el centro de datos.

Así, Madrid parte con clara ventaja para conseguir nuevas inversiones de centros de datos en su territorio, pero los proyectos de Amazon y Meta evidencian que el resto de comunidades autónomas también cuentan con argumentos de peso para atraer a esta floreciente industria. El Gobierno de España, además, está del lado de estas últimas para favorecer el reparto de la industria digital y el impulso de las regiones periféricas gracias a la economía digital. La disputa está servida.

Temas
Inicio