La región de datos de Google en España ya es una realidad: por qué es importante para empresas y usuarios

La región de datos de Google en España ya es una realidad: por qué es importante para empresas y usuarios
8 comentarios

La región de datos de Google Cloud en España ya es una realidad. Los estadounidenses han anunciado que sus servicios están disponibles desde hoy con carácter general tras dos años de construcción, aunque los servidores llevan funcionando ya algunas semanas. De esta forma, a partir de ahora cualquier cliente de la nube del gigante tecnológico puede alojar sus datos y aplicaciones en territorio español, en unas instalaciones que se ubican en la Comunidad de Madrid, constan de tres zonas de disponibilidad y darán servicio, principalmente, a España, Portugal y el norte de África.

La región de datos de Google en Madrid supone que España contará con unas instalaciones de primer nivel para seguir avanzando en su proceso de digitalización, y a ella se unirán en los próximos meses o años otras similares de Amazon, Microsoft o IBM. Entre los principales beneficios que trae esta región de datos para empresas y usuarios de nuestro país se encuentran una latencia más baja, la seguridad de que la información está alojada en territorio español o un buen puñado de nuevos puestos de trabajo.

Javier Martinez

Menor latencia. “Hasta ahora, cuando una empresa desplegaba una nube pública, lo hacía desde otras regiones, como las que tenemos en Bélgica, Alemania o Países Bajos, y desde ahí los tiempos de conexión son de unos 20 milisegundos para llegar a los usuarios que están en España. Con la región de Madrid, esa misma conexión va a tardar un milisegundo para quien esté en la capital, y en cualquier punto de la geografía española va a estar por debajo de los 10 milisegundos”, explica a Xataka Javier Martínez, Head of Customer Engineering de Google Cloud para España y Portugal.

Esa mayor velocidad de conexión se traduce en que las empresas podrán ofrecer servicios más estables y rápidos a sus clientes, y empezar a usar herramientas más exigentes desde la nube pública, como las relacionadas con la automatización de procesos.

Servicios. Google ha explicado que la región de datos de Madrid ofrecerá los principales servicios de su nube, a saber: Compute Engine, App Engine, Google Kubernetes Engine, Bigtable, almacenamiento en la nube, Spanner y BigQuery. Los clientes también obtendrán acceso a herramientas de análisis, inteligencia artificial, machine learning y de modernización de aplicaciones.

Los datos, en España. Otra ventaja para empresas y usuarios es que esta región va a permitir que los datos de las compañías y organizaciones nacionales que trabajen con Google Cloud, así como los de sus clientes, se alojen en España. Una cuestión importante para muchas organizaciones que, según explica Martínez, prefieren tener su información en territorio nacional y se lo piden específicamente a los estadounidenses, a pesar de que las leyes europeas la protegen por igual en todo el territorio comunitario.

Los datos que se alojen en esta región, además, van a estar protegidos por la española Indra, con la que Google llegó a un acuerdo para la seguridad de la información hace unos meses. “Los datos que se alojan en nuestra nube están cifrados, e Indra lo que va a hacer es gestionar las claves de filtrado de forma externa a nuestro servicio. Va a ser una especie de custodio, ya que esas claves van a estar fuera de nuestro alcance, con lo que aumentamos nuestro grado de fiabilidad”, explica el directivo de la multinacional estadounidense.

Más trabajo. Por otra parte, Google estima que su nueva región de datos va a crear unos 1.200 puestos de trabajo directos, otros 1.000 indirectos y en torno a 1.500 inducidos, esto es, de servicios asociados a sus trabajadores pero no con la actividad de la empresa: compras, restaurantes o entretenimiento. De los empleos directos, una parte importante serán profesionales TIC de alta cualificación.

Asimismo, Google estima que el aumento de las capacidades digitales que su región de datos dará a las empresas españolas hará que estás creen otros nueve o 10.000 empleos nuevos.

No comparten ubicación. Un aspecto llamativo de la presentación de la región de Google es que los estadounidenses han decidido no compartir públicamente la ubicación exacta de las instalaciones por motivos, señalan, de seguridad. Lo único que sabemos con certeza al respecto es que se localizan en la Comunidad de Madrid.

Temas
Inicio