Sin automatización de procesos no habrá nube: los proveedores cloud gastan miles de millones para incorporar estos servicios a sus catálogos

Sin automatización de procesos no habrá nube: los proveedores cloud gastan miles de millones para incorporar estos servicios a sus catálogos
Sin comentarios

La pandemia de coronavirus no sólo ha incrementado el negocio de los proveedores cloud, también ha acelerado el desarrollo de los servicios que estos ofrecen en sus respectivas nubes. Uno de los que ha experimentado un notable estímulo en el último año es el de la automatización de diferentes procesos de la mano del progreso de la inteligencia artificial, el * machine learning* y el deep learning. Cada vez se pueden automatizar más aspectos productivos y empresariales, y por menos dinero, y los gigantes tecnológicos pisan el acelerador para ser los que más y mejores opciones ofrecen.

Así lo evidencian la espiral de compras, desarrollos y lanzamientos que estamos viviendo en los últimos meses, con los que Azure, AWS y Google Cloud cada vez ofertan más herramientas para automatizar desde la reposición del inventario de un comercio electrónico hasta procesos industriales complejos en industrias pesadas. La pugna es clara y los grandes tiran de billetera para no quedarse atrás.

Amazon ha sido una de las compañías que más novedades ha lanzado en este sentido. A principios de marzo anunció la disponibilidad de SageMaker Reinforcement Learning para los clientes de su nube, una nueva función de su plataforma de desarrollo de aplicaciones robóticas AWS RoboMaker por la que las máquinas pueden aprender por refuerzo, de tal manera que los procesos industriales no sólo se automatizan, sino que se mejoran y corrigen por sí solos.

Otra de las herramientas de automatización lanzada por los de Jeff Bezos fue Amazon Lookout for Vision, una aplicación que, en combinación con una cámara inteligente, permite detectar defectos de fabricación y producción mediante visión artificial en las fases de finalización y embalaje del producto. De esta forma, el sistema descarta automáticamente esos artículos y evita que sean enviados a los usuarios.

En ambos casos, Amazon explicó que se trataba de herramientas de uso interno que venían utilizando desde hace un tiempo para la propia logística del gigante del comercio electrónico, y que ahora la ponían a disposición de sus clientes para que ahorrasen costes, ya que la implementación de aplicaciones de este tipo es inasumible para los bolsillos de muchas empresas.

Las tecnológicas se van de compras

Pero donde más se está notando la apuesta de las grandes tecnológicas por la automatización de procesos industriales y empresariales es en su política de compras. La última en tirar de billetera en este sector ha sido IBM, que hoy mismo ha anunciado la adquisición de la compañía italiana myInvenio, especializada en minería de procesos, automatización de procesos robóticos, procesamiento de documentos y flujo de trabajo, según han informado los norteamericanos en una nota.

La compañía italiana reforzará la plataforma IBM Cloud Pak for Business Automation y se une a otra reciente adquisición en este sector de la International Business Machines Corporation: el de la empresa brasileña WDG Automation anunciado en julio de 2020, una organización que también se especializa en la automatización de procesos robóticos. En ambos casos, IBM no ha compartido cifras de las operaciones.

Microsoft, por su parte, está muy interesada en la automatización de grandes industrias. En febrero lanzó todo un ecosistema especializado en ellas, Microsoft Cloud for Manufacturing, con el objetivo, según explicaron, de proporcionar a las factorías herramientas para automatizar procesos y predecir posibles fallos antes de que sucedan.

Y pocas semanas después, en marzo, anunció la compra de la tecnológica estadounidense The Marsden Group, experta en la creación de aplicaciones industriales basadas en la inteligencia artificial, el edge computing y los servicios en la nube para industrias pesadas como refinerías de petróleo o fábricas de automóviles.

Una adquisición que se sumaba a la del proveedor de automatización de procesos robóticos Softomotive en mayo de 2020, por la que los de Redmond (Washington) incluyeron la plataforma de esta compañía, WinAutomation, en su herramienta de automatización Power Automate. Aunque, en este caso, se trata de un servicio más enfocado a procesos empresariales rutinarios, no industriales. En ambos casos, Microsoft no compartió cifras de las operaciones.

Google apuesta por la automatización empresarial

Otro que ha tirado de talonario ha sido Google, que en marzo de 2021 adquirió Automation Anywehre, otra empresa de automatización de procesos robóticos en la nube. Esta compañía realiza automatizaciones en multitud de sectores, desde industriales a médicos o financieros.

Y hace pocos días anunció el lanzamiento de una herramienta, AppSheet Automation, para que los clientes de Google Cloud puedan crear aplicaciones personalizadas sin conocimientos de programación para automatizar procesos empresariales. Esta plataforma permite, según los californianos, que el sistema analice el contenido de facturas y las organice automáticamente de acuerdo con el criterio establecido por el usuario, como la fecha de emisión, o monitorear y activar la reposición del inventario.

Para la automatización del tratamiento de los datos de documentos empresariales diversos, desde facturas a informes, también tiene Google Document AI, una aplicación disponible para los clientes de su nube que lanzó en noviembre de 2020 y que permite la extracción y clasificación de información automática e inmediata.

Por otra parte, Google Cloud y Ford anunciaron a principios de febrero un acuerdo por el que el fabricante de coches iba a usar los servicios cloud y de inteligencia artificial de los californianos para, entre otras cosas, modernizar sus procesos de producción y avanzar en la automatización de la conducción.

De esta forma, los principales proveedores de servicios en la nube también empiezan a tomar posiciones en lo que ya es un nuevo campo de batalla del sector cloud en el que está en juego mucho, mucho dinero. Y es que, según un estudio de la consultora tecnológica ABI Research, se espera que para 2025 el gasto de las industrias en digitalización y automatización alcance los 32.000 millones de dólares.

Temas
Inicio