Era cuestión de tiempo que la UE cediera: ya estamos más cerca de que nuestros datos se transfieran a Estados Unidos

Era cuestión de tiempo que la UE cediera: ya estamos más cerca de que nuestros datos se transfieran a Estados Unidos
67 comentarios

La Unión Europea y Estados Unidos han llegado a un nuevo acuerdo. Aprovechando la visita del presidente Joe Biden, se ha anunciado un nuevo tratado para la transferencia de datos entre Europa y Estados Unidos. A raíz de este acuerdo, se espera que empresas norteamericanas como Google, Amazon o Meta puedan seguir gestionando algunos datos de los usuarios europeos, en servidores fuera de Europa.

Esta transferencia de datos ha sido uno de los temas más polémicos en materia de privacidad de los últimos años. Tal es así, que el nuevo tratado será ya el tercero que se realiza. Veremos si esta vez es el definitivo.

¿A la tercera irá la vencida?

Durante los últimos meses hemos visto que países como Austria o Francia decidían que herramientas como Google Analytics eran ilegales. La solución, según apuntaban los expertos, no era otra que una nueva ley, a raíz de un nuevo acuerdo transoceánico entre las dos potencias.

Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, ha explicado que está satisfecha del principio de acuerdo y que este tratado "permitirá flujos de datos predecibles y confiables, equilibrando la seguridad, el derecho a la privacidad y la protección de datos".

Veremos cómo se realiza este nuevo acuerdo, pues en 2020 la justicia europea ya anuló el anterior 'Privacy Shield'. Por el momento, ni Biden ni von der Leyen han dado más detalles sobre cómo se diferenciará este nuevo acuerdo de transferencia de datos de los anteriores. Veremos si los cambios son suficiente profundos como para que la Justicia determine que encajan en el marco legal.

Según explica Joe Biden, este nuevo acuerdo facilitará el flujo de datos entre EEUU y Europa para "facilitar unas relaciones económicas de 7,1 billones de dólares".

Max Schrems, abogado que llevó el caso a la Justicia, ha expresado que "lo que escuchamos es otro enfoque de parches, pero ninguna reforma sustancial por parte de los Estados Unidos". Su previsión, a falta del texto legal sobre el que opinar, es que previsiblemente "volverá a fallar".

Hasta la fecha, desde la Unión Europea habían sido reticentes a un tratado para la gestión de datos. Sin embargo, la reciente crisis ha puesto de manifiesto la necesidad de una relación estrecha entre Estados Unidos y Europa. Como parte de esta nueva etapa, desde la Unión Europea parecen finalmente haber cedido ante las pretensiones norteamericanas para salvar a sus empresas.

Temas
Inicio