Compartir
Publicidad

Tu smartphone puede ser tu mejor testigo en un juicio

Tu smartphone puede ser tu mejor testigo en un juicio
19 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace unas semanas os hablábamos de un caso concreto en el que el abogado de una mujer había recurrido a los datos de una pulsera cuantificadora como prueba y hablamos con varios expertos legales sobre la validez de esta información ante un juez. Pero ¿y si tu mejor testigo pudiera ser algo que siempre llevas en el bolsillo? ¿Y si tu teléfono fuese la coartada perfecta?

Eso es lo que proponen en Alibi, una aplicación para Android que almacena constantemente información concreta sobre ti y tus alrededores. Durante una hora, la app toma fotografías, graba audio, graba vídeo y crea un registro con todas las localizaciones en las que el teléfono ha estado. Una vez pasado este tiempo, tú decides si lo deseas guardar. Si has sido víctima de un crimen o agresión, puedes almacenar los datos en el teléfono. Si no, la información se borra y vuelta a empezar.

¿La prueba perfecta?

"La policía obliga a parar a un ciudadano y éste tiene la app funcionando en su teléfono. Si algún agente te da problemas o hace algo que consideras injusto, ya tienes pruebas", decía uno de los responsables de la aplicación, aunque mencionan más usos como accidentes de tráfico, altercados, discusiones o acoso laboral.

Las grabaciones se almacenan en el teléfono, no en Internet

Por ahora, eso sí, es una versión bastante sencilla que no te deja programar ni almacenar las grabaciones directamente en servicios en la nube. Esto último, según ellos, porque quieren que el usuario siempre tenga el control de sus datos. A fin de cuentas, estamos hablando de grabaciones privadas del día a día de una persona.

Pero Alibi no es la única app de este tipo, sino que existen muchas más. ¿Servirían en la realidad como prueba en un juicio? Aquí, como explicábamos en el caso de los wearables, dependería en última instancia de lo que opine el juez. Eso sí, cuidado con el uso que se le da a estas herramientas porque, si bien grabar conversaciones propias es legal en España, difundirlas o grabar conversaciones ajenas podría ser delito.

Vía | New Scientist
En Xataka | El wearable que delató al asesino

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio