Publicidad

La Xbox Series X seguirá apostando de serie por las pilas en su mando porque quieren darle "flexibilidad" a los usuarios

La Xbox Series X seguirá apostando de serie por las pilas en su mando porque quieren darle "flexibilidad" a los usuarios
37 comentarios

Publicidad

Publicidad

Es 2020 y Microsoft sigue apostando por las pilas. Tanto la PS4 como la Switch apuestan de serie en sus actuales por integrar baterías recargables en los mandos, pero la Xbox One se vende con mandos que de serie funcionan con pilas y a los que opcionalmente se les pueden añadir baterías recargables. Eso no cambiará con las Xbox Series X, cuyos mandos seguirán funcionando de serie con pilas.

La decisión es singular, pero en Microsoft señalan que el argumento para mantener esa filosofía es el de ofrecer "flexibilidad" a los usuarios. Según los responsables del desarrollo de la consola muchos usuarios quieren pilas, lo que ha determinado una decisión que desde luego tiene muchas ventajas, pero también alguna que otra desventaja.

La flexibilidad por bandera

El propio diseño del mando de la Xbox Series X plantea algunos cambios sensibles respecto al de los actuales mandos de la Xbox One. Tenemos rediseño de los gatillos y del pad digital, pero además contaremos con un nuevo botón para compartir capturas o vídeos de forma rápida en ese frontal.

Gatillo2

Lo que no cambia es la filosofía de funcionamiento del mando, que contará de serie con un compartimento para pilas AA. Es un sistema que Microsoft lleva implementando desde las primeras Xbox y que otros como Sony y Nintendo han abandonado en la actual de consolas.

Según Microsoft esa decisión se debe a que quieran aportar "flexibilidad" y a que muchos usuarios seguían siendo firmes defensores de las pilas como forma de utilizar estos mandos. En esos mandos será posible comprar accesorios para utilizar baterías recargables, pero por defecto tendremos que utilizar pilas AA que podrán ser desechables o recargables.

Luces y sombras de las pilas

El problema con las pilas es que se trata de un producto que aunque ciertamente aporta flexibilidad cada vez es más discutido en su variante desechable. Todo el ciclo de vida de estas pilas plantea un problema medioambiental cada vez más palpable, y por eso se considera que este tipo de pilas desechables son peor opción que, por ejemplo, las pilas recargables que al menos podemos reutilizar un alto número de veces.

Mandos Las bases de carga que se venden junto a las baterías recargables para los mandos de la Xbox One se han convertido en un accesorio muy popular para los usuarios de estas consolas.

La decisión de incluir esa opción por defecto parece no obstante interesante: ciertamente aporta flexibilidad y permite acceder a ambos modos de funcionamiento. Si quieres pilas puedes usarlas, y si quieres batería recargable también puedes adquirir alguno de los accesorios disponibles para acceder a ese otro modo de funcionamiento.

La experiencia parece validar la decisión de Microsoft. Incluir baterías recargables en los mandos de serie de las consolas tiene también sus ventajas —no preocuparse por comprar pilas, por ejemplo—, pero las baterías que por ejemplo se integran en los mandos DualShock 4 tienen el problema tradicional de todas esas baterías: que se degradan.

El efecto es conocido en todo tipo de dispositivos, pero se extiende a esas baterías de los mandos de la PS4 de los que los usuarios se quejan precisamente por esta circunstancia. Hay quien de hecho querría que los mandos de la PS4 (o quizás los de la PS5) ofrecieran también esa opción, aunque también es cierto que han aparecido baterías recargables de recambio que es relativamente sencillo utilizar en los DualShock 4, por ejemplo.

El problema de la degradación es obviamente extensible a las baterías recargables de la Xbox One o las que aparezcan para las Xbox Series X, pero el diseño de estos mandos hace aún más sencillo cambiar esas baterías recargables o, en un apuro por ejemplo, utilizar el "viejo" cargador de pilas por defecto para no tener que esperar a recarga alguna. La solución de Microsoft parece desde luego ofrecer más flexibilidad, aunque el problema de la sostenibilidad sigue estando ahí.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios