Compartir
Publicidad
Qué ha copiado 'Fortnite' de 'PUBG' y en qué ha sido realmente innovador
Videojuegos

Qué ha copiado 'Fortnite' de 'PUBG' y en qué ha sido realmente innovador

Publicidad
Publicidad

Tras varios calentones dialécticos, al final ha acabado pasando lo que muchos temíamos. PUBG Corp, compañía detrás de ‘PlayerUnknown’s Battlegrounds’, ha demandado a Epic Games, creadores de ‘Fortnite’, por violación de derechos de autor. Lo ha hecho a través del sistema judicial coreano e interponiendo la demanda a Epic Games Korea, pero aunque el problema se quede en suelo asiático, no por ello deja de ser menos importante.

Desde Bluehole, compañía madre de PUBG Corp, ya han comentado en no pocas ocasiones que las similitudes entre ‘Fortnite’ y su ‘PlayerUnknown’s Battlegrounds’ son más que evidentes. Algo que ya les ha servido para abrir causas judiciales con otros juegos y que arroja algo de luz sobre qué tipo de pruebas habrían utilizado para demandar a su principal rival.

¿Tanto se parecen PUBG y Fortnite?

Repasemos punto por punto. En ambos juegos el objetivo es caer en una isla junto a otros 99 jugadores, encontrar armas desperdigadas por el escenario e intentar acabar con el resto de contrincantes hasta que sólo quede uno. Para evitar que algunos usuarios puedan esconderse en algún punto recóndito del mapa, cada cierto tiempo aparecerá un círculo al que los jugadores deberán dirigirse. De no hacerlo, una tormenta empezará a mermar su vida hasta acabar con ellos o dejarlos al borde de la muerte.

En ese segundo caso, y siempre en los modos que admiten jugar en pareja o en equipos de cuatro, el herido caerá al suelo a cuatro patas (ya sea por una caída, el ataque de un rival o la citada tormenta), pero el jugador podrá ser revivido por algún compañero y, posteriormente, curarse para intentar igualar el próximo encuentro.

Mientras que rebuscar por el escenario supondrá la constante adquisición de nuevas armas, obligándonos así a elegir entre las adecuadas para cada enfrentamiento, algunas de las mejores opciones de ataque del juego las encontraremos en unos cajones de suministro que caerán sobre el mapa bien avanzada la partida.

El hecho de guardar mejores botines, sumado a una nube de humo que se activa al aterrizar la caja, provocará que más usuarios se acerquen a intentar conseguir lo que esta guarda. Eso asegura una combinación de riesgo y recompensa en la que se apoya, casi a todos los niveles, el género Battle Royale para resultar divertido.

Distintos o no en lo que a mecánicas adicionales y estilo visual se refiere, la base de ‘Fortnite’ (y ‘PUBG’ antes que él) es principalmente esa. Dudoso sería que, de forma aislada al éxito que demostraba ‘PUBG’ en sus inicios, desde Epic Games hubiesen tenido una idea similar, ¿verdad?

¿Todo plataformas copia a Super Mario?

‘Fortnite Battle Royale’ nace como respuesta free-to-play a una aparentemente mala situación de ‘Fortnite’, el juego original que ahora se mantiene como un modo de pago llamado Salvar el Mundo. La idea inicial llegaba a las tiendas a finales de julio, y apenas dos meses después se anunciaba el lanzamiento del modo Battle Royale. Con el tiempo se daría a conocer que esos dos meses son los que habrían dedicado al desarrollo de la vertiente free-to-play.

Lo que a día de hoy es Salvar el Mundo empezó a darse a conocer allá por 2011, así que el tiempo de trabajo que había puesto Epic Games detrás de la idea no era precisamente corto. Viendo que ‘Fortnite’ tenía todos los números para arrastrar las modestas cifras que también llevaba a sus espaldas otro de sus juegos recientes, el ya desaparecido ‘Paragon’, se fijaron en las tendencias para encontrar una posible solución. Y para qué engañarnos, en 2017 no había nada que levantase más atención que ‘PlayerUnknown’s Battlegrounds’.

Disponible desde marzo de ese mismo año, el juego en el que se inspira 'Fortnite' nacía de la mano de Brendan Greene, que había creado la idea como un mod para ‘DayZ’ y había colaborado con Sony para crear algo similar en ‘H1Z1’. Es decir, que aunque alguien pueda tener razón al decir que había otros juegos estilo Battle Royale antes de ‘PUBG’, en realidad existían porque Greene estaba detrás o le habían pagado para poder usar su idea.

Pero lejos de limitarse a calcar la jugabilidad de ‘PUBG’, en Epic Games pensaron que las mecánicas de ‘Fortnite’ podían darle un giro muy original a la propuesta y, a diferencia de lo que vemos en copias descaradas del juego de Bluehole, han conseguido no sólo crear una identidad propia, también ofrecer suficientes novedades para que ‘Fortnite Battle Royale’ y ‘PlayerUnknown’s Battlegrounds’ sean a la vez tan similares como distintos.

¿Cómo ha adelantado Fortnite a PUBG?

Cómo es posible que, de la nada y enfrentándote ante un éxito arrollador, no sólo consigas captar una mayor atención, sino también poner en peligro el meteórico ascenso de quienes llegaron primero. Jugando muy bien tus cartas, sin ninguna duda. ‘Fortnite Battle Royale’ se apoya en seis factores que lo diferencian de ‘PUBG’ más allá de sus mecánicas, provocando así que tome la delantera:

  • Precio: probablemente el aspecto más primordial. Mientras que ‘PUBG’ se vendía a 29,99 euros pese a estar en fase beta, ‘Fortnite Battle Royale’ se lanzó al mercado como un modo gratuito que, además, estaba disponible en las principales plataformas.
  • Público: su aspecto cartoon y el factor precio fueron un cebo tremendo para llamar la atención de los más pequeños, público tremendamente fiel al que ‘Fortnite’ le debe gran parte de su éxito y el éxito de la comunicación boca a oreja.
  • Viralidad: pocos juegos están tan atentos a la actualidad como ‘Fortnite’, que a base de bailes y disfraces han apoyado y generado una gran cantidad de memes muy viralizables. Desde John Wick hasta Thanos en lo visual, desde el Swish Swish hasta el Orange Justice en sus animaciones.
  • Estabilidad: mientras que los usuarios de ‘PUBG’ vivíamos una situación bastante precaria con fallos en los servidores, parches que estropeaban más cosas de las que arreglaban, y lanzamientos en pañales como el de Xbox One, ‘Fortnite’ se ha mantenido siempre bastante estable. Pese a pequeños fallos o mejoras que se reclamaban, lo más destacable fue el día (sí, sólo uno) en el que sus servidores no estuvieron operativos por un error.
  • Comunicación: a Bluehole se le ha echado en cara ser demasiado herméticos y retraídos frente a los problemas, así que encontrarte con una compañía que semana tras semana va actualizando el juego con novedades y las promociona de forma divertida, hace que sea inevitable ser más empático con unos que con otros.
  • Modelo de negocio: conscientes de la marabunta de críticas que generaban los micropagos, las cajas y todo lo que se asemejase al negocio con espíritu de tragaperras de las loot boxes, en Epic Games optaron por una vía mucho más sincera. Por 10 euros puedes adquirir un pase de batalla que dura 10 semanas y entrega todo lo que podrías "necesitar".

Con el citado pase de batalla tienes acceso a una serie de desafíos con los que obtener puntos y subir de nivel, lo que paulatinamente va regalándote nuevas skins, bailes y demás parafernalia cosmética que, a su vez, te invita a volver constantemente con un objetivo concreto.

Además de eso, con los puntos ganados cada temporada tienes dinero virtual suficiente para comprar el siguiente pase de batalla (o cosméticos en la tienda del juego), así que podría decirse que sólo es necesario que pases por caja una vez. Si decides no hacerlo también ganas premios, pero en una cantidad y flujo muy inferior.

Lo que Fortnite hace y PUBG no

Sumémosle además el espíritu jugable de ‘Fortnite’, claro. En ‘PUBG’ encontramos una jugabilidad más técnica y cercana a la simulación, sintiéndose un juego más realista y táctico. El de Epic, en cambio, toma lo arcade y la locura por bandera, apoyándose en armas locas como una bomba lapa creada con un desatascador y, especialmente, explotando su sistema de construcción como principal premisa.

La idea de recolectar materiales para crear bases con las que protegerte ya estaba en Salvar el Mundo, pero en el modo Battle Royale toma un sentido completamente distinto, obligándote a que prestes la misma atención a aprender a disparar que a aprender a construir. Montar una escalera y cuatro paredes en cuestión de segundos puede ser la diferencia entre la vida y la muerte.

Eso hace que, a su vez, sea un juego mucho más divertido de ver, generándose un dinamismo en el que la acción en las distancias cortas, con jugadores creando inmensas torres para intentar ganar una superioridad en altura, resulta realmente espectacular. En esos momentos, cuando ves lo distintos que son ambos juegos en el terreno competitivo que persiguen, es inevitable pensar que a pesar de sus similitudes, más allá del quién copió a quién, son dos ideas muy diferentes entre sí.

Suficiente como para que la idea de una demanda por derechos de autor no se sostenga entre los que jugamos a ambos títulos. Ideal para que, quienes le ven las orejas al lobo (en números, a nivel esport o incluso ganando la batalla por el control del móvil) , quieran dejar la dialéctica a un lado para saltar directamente hasta los tribunales. Si ‘Fortnite’ sigue creciendo al ritmo que lleva, a ‘PUBG’ pronto no le quedará nada por lo que luchar.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos