PS5 no puede permitirse llegar tarde a VRR y 1440p. No con unas Xbox Series X y S a toda máquina desde el principio

PS5 no puede permitirse llegar tarde a VRR y 1440p. No con unas Xbox Series X y S a toda máquina desde el principio
42 Comentarios

Más vale tarde que nunca. La tecnología VRR llegó a las consolas PlayStation 5 a finales del pasado mes de abril, y hace unos días Hideaki Nishino, uno de los máximos responsables de esta plataforma, anunció en el blog oficial de PlayStation que la última beta del firmware de esta consola implementa el renderizado nativo a 1440p.

Basta pasarse por los foros de videojuegos para darse cuenta de que muchos usuarios demandaban estas dos prestaciones desde hace mucho tiempo. De hecho, no cabe duda de que Sony ha notado la presión de sus usuarios, y posiblemente es lo que ha provocado que estas dos características finalmente vean la luz.

La tecnología de refresco adaptativo VRR estaba contemplada en el itinerario de Sony desde el principio, pero es evidente que se ha tomado su implementación con mucha calma. Sin embargo, el renderizado nativo a 1440p no entraba en sus planes. De hecho, solo unos días antes de colocar PS5 en el mercado anunció que esta consola no apostaría por esta resolución. Solo contemplaría 1080p y 2160p.

Este cambio de opinión refleja que Sony ha recibido la presión de los usuarios de su consola. Y, acertadamente, ha recapacitado. No cabe duda de que para la mayor parte de los usuarios que deciden hacerse con una consola lo más importante es su catálogo, pero su capacidad tecnológica también es muy relevante debido a que tiene un impacto profundo en nuestra experiencia.

Los usuarios no deberíamos esperar tanto para tener prestaciones básicas

La sincronización adaptativa de la cadencia de imágenes por segundo y el renderizado nativo a 1440p no son prestaciones exclusivas. Ni de última hornada. Ambas están presentes en el mundo del PC desde hace muchos años, y no debemos pasar por alto que las consolas PlayStation 4 y 5, a diferencia de sus predecesoras, han heredado de los ordenadores buena parte de las características que definen su arquitectura.

Es un hecho: Xbox Series X y S han terminado sus deberes antes que PS5. Y con mejor nota

Además, Xbox Series X, su principal competidora, hizo los deberes mucho antes. La consola de Microsoft puso en nuestras manos estas dos prestaciones desde el principio. Incluso la más modesta Xbox Series S nos ha entregado el refresco variable desde que llegó al mercado. Y los 1440p. No obstante, esto no es todo. Tanto Xbox Series X como S, de propina, son compatibles con FreeSync. A esto es a lo que yo llamo hacer los deberes antes. Y mejor.

Sony debería ser mucho más ágil. En este ámbito tendría que ponerse las pilas. Los usuarios de PS5 no deberían haberse visto obligados a esperar un año y medio para disfrutar estas prestaciones en su consola. Las actualizaciones del firmware están para esto, para introducir mejoras, pero, como he defendido unas líneas más arriba, estas características en particular no son nada nuevo, y PS5 debería haberlas implementado desde el principio.

No obstante, esto no es todo. El renderizado nativo a 1440p de PS5 está a punto de desembarcar, pero no con toda la carne en el asador. Y es que por el momento no podrá convivir con el refresco de fotogramas variable. Los usuarios que quieran mantener activa en su consola la tecnología VRR deberán apostar por el renderizado a 1080p o 2160p. Parece razonable prever que en el futuro también funcionará a 1440p, pero, una vez más, Sony nos hace esperar. Veremos cuánto tiempo.

Temas
Inicio
Inicio