Publicidad

El paso a servicios de Apple y otros fabricantes desemboca en la adopción de prácticas terribles para que paguemos por esos servicios
Servicios

El paso a servicios de Apple y otros fabricantes desemboca en la adopción de prácticas terribles para que paguemos por esos servicios

¿Está Apple dándote el tostón y tratando de que pagues más por iCloud o te suscribas a Apple TV+? Si es así, no estás solo. El modelo de negocio ha cambiado y muchas son las empresas que han migrado a ofrecer no tanto productos como servicios.

Esas empresas quieren que uses sus servicios, pero sobre todo quieren que pagues por ellos. Para lograrlo las Apple, Microsoft o Google del mundo están poniéndose especialmente pesadas con publicidad intrusiva que perjudica la percepción de sus servicios. La mala noticia es que esto no ha hecho más que empezar. ¿La buena noticia? No hay buena noticia.

¿El que la sigue la consigue?

Uno está viendo vídeos en YouTube en tu móvil y de repente se encuentra con una ventana emergente (pop-up) que tapa el vídeo. "¿Te gustaría que el vídeo siguiera reproduciéndose cuando cierres la aplicación? Consigue la reproducción en segundo plano con YouTube Premium".

Ese mensaje ha sido motivo de constantes quejas por parte de los usuarios, incluidos (sorpresa) aquellos que incluso que ya eran clientes del servicio de pago de YouTube.

Lo mismo hizo Google en el pasado con su servicio de música, que también intentó "colarle" a los usuarios siguiendo al dedillo el viejo refrán de "el que la sigue la consigue".

Esos esfuerzos, como admitían los propios responsables de Google entonces, son implacables y usan el modelo de "frustrar y seducir" para convencer a los usuarios de las ventajas de apuntarse a estos servicios.

Probablemente la más apreciada por muchos será sencillamente librarse de esa molesta publicidad que hace que la experiencia de usuario con ese servicio sea sensiblemente peor. Es lógico que las empresas quieran promocionar sus servicios de pago, pero para lograrlo están comenzando a plantear prácticas terribles.

Al ejemplo de Google con YouTube se le suma también la citada Apple, que desde hace tiempo está anegando a los usuarios de los iPhone y los iPad con notificaciones push en las que les anima a suscribirse a Apple TV+, por ejemplo.

La empresa de Cupertino ya utilizó ese tipo de estrategia de marketing con el lanzamiento de Apple Music o Apple Card, dos de los servicios que forman parte de ese nuevo enfoque del que Tim Cook lleva hablando hace algún tiempo.

Apple Iphone Anuncios

Microsoft tampoco se salva de la quema. Sus intentos de meternos por los ojos sus productos y servicios son cuantiosos, y en Xataka hablamos mucho de cómo insistió constantemente la empresa en que actualizáramos a Windows 10 tras el lanzamiento de su sistema operativo, algo que de hecho no iba dirigido directamente a que pagásemos por el sistema operativo pero que hablaba mal de sus prácticas para lograrlo.

Ads Windows

A ello se unió más tarde la polémica con la gran cantidad de publicidad encubierta que incluía este sistema operativo. Esos anuncios estaban camuflados en intercalados entre sugerencias útiles, pero acabaron convirtiéndose en otra tortura de la que afortunadamente era posible librarse.

A esa publicidad se le suma la avalancha de anuncios que Microsoft también utiliza para promocionar servicios como OneDrive: muchos usuarios habrán visto cómo nada más iniciar su PC con Windows 10 aparecía una ventana en el escritorio pidiéndoles que iniciaran sesión en OneDrive y animándoles a que crearan una si no la tenían. Los usuarios acabaron hasta las narices de estas notificaciones.

Image 2

Es uno ejemplo claro más de cómo las plataformas que dominan nuestra vida digital tratan de hacer que 1) utilicemos más productos y servicios de su ecosistema y 2) que si ya los usamos, paguemos por las versiones "Premium" que desbloquean todas sus características, sean las que sean. Con OneDrive había forma de deshabilitar esas notificaciones, pero eso no siempre es posible.

Impulsar servicios para publicitar cualquier cosa también vale

Las empresas intentan aprovechar cualquier oportunidad para lograr ese objetivo, y tenemos otro triste ejemplo en los navegadores: en cuanto los instalas lo primero que te pide la aplicación es que la conviertas en el navegador predeterminado. Lo hace Chrome, lo hace Firefox y desde luego lo hace Edge.

Config

Microsoft, de hecho, hace bastante molesto cambiar de navegador predeterminado, y no basta con validar esa opción desde la aplicación: es necesario efectuar el cambio en la Configuración de Windows.

La razón de darnos la paliza con este apartado es una vez más económica: aunque no pagamos por el navegador, esos navegadores sí hacen que sus desarrolladores ingresen dinero a través de los motores de búsqueda y, sobre todo, a través del motor de búsqueda de Google, que suele ser la alternativa por defecto en todos ellos.

Mozilla ha dejado claro en numerosas ocasiones que una de sus principales fuentes de ingreso para el desarrollo de Firefox eran esas búsquedas a través del motor de Google, y la propia Microsoft intentó impulsar el uso de su navegador y su motor Bing a través de su programa Microsoft Rewards en el pasado.

Ese tipo de técnicas se han trasladado a todo tipo de ámbitos, y de hecho ha habido casos flagrantes por ejemplo en el ámbito de los móviles, donde Huawei llegó a publicar anuncios directamente en la pantalla de bloqueo del usuario.

Booking

Huawei acabó disculpándose e indicando que esa medida había sido un error, pero otros fabricantes recibieron quejas por algo similar. Samsung, por ejemplo, explicaba en su página de soporte que la culpa no era suya, sino de las aplicaciones que los usuarios instalaban y que gracias a los permisos concedidos por los usuarios podían hacer algo así.

Xiaomi también fue criticada por esta conocida opción, que de hecho está activada a través de las opciones de MIUI, la capa de personalización de este fabricante.

Pero aún hay más, y en este mundo de la publicidad y el marketing de servicios Premium también hay pesadillas como la planteada todo un referente en el campo del streaming de música.

Spotify y los anuncios pensados para molestar

Las técnicas para intentar que los usuarios se conviertan primero en eso y luego acaben pagando por el servicio no solo proceden de esas gigantes de la tecnología, por supuesto.

Spotu

Muchos servicios destinados a un ámbito específico también utilizan la publicidad intrusiva o frecuente para tratar de que adoptemos las suscripciones de pago. La versión gratuita de Spotify es notable en PCs y portátiles por ser mucho más cercana a la Premium de lo que sucede en el móvil, pero los anuncios son especialmente molestos y han generado su propia leyenda negra

En BuzzFeed dedicaron un artículo a explicar las "18 razones por las que los anuncios de Spotify son peores que morir de una muerte dolorosa y horripilante", y son muchos los usuarios que se quejan del excesivo volumen de esos anuncios, una técnica televisiva habitual.

Ese tipo de prácticas han sido claramente criticadas por los usuarios de este servicio, que se quejan no solo del volumen de esos anuncios, sino de lo molestos que son en sí, con clips de audio aparentemente destinados a eso: a molestar.

A menudo uno puede desactivar el volumen durante esos anuncios —hay hasta un ranking de los peores tipos de anuncios de Spotify—, pero puede ocurrir que para cuando nos acordemos de que teníamos el sonido en silencio se haya pasado alguna que otra canción que nos gustaba.

Slack1

Otros sistemas no son tan molestos y simplemente se basan en recordarnos que nuestra suscripción gratuita está llena de limitaciones. Slack es un buen ejemplo de ello: sus opciones de comunicación son notables, pero una vez alcanzas el límite del historial, por ejemplo, no paran de recordarte que quizás deberías pasarte a la suscripción Premium de pago para poder aprovechar todo el potencial de este servicio.

Dropbox es un ejemplo ligeramente distinto: no hace falta siquiera que hayas llegado al límite de cobertura del servicio: en algunas situaciones —como la que plantea este servicio en su aplicación móvil— simplemente se despliega un banner en la parte superior que nos recuerda que hay una versión de pago con más opciones.

Dropboxplus

Puede que estas terribles técnicas les funcionen a quienes las usan, pero desde luego no ayudan a que los usuarios las perciban de forma positiva. Estudios como este de 2019 revelan que "la publicidad intrusiva en la suscripción gratuita tiene un efecto negativo en la propuesta de valor de la suscripción de pago".

Mucho nos tememos que las conclusiones de este estudio no servirán de mucho. Con el creciente enfoque de muchas empresas a un modelo de suscripción, parece evidente que ganar usuarios, aunque sea molestándoles, es demasiado importante.

El fin justifica los medios. Al menos, los que utilizan estas empresas.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios