Compartir
Publicidad
Sin buffering, en 8K y a 360º: así es la VR de unos españoles que quieren cambiar la manera en la que vemos el deporte desde casa
Realidad Virtual/Aumentada

Sin buffering, en 8K y a 360º: así es la VR de unos españoles que quieren cambiar la manera en la que vemos el deporte desde casa

Publicidad
Publicidad

Llevamos varios años preguntándonos qué fue de la revolución que prometía la realidad virtual, y aunque puede que tenga una segunda oportunidad sin cables, en el sector se habla del "invierno VR".

Ese palpable enfriamiento en todo lo que tiene que ver con realidad virtual no ha parado a unos españoles que han desarrollado una tecnología de procesamiento capaz de mover en 8K, en tiempo real y a 360º la retransmisión de un partido de tenis. Están en Silicon Valley y ya han conseguido trabajar con Verizon en Estados Unidos, con SoftBank en Japón o con proyectos propios junto a HTC o Facebook.

Hablamos con Héctor Prieto, cofundador y CEO de Yerbabuena VR, la empresa que quiere cambiar la manera en la que vemos el deporte desde casa, e incluso desde el propio estadio o recinto.

Ellos ponen el procesamiento

Yb Vr Procesamiento

YB VR, que es la manera con la que acortan su propio nombre, tiene una tecnología propietaria pendiente de patente que se encarga de procesar en la nube el contenido que sirve a los usuarios. Por ahora, sus clientes no son consumidores finales como tú o como yo, si no los dueños de los derechos de retransmisión del contenido que sea.

Para hacernos una idea más clara: no llegan a un acuerdo con un espectador de fútbol, si no con los dueños de los derechos de emisión, que en España sería La Liga o, en su defecto, operadores como Telefónica u Orange, que son las que ofrecen fútbol en sus catálogos.

En palabras de Héctor, CEO de YB VR:

"Proponemos lo que llamamos un broadcasting inmersivo, que es una realidad virtual en tiempo real para los deportes con calidad excepcional. Por nuestra manera de procesar el contenido somos capaces de ofrecer 8K a 360º para que el espectador pueda decidir qué quiere ver en cada momento."

Si mover una resolución 8K es una tarea que ya supone un reto técnico, ¿cómo han conseguido que funcione en tiempo real? Lógicamente no quieren entrar en muchos detalles porque es como su "fórmula de la Coca-Cola" particular, pero nos dieron pistas: sólo cargan en cada momento lo que está viendo el espectador, por lo que no están continuamente emitiendo 8K en los 360º de visibilidad.

¿Qué clase de conexión hay que tener para disfrutar del contenido? Según Héctor este ha sido otro de los retos. "Hemos tenido que conseguir emitir a cuatro veces más de calidad con la mitad de ancho de banda". Nos afirma que con 14 mbps de bajada ya es posible lograr la máxima resolución, que con entre 10 y 8 mbps sería aceptable, mientras que con menos de 3 o 4 mpbs no lo recomiendan.

Héctor también señala que esto puede facilitar mucho a los equipos de retransmisión portátiles (por ejemplo, periodistas que quieran enviar declaraciones de deportistas a pie de campo) y que el 5G puede facilitar la retransmisión de eventos en 360º y en tiempo real, "aunque para eso todavía queda tiempo", nos confiesa.

Para retransmitir un partido de tenis, que es en lo que ya tienen más experiencia, montan en el campo dos cámaras 180º y una cámara 360º como esta:

Yb Vr Camara Tenis

Nos dicen que el contenido se graba a 8K y 60 fps y entonces se envía a la nube para ser procesado. Esa señal es la que recibirán los usuarios.

La experiencia

Durante el Open de Madrid, que se celebró hace unas semanas, pudimos probar varias demos de lo que YB VR ofrece, aunque fue con unas Samsung Gear VR, por lo que a nivel técnico y visual tiene las limitaciones de la propia tecnología.

Probamos dos demos: la primera consistía en un vídeo promocional del Open que en experiencia no aportaba nada nuevo a lo que ya conocemos en realidad virtual en 360º, es decir, el usuario elige el punto de vista, pero solo puede seguir el camino que marca el propio contenido. Como digo, nada nuevo por aquí.

La segunda era una simulación de lo que YB VR prepara en sus retransmisiones. Básicamente, coloca el punto de vista en una zona fija del campo (en un asiento en la grada, justo detrás del tenista, perspectiva cenital) y ahí, en tiempo real, el usuario decide dónde mirar. La sensación es, efectivamente, como si estuvieras allí, pero "a la sombra" en el salón de tu casa y sentado en un sofá.

"No se trata de competir con la tele, si no de añadir algo más. Qué puedes hacer con las gafas que no puedes hacer con la tele"

El valor añadido que, según Héctor, ellos aportan, además de ese toque de inmersión en el campo y cercanía a la acción, es que el usuario puede hacer su propia realización. Normalmente, cuando vemos un partido de tenis, la realización (en otras palabras, lo que vemos en pantalla) nos viene dada por el equipo encargado de la retransmisión, pero YB VR propone que sea el usuario el que juegue con qué cámara y ángulo quiere ver cada momento, incluso si quiere ver estadísticas de cómo va yendo todo (velocidad máxima a la que han golpeado a la bola, metros recorridos en pista, predicción de victoria en función de estadísticas, etc.) o repeticiones de jugadas.

Experiencia Yb Vr

De hecho, sobre este último punto bromee con Héctor las posibilidades que tendría aplicar su tecnología en algo como el VAR del fútbol, y él me confirmó que sería una posible salida de negocio también: "Podríamos poner unos puestos VR en los palcos de los estadios para que los usuarios vieran mejor las repeticiones", añade.

Respecto a los tiempos de uso, posibles mareos o dolores de cabeza, y teniendo en cuenta que partidos de fútbol o tenis pueden durar una hora y media o dos horas, Héctor nos dice que "los tiempos de uso en resoluciones inferiores a 8K ya están en 20 o 30 minutos, y en 8K es muy raro que haya mareos".

En cualquier caso, nos matiza que el objetivo que ellos persiguen no es sustituir al visionado tradicional: "No se trata de competir con la tele, si no de añadir algo más. Qué puedes hacer con las gafas que no puedes hacer con la tele", nos dice. Y nos pone ejemplos como gamificar los descansos para que los espectadores se entretengan con juegos o estadísticas, o usarlo para momentos puntuales, como la repetición de jugadas.

¿Ves al típico grupo de amigos que queda para ver un partido usando todos unas gafas al mismo tiempo? Su respuesta fue curiosa:

"No es lo misma experiencia, pero Oculus ya tiene avatares para temas de realidad virtual. Llegará un momento en el que será muy normal para todo el mundo tener su avatar y estar ahí conectados viendo algo juntos."

¿Y más allá del deporte?

avión vr

Aunque Héctor nos asegura que "ahora mismo quieren ser muy verticales especializándose en deportes concretos como el tenis", quieren que YB VR sea "global en cinco años" y, para eso, deportes como el fútbol o el baloncesto les pueden ayudar a darse a conocer.

Nos confirma que ya están trabajando en posibles retransmisiones con DAZN, el servicio de streaming a la carta centrado en deportes, y con Movistar, con quien quierer "ofrecer un servicio permanente" para que los usuarios tengan en casa unas "gafas de LaLiga, por ejemplo" para disfrutar de los partidos con su tecnología. Su próximo gran objetivo son los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, donde, según nos dice, es posible que lleguen a algún acuerdo con Intel para proponer experiencias en VR.

Más allá del deporte también están explorando opciones, y nos pone ejemplos como el de Inflight VR, un proyecto en el que ya colaboran Airbus, Iberia y la BBC para proponer opciones de contenido diferentes a bordo de un avión (aquí el listado completo, que incluye series como 'Sherlock', 'Luther' o documentales como 'Planeta Tierra').

Héctor nos explica otras posibles vías de contenido: "hay muchos territorios para explorar, pero puede servir incluso para entrenamiento de deportistas, educación, música o eventos en vivo o recuperaciones médicas".

Por último, le preguntamos dónde está el modelo de negocio de YB VR, a lo que nos responde que su gasto en tecnología suele estar en torno al 10% del coste del contenido, y que en torno a eso deciden las tarifas a sus clientes. Esperan recibir una ronda de financiación de serie A a finales del año que viene (hasta ahora han conseguido más de tres millones de euros en capital) y planean acabar este año con 15 trabajadores (ahora son 10) y el objetivo es crecer hasta las 30 personas a finales de 2020.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio