Utah está planificando una ciudad nueva donde todo estará a 15 minutos en bici: así es The Point

Utah está planificando una ciudad nueva donde todo estará a 15 minutos en bici: así es The Point
46 comentarios

Quince minutos. Quince minutos es aproximadamente lo que dura el tema ‘Dogs’, de Pink Floyd, lo que tardas en recorrer alrededor dos kilómetros y medio si entrenas con frecuencia, lo que dura el programa de lavado corto de una lavadora o lo que te lleva preparar una sopa de sobre. Quince minutos es, también, el tiempo en el que los responsables de The Point, un vecindario que están planificando desde cero en Utah (EE. UU.) al más puro estilo Utopía, quieren que sus futuros residentes puedan llegar a cualquier punto a pie o en bici en su día a día.

No son los primeros en perseguir el codiciado objetivo de “la ciudad de los quince minutos”. La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, ha reconocido que sueña con que sus convecinos puedan ir de casa a la oficina, el supermercado o el colegio en un paseo de un cuarto de hora sin necesidad de coger el coche. Vamos, que en un radio de 15 minutos a pie o en bici cualquiera pueda encuentrar los servicios más básicos. En España metrópolis como Valencia, Barcelona o Pontevedra han apostado igualmente por modelos de “crono urbanismo” más adaptados a sus habitantes.

De prisión a ejemplo de movilidad

El caso de Utah es llamativo sin embargo por varias razones. Primero, porque parte de cero; segundo, porque quiere reducir los coches que circulen por la zona a su mínima expresión; y tercero, y clave, porque ha conseguido embarcar a la administración y captar el interés público.

The Point se proyecta en una amplia extensión de 243 hectáreas de suelo estatal que acoge ahora una prisión que se derribará en cuestión de meses. Un pasado curioso y una superficie ideal para el objetivo de construir una ciudad adaptada al “modelo del cuarto de hora”. Sus responsables prevén construir en total 7.400 viviendas y que los futuros habitantes de The Point no necesiten más de un coche por familia. Es más, aspiran a que solo se pongan al volante de forma muy ocasional.

¿Y el resto del tiempo? ¿Cómo se articulará la movilidad en The Point? Su territorio estará diseñado de tal forma que se priorice el transporte público, la bicicleta y los desplazamientos a pie.

Nm

Habrá una franja central restringida que se establecerá como “zona de prioridad peatonal”, las viviendas se levantarán a escasa distancia de las escuelas, los servicios esenciales y las áreas de trabajo y se activará un sistema de transporte urbano que permitirán a los residentes llegar a puntos en los que podrán acceder a bicicletas, scooters y coches compartidos o rutas de transporte regional que los llevarán a las ciudades vecinas. Los planes de The Point pasan incluso por que, con el tiempo, ese transporte urbano vertebrador pueda funcionar con vehículos autónomos.

Los escasos viales reservados para la circulación de coches estarán dotados, por supuesto, de carriles bici y amplias aceras para peatones. Otra de las ideas de los impulsores del proyecto es desarrollar una app “Mobility as a Service” que permita a los vecinos saber de un simple vistazo los costes y tiempos de cada alternativa de desplazamiento. También podrán caminar con libertad a través de una amplia red de espacios abiertos, por parques y parcelas accesibles.

El objetivo se habría marcado tras escuchar a los propios vecinos de Utah. “Miles de habitantes han expresado su visión para el futuro y entre esas prioridades estaba un sistema de transporte enfocado en el futuro que minimiza la dependencia del automóvil y los impactos en la calidad del aire”, explica Alan Matheson, director ejecutivo de Point of the Mountain State Land Authority, la agencia gubernamental que se está encargando de supervisar el proyecto, a Streets Blog.

Nm

Matheson reconoce que otro de los objetivos más ambiciosos de The Point, uno que trasciende Utah, las poblaciones vecinas o incluso EE. UU., es convertirse en un “modelo”, un punto —nunca mejor dicho— en el que mostrar la eficiencia de ciertos enfoques de movilidad y su efecto sobre la calidad del aire, los costes, las infraestructuras o incluso la propia salud de sus residentes.

Para comprobar sus efectos, sin embargo, habrá que esperar. Streets Blog señala que la construcción de la comunidad no empezará probablemente hasta finales de 2024. Hace solo unas semanas, a finales de diciembre, The Point the Mountain State Land Authority anunciaba de hecho que estaba en pleno proceso de búsqueda socios para el desarrollo de su ambicioso proyecto.

Nm

The Point no es la única iniciativa en territorio de EE. UU. a la caza de nuevos modelos de movilidad y una filosofía más respetuosa con el medio. En Arizona se está trazando Culdesac Tempe, que se extiende a lo largo de casi siete hectáreas situadas a las afueras de Phoenix.

Culdesac Tempe se anuncia como la primera comunidad de “conducción cero” partida de la nada en EE. UU. Sus residentes, directamente, tendrán prohibido por contrato estacionar un vehículo en un radio establecido del vecindario. La zona dispondrá de una estación de tren ligero, zona de aparcamiento para coches compartidos o un punto de recogida de vehículos compartido.

Imágenes | The Point

Temas
Inicio