Todos quieren su propio chip ARM: Google, Apple, Huawei y Samsung ya se fabrican sus SoC, pero hay muchas más en el ajo
Móviles

Todos quieren su propio chip ARM: Google, Apple, Huawei y Samsung ya se fabrican sus SoC, pero hay muchas más en el ajo

Hasta no hace mucho lo normal era que en los móviles que iban lanzando los fabricantes el SoC, el chip que los gobierna a todos, estuviera fabricado por Qualcomm o por MediaTek.

Apple y Samsung  fueron las primeras en desmarcarse y en convertirse también en fabricantes de sus propios chips móviles, pero esa tendencia es cada vez más popular: Huawei es otra de las destacadas, y ahora han llegado Google Tensor. Oppo plantea lanzar sus propios SoC en 2023 o 2024, y hay más fabricantes en el ajo. Estamos ante la era del "hágase Vd. mismo su propio chip móvil".

¿Si quieres algo bien hecho, hazlo tú mismo?

Los fabricantes de móviles han delegado durante muchos años en casi todo: sus dispositivos se diferenciaban en algunos elementos de diseño y desde luego en ámbitos como el de la fotografía móvil, pero su control sobre esos apartados era siempre limitado.

De hecho una de las limitaciones venía impuesta por el SoC, el corazón de todo móvil. Este chip agrupa a la CPU, la GPU, el módem 4G/5G, el ISP y otros componentes como los procesadores de inteligencia artificial que cada vez tienen más relevancia.

El problema es que las marcas no tenían control sobre esos chips: fabricantes como Qualcomm o MediaTek ofrecían una serie de opciones del mismo modo que Intel y AMD lo hacen en el mundo de los PCs, y los fabricantes de móviles "montaban" el chip más adecuado para cada uno de los dispositivos que iban lanzando.

Sin embargo en el mundo de los móviles hay una distinción importante con respecto al mundo de los procesadores para PCs y portátiles. Mientras que los diseños de Intel y AMD no se licencian —solo ellos diseñan y fabrican sus CPUs— en móviles el panorama está dominado por una base común, que son los diseños de ARM, que sí se licencian a cualquiera que pague por hacerlo.

Qualcomm y MediaTek licenciaron hace años esos diseños y crearon toda una gama de productos a partir de esas licencias, pero hubo fabricantes de móviles que se dieron cuenta de que también podían convertirse en fabricantes de chips para esos móviles. Solo necesitaban licenciar la tecnología de ARM y montárselo por su cuenta.

Es lo que hicieron Apple y Samsung en 2010, lo que comenzó a hacer Huawei de forma tímida en 2012 (los primeros Kirin no llegarían hasta 2015) y lo que ha acabado haciendo también recientemente Google, que ayer presentaba los Pixel 6 y Pixel 6 Pro basados en los chips Google Tensor.

Todos ellos han descubierto las ventajas que tiene fabricar sus propios chips: pueden personalizarlos para centrarse en las características que más pueden diferenciar sus dispositivos, pero además pueden ajustar esas prestaciones según las necesidades de cada gama de producto.

Apple lleva haciéndolo años con su familia de procesadores AXX —el último, el A15 Bionic de los iPhone 13—, pero su experiencia como fabricante de semiconductores le ha hecho dar un salto excepcional con el desarrollo de los chips M1 el año pasado, que hace poco han visto aparecer sus nuevos y potentes sucesores, los M1 Pro y M1 Max.

Es un ejemplo claro de esa capacidad de control que dan estas divisiones, y aunque ninguna otra empresa ha llegado a dar ese salto a chips para sus portátiles y sobremesas  —Intel y AMD pueden estar tranquilas, de momento— lo que sí parece claro es que la amenaza de estos esfuerzos afecta más a Qualcomm y MediaTek.

De hecho la tendencia va a más. En Nikkei Asia indicaban recientemente como Oppo también tiene intención de fabricar sus propios chips para sus móviles. El objetivo es la de tenerlos listos en 2023 o 2024.

También mencionan a Xiaomi, que hace años parecía querer meterse en este segmento y que según Nikkei ha reducido sus expectativas para centrarse en el diseño de los ISP para las cámaras de sus móviles. Ya ha hecho sus pinitos en ese apartado con el Xiaomi Surge C1, por ejemplo.

También me lo quiero montar por mi cuenta en servidores y portátiles

Esa ambición no solo se está haciendo patente en el mundo de los móviles, y hay unas cuantas empresas —y no precisamente empresas pequeñas— que llevan tiempo desarrollando chips para otro segmento: el de los servidores. En varios de esos esfuerzos ese trabajo podría acabar siendo aprovechado para PCs y portátiles, así que ojo.

Chips23

Amazon lleva ya un tiempo desarrollando sus chips ARM para este ámbito, los llamados Graviton, y Google —que ya había explorado la idea en 2013quiere hacer exactamente lo mismo para potenciar su plataforma en la nube. La cosa no se detendrá ahí, y también parecen querer desarrollar sus propios chips para los Chromebook de 2023.

No son las únicas, y hay unas cuantas más metidas en el ajo. Microsoft está aparentemente trabajando en sus chips ARM para servidores, y puede que también para futuros Surface. En Huawei ya han anunciado un portátil con un chip ARM propio, aunque solo se vende en China. 

Otra de las grandes, NVIDIA, presentó hace unos meses Grace, su chip ARM para servidores, y eso sin que aún se haya resuelto el culebrón de la compra de ARM

Y luego está Qualcomm, que parecía no estar moviendo fichas pero que hace meses compró a Nuvia: con ella plantea un ataque frontal tanto a los chips ARM para servidores como a los que acabarán compitiendo con los M1 de Apple (o eso dicen en Qualcomm).

MediaTek es el gran tapado de este mercado, y apunta a chips que cada vez plantean cosas interesantes por ejemplo para los Chromebook, y por si eso fuera poco, Alibaba anunció precisamente ayer la llegada del Yitian 710, un chip ARM para servidores con 60.000 millones de transistores (el M1 Max tiene 57.000) que también es prometedor. 

Estamos pues ante una realidad muy distinta a la que se vivía hace unos años: de repente todos los grandes quieren tener sus propios chips y dejar de depender de terceros. Veremos si esta singular guerra acaba teniendo el impacto que esas empresas esperan.

Temas
Inicio