Ya hay acuerdo para la 'Ley Rider': las empresas estarán obligadas a revelar los algoritmos que puedan afectar a las condiciones de los repartidores

Ya hay acuerdo para la 'Ley Rider': las empresas estarán obligadas a revelar los algoritmos que puedan afectar a las condiciones de los repartidores
11 comentarios

La conocida como 'Ley Rider' encara la recta final. El Ministerio de Trabajo ha llegado a un acuerdo con los sindicatos y las empresas para llevar adelante su reforma del Estatuto de los Trabajadores e incluir varios modificaciones que afectarán a los repartidores de empresas como Glovo o Deliveroo.

Tras meses de negociaciones, el Gobierno ha alcanzado un acuerdo con UGT, CCOO y las organizaciones CEOE y CEPYME, que representan los intereses de las empresas que se verían afectadas. En el acuerdo se establece un cambio para la relación laboral de los repartidores, que, siguiendo la sentencia del Supremo, deberán pasar a ser asalariados. Pero también se incorpora la obligatoriedad de "compartir con los sindicatos las reglas en las que se basan los algoritmos que pueden afectar a las condiciones laborales".

El algoritmo que gestiona quién sale a repartir los envíos

Además del asunto de la "presunción de laboralidad", el previsible acuerdo final para la nueva ley establece cambios respecto a los algoritmos que utilizan estas empresas para ver quién se encarga de un envío, cómo afecta la distancia, el tiempo y la localización. Empresas como Glovo o Deliveroo disponen de una herramienta interna donde los distintos riders pueden acceder a los envíos programados y seleccionarlos para encargarse de su reparto. Sin embargo, hay riders que trabajan en fines de semana, otros por las mañanas... esta diferencia a la hora de clasificar los distintos repartidores es lo que se quiere conocer por parte del gobierno.

El acuerdo establece que la representación legal de los trabajadores (los sindicatos) deberá ser informada de "las reglas que encierran los algoritmos y los sistemas de inteligencia artificial que pueden incidir en las condiciones laborales por las que se rigen las plataforma, incluyendo el acceso y mantenimiento del empleo y la elaboración de perfiles".

Según apuntaba un borrador previo, las empresas del registro deberán informar del algoritmo aplicado para la organización, incluyendo al menos "el pseudocódigo o diagrama de flujo utilizado, así como los sistemas de reputación utilizados, en su caso, y a quién aplican".

El punto de los algoritmos no quería ser incluido en el acuerdo, pero finalmente la patronal ha accedido a reflejar este asunto, descrito brevemente. Distintas fuentes de las empresas digitales afectadas explican a Xataka que compartir el algoritmo podría "reducir su competitividad frente a los rivales".

En un plazo de 3 meses, periodo transitorio que dispondría la nueva norma, empresas como Glovo, Deliveroo o Uber Eats deberán adaptarse para reflejar la relación laboral con sus repartidores y compartir los algoritmos.

Movil Algoritmo

En su informe 'El papel de las plataformas digitales en la transformación del mundo del trabajo', la Organización Internacional del Trabajo apunta que "si bien las prácticas tradicionales de recursos humanos basan la selección de personal en gran medida en los niveles de formación y la experiencia, la selección algorítmica suele venir determinada por indicadores como las puntuaciones, las reseñas de clientes o consumidores, los índices de cancelación o aceptación de trabajos y los perfiles de los trabajadores".

Siguiendo esta importancia de los algoritmos, la Comisión Mundial sobre el Futuro del Trabajo recomendó el desarrollo de un sistema de gobernanza internacional que establezca ciertos derechos y protecciones básicos y exija a las plataformas y a sus clientes que los respeten. También pidió que se adopte un enfoque «bajo control humano» por el que se gestionen, vigilen y controlen los algoritmos a fin de garantizar que «las decisiones finales que afectan al trabajo sean tomadas por seres humanos».

Desde la Asociación de Plataformas de Servicios bajo demanda (APS), que agrupa a algunas de las empresas afectadas, han emitido un comunicado donde lamentan la posición de la CEOE: "Las cesiones de la CEOE han sido totales, incluyendo la obligación de revelar los algoritmos, una medida que sin duda afectaría muy negativamente al desarrollo de la economía digital en España además de atentar contra los principios más básicos de la libertad de empresa".

Margrethe Vestager, Comisaria de Competencia de la Comisión Europea, expresaba que los algoritmos "son el secreto del éxito de estas grandes plataformas". Siguiendo esta posición, la Norma de Servicios Digitales (DSA) establece obligaciones de transparencia con los algoritmos utilizados para las recomendaciones, auditorías externas y acceso a los datos de las grandes plataformas para investigación.

En Xataka | Mi jefe es un algoritmo: así es como la inteligencia artificial plantea una nueva revolución industrial

Temas
Inicio