Compartir
Publicidad

Calendario espacial para 2018: "tocar" el Sol, volver a la Luna y despedirnos de Juno

Calendario espacial para 2018: "tocar" el Sol, volver a la Luna y despedirnos de Juno
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

2017 fue bastante completo a nivel astronómico teniendo de todo un poco, con misiones que aún verán prolongada su vida y otras que perecieron con un gran final. Tras haber escrutado Júpiter y Saturno y descubrir nuevos planetas con posibilidades de albergar vida, ¿cómo se plantea el 2018 astronómico?

Aunque no todas las agencias espaciales pasen por época de vaca gordas, el año se presenta bastante interesante en cuanto a las misiones que se lanzan o las que finalmente llegan a su objetivo. Trabajos en nuestra atmósfera, sus proximidades o bien a millones de kilómetros de la misma, siempre en búsqueda de alimentar nuestra sed de conocimiento sobre lo que nos rodea y sobre cómo y desde cuándo estamos aquí.

Enero

Para el primer mes del año la NASA tiene previstos dos lanzamientos. A partir de este lunes día 15 hasta final de mes la agencia estadounidense lanzará cuatro cohetes desde el Poker Flat Research Range en Alaska, los cuales forman parte de la misión Sounding Rockets, destinada a medir las emisiones de rayos X provenientes del espacio y determinar cuánta agua es necesaria para que se forme lo que se conoce como nubes polares mesosféricas (Polar Mesospheric clouds o PMCs).

Sounding Rockets Infografía con los datos de la misión Sounding Rockets. (Crédito: NASA's Goddard Space Flight Center/Mary Pat Hrybyk-Keith)

La atmósfera terrestre también es la meta de GOLD (Global-scale Observations of the Limb and Disk), un espectógrafo de ultravioleta integrado en un satélite geoestacionario para explorar la parte más alta de la esfera terrestre (justo en el límite de la Tierra y el espacio exterior), concretamente las densidades y temperaturas en la ionosfera y la termosfera. La fecha de lanzamiento prevista es el 25 de enero desde la Guyana Francesa.

Gold GOLD parece realmente dorado, pero en realidad se trata del objeto blanco y plateado situado en la parte superior derecha). (Imagen: Airbus)

Febrero

El mes que viene los astronautas Joe Acaba y Mark Vande Hei de la NASA y Alexander Misurkin de Roscosmos se encargarán de desacoplar el Soyuz de la Expedición 54 de la Estación Espacial Internacional (ISS) para aterrizar en Kazakhstán. Expedición multidisciplinar en la que se han realizado estudios con bacterias, la cantidad de luz solar que recibe la tierra, los materiales autorreplicables y la fabricación de fibra óptica en microgravedad.

Expedicion 54 La Fuerza de los seguidores de la saga no entiende de fronteras. Aquí la tripulación de la Expedición 54 viendo 'The Last Jedi'. (Imagen: texto a enlazar">Mark Garcia, NASA)

En Popular Science apuntan que febrero se iniciará con una maniobra algo más triste: la deorbitación de Juno. Pero de momento no hay confirmación de que la fecha esperada, en julio de 2018, haya cambiado.

Marzo

Si en febrero vuelve la Expedición 54, en marzo está previsto el lanzamiento de la Expedición 55 a la ISS. En este caso serán los astronautas de la NASA A.J. (Drew) Feustel y Ricky Arnold con Oleg Artemyev de Roscosmos, que despegarán en un Soyuz MS-08 desde el cosmódromo Baikonur en Kazakhstán.

Aunque una de las misiones que se lleva algo más de protagonismo para este mes es TESS (Transiting Exoplanet Survey Satellite), cuyo lanzamiento está previsto para el día 20 de marzo. Una misión conjunta de la NASA y SpaceX, usando un Falcon 9 de la compañía de Elon Musk, cuyo objetivo es descubrir nuevos exoplanetas recurriendo a la detección de variaciones en la luz de 200.000 estrellas, las cuales pueden deberse al paso de uno de estos exoplanetas.

(Crédito: Centro Espacial Goddard de la NASA)

La otra es Chandrayaan-2, la misión de la ISRO (la agencia espacial de la India) cuyo objetivo es la Luna (siendo su segunda misión enfocada en dicho satélite). Compuesta por un rover de seis ruedas, un orbitador y un aterrizador, la meta es explorar los suelos de nuestro yermo satélite.

Por otro lado, el día 1 de marzo se lanzará el satélite GOES-S (Geostationary Operational Environmental Satellites) y los satélites de la misión GRACE-FO (Gravity Recovery and Climate Experiment Follow-on), centrada en monitorizar el movimiento del agua subterránea, la cantidad de agua en lagos y ríos, la humedad del suelo, los glaciares y el nivel del mar.

Abril

Poca acción espacial para este primaveral mes. Turno para que los astronautas Scott Tingle, Anton Shkaplerov y Norishege Kanai (de la NASA, Roscosmos y la JAXA respectivamente) lleven de nuevo a la Tierra el Soyuz perteneciente a la Expedición 55 que veremos despegar en marzo, también en Kazakhstán.

Mayo

Mayo tiene una protagonista la misión InSight, dentro del programa Discovery de la NASA, cuyo lanzamiento está previsto para el día 5 de ese mes. Los estadounidenses nunca defraudan y, aunque suene a palabra per se, InSight se corresponde con las siglas de Interior Exploration using Seismic Investigations, Geodesy and Heat Transport.

Insight Representación artística del aterrizador de InSight. (Crédito: NASA/JPL-Caltech)

El objetivo: tomar tierra en Marte el 26 de noviembre y estar unos 730 días explorando sus interiores. Tiempo que empleará estudiando el Planeta Rojo con el fin de conocer mejor el interior del mismo y poder determinar los procesos de formación de planetas rocosos, tirando de mediciones de temperatura, sismología y resistencia de materiales.

Junio

Un explorador de asteroides. Así describe la JAXA su sonda Hayabusa-2, cuyo principal objetivo es el asteroide Ryugu. Llegará a él entre junio y julio y se quedará investigándolo durante un año y medio, tal y como hizo ya Hayabusa (1) con el asteoroide Itokawa.

Hayabusa

La idea es que su trabajo nos dé pistas de la evolución del sistema solar, su origen y el de la vida en nuestro planeta. Para ello volverá a ésta en 2020 si todo sale bajo lo previsto.

Siguiendo con las agencias asiáticas, el despegue del ayudante de Chang'e 4 también se espera para este mes. Hablamos un poco de esta misión al comentar las fotografías de la Luna que lograba su antecesora, Chang'e 3, y el objetivo de ésta es también el nuestro satélite, aunque en su cara oculta.

Luna

¿Y quién es este ayudante? Un satélite retransmisor LRS (*Lunar Relay Satellite) que se situará en un punto en el que tendrá visión permanente tanto de la Tierra como de la sonda Chang'e 4 en la superficie lunar. Sonda que aterrizará exactamente en la zona de la cuenca Aitken, situada a 45,5 grados de latitud sur y 178 grados de longitud este en el cráter Von Kármán, como detallaron en Naukas.

Julio

En uno de los meses más cálidos en el año terrestre la NASA tiene previsto lanzar la que puede ser la misión más llamativa del año: Parker Solar Probe. Será la sonda que más se acercará al Sol, concretamente a "sólo" 6,4 millones de kilómetros de su superficie.

El vehículo tendrá que afrontar una dosis de radiación y unas temperaturas que jamás han soportado otros objetos creados por el ser humano, con el fin de hacernos llegar información sobre la actividad del sol, sus vientos y las tormentas, además de contribuir a las predicciones del impacto que los eventos solares pueden tener sobre la Tierra.

Parker Representación artística de la sonda Parker Solar en su aproximación al Sol con los paneles solares plegados. (Crédito: NASA/JHUAPL)

Además, como empezábamos a decir para febrero, la idea es que Juno tenga un final similar a Cassini en julio de 2018, poniendo fin a un viaje que nos sigue dejando imágenes (e información) increíbles de Júpiter.

Júpiter El hipnótico Júpiter que nos ha acercado Juno, en esta ocasión una fotografía del hemisferio sur tomada el 24 de octubre de 2017 a 33.115 kilómetros del planeta. (NASA/JPL-Caltech/SwRI/MSSS/Gerald Eichstädt/ Seán Doran)

Agosto

Tiempo de pruebas en el mes vacacional por excelencia. La NASA se dedicará a realizar vuelos de prueba del Starliner de Boeing y de la Crew Dragon de SpaceX desde Cabo Cañaveral, con el fin de comprobar si ambos vehículos cumplen los requisitos para llevar astronautas hasta y desde la ISS (pero no habrá tripulación en los propios tests).

Septiembre

Aire fresco para septiembre, concretamente para el día 12 cuando se espera el lanzamiento del satélite ICESat-2 (Ice, Cloud and land Elevation Satellite-2), que se encargará de monitorizar los cambios de la criosfera (es decir, de las áreas de hielo del planeta). Para ello utilizará el altímetro láser, que con 10.000 pulsos láser por segundo permite medir la altura de las diferentes superficies (incluyendo la vegetación además de la criosfera).

Ice Representación artística del ICESat-2. (Crédito: NASA's Goddard Space Flight Center)

Octubre

Más visitas a asteoroides, concretamente a Bennu. Lo alcanzará durante este mes la misión OSIRIS-REx(Origins, Spectral Interpretation, Resource Identification, Security – Regolith Explorer), tras haberse aproximado ya al mismo en torno a agosto. La idea es que tome muestras en julio de 2020 y que emprenda su viaje de vuelta para llegar hacia septiembre de 2023.

¿Por qué visitar Bennu? Para buscar más pistas del origen del sistema solar, de su evolución y del de la vida. Edward Beshore, subdirector de la misión, explicaba que el asteroide es una especie de testigo y que quieren saber "lo que presenció" durante su existencia.

Además, durante el mes de octubre la JAXA y la ESA verán el lanzamiento de su misión conjunta BepiColombo. Misión que consta de dos orbitadores (el Mercury Planetary Orbiter y el Mercury Magnetospheric Orbiter) cuyo objetivo es Mercurio (en 2025), los cuales durante un año explorarán la exosfera del planeta más próximo al Sol.

Noviembre y diciembre

Poca agenda para estos meses (salvo lo que puedan ir anunciando). Por el momento sabemos que la NASA seguirá con los vuelos de prueba del Starliner de Boeing y la Crew Dragon de SpaceX, correspondiendo a la segunda ronda tras los que se realizarán en agosto y siendo en esta ocasión tripulados.

Por otro lado está además la misión CHEOPS de la ESA, de la cual aún no han confirmado una fecha fija pero se espera el lanzamiento para finales de este año.

Cheops Representación artística de CHEOPS. (Crédito: ESA - C. Carreau)

Con el telescopio homónimo (acrónimo, por cierto, de (CHaracterising ExOPlanet Satellite) se pretende descubrir nuevos exoplanetas recurriendo a la misma técnica que veíamos en TESS, y poder registrarlos con un alto detalle al incorporar fotometría de alta precisión. Los ojos de CHEOPS observarán entre 500 y 1.000 estrellas cercanas durante unos tres años y medio.

Y lo que vendrá después

Además de la fecha de CHEOPS queda saber la de otras misiones de la ESA proyectadas para este año como Aeolus (un satélite para el estudio de la atmósfera), Solar Orbiter (para el estudio del Sol) y la del lanzamiento del telescopio James Webb, del cual hemos hablado bastante al ser el sustituto del Hubble.

Y aunque acabamos de empezar 2018, la cabeza ya se nos fue hace poco hacia el primer día de 2019 al hablar de New Horizons y su llegada a MU69, que promete ser interesante a nivel científico. Otros objetivos que veremos posteriormente serán los asteroides troyanos de Júpiter, por parte de Lucy, misión dentro del programa Discovery de la NASA.

Lucy Diagrama con la órbita de Lucy (en verde). (Crédito: Southwest Research Institute)

Europa y otros satélites de Júpiter serán un objetivo a alcanzar en 2022 por parte de Juice (*Jupiter Icy Moons explorer), con un lanzamiento previsto hacia 2022. Año en el que también partirá Psyche hacia 16 Phyche en el cinturón de asteroides, el cual se considera que es el núcleo de un protoplaneta cuya formación no se completó.

Psyche Representación artística de Psyche. (Crédito: National Aeronautics and Space Administration · Arizona State University)

Imagen | NASA/JPL-Caltech/SwRI/MSSS/Kevin M. Gill
En Xataka | Rusia y Estados Unidos: de pioneros en la conquista del espacio a campeones en recortes presupuestarios

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio