Tener un pico de trabajo a las 10 de la noche es cada vez más común: flexibilidad o perversión del teletrabajo

Tener un pico de trabajo a las 10 de la noche es cada vez más común: flexibilidad o perversión del teletrabajo
16 comentarios

Al inicio de la pandemia, Microsoft comenzó a detectar picos de actividad en los chats de Microsoft Teams entre las seis y las ocho de la tarde, cuando la jornada laboral de muchos de los trabajadores que usan esta herramienta profesional ya había terminado, al menos en teoría. Ese dato llamó la atención de la división de investigación del gigante tecnológico, Microsoft Research, que decidió seguir estudiando esta anomalía. Ahora, dos años después de aquello, han llegado a una conclusión inquietante: cada vez es más común que los empleados en remoto tengan picos de trabajo alrededor de las 10 de la noche.

Los datos. La investigación de los de Redmond ha descubierto que en el último año y medio los usuarios de Microsoft Teams envían un 42% más de mensajes a través del chat fuera de su horario laboral, y que un 30% de sus propios empleados tienen un pico de trabajo alrededor de las 10 de la noche, de acuerdo con la información recogida del uso del teclado de estos profesionales cuando utilizan sus equipos.

Tradicionalmente, los trabajadores suelen tener dos picos de trabajo a lo largo del día, a media mañana y después del almuerzo, según datos de Microsoft y de diversos estudios anteriores. Sin embargo, un 30% de los trabajadores que se sometieron al estudio de los de Redmond evidenciaron que, además de esos dos, tenían un tercero sobre las 10 de la noche, probablemente después de cenar.

Las razones no están claras. Los datos son claros, no así los motivos de este tercer pico. Los investigadores de Microsoft Research barajan dos hipótesis contrapuestas que se podrían estar dando al mismo tiempo, según el caso. Los más optimistas estiman que podría deberse a que los empleados en remoto configuran sus días de forma intermitente para conciliar su trabajo con su vida familiar y completan sus tareas pendientes a las 10 de la noche (cuando, por ejemplo, ya han acostado a sus hijos) sin que ello signifique que prolonguen su jornada laboral más horas de las debidas.

La otra hipótesis, en cambio, es menos halagüeña, y apunta a un aumento de la carga de tareas como consecuencia de la perversión de algunos aspectos del teletrabajo, como el incremento del número de reuniones o la incapacidad del trabajador de separar vida personal y familiar cuando ambas comparten el mismo espacio físico.

Demasiadas reuniones. La directora de investigación del grupo Human Understanding and Empathy de Microsoft, Mary Czerwinski, ha explicado a The Atlantic que cree que parte de ese pico puede deberse a que el aumento del número de las reuniones desde el inicio de la pandemia. La investigadora asegura que los trabajadores tienen ahora un 250% más de reuniones que antes de la pandemia, y que esto conlleva que tengan que hacer horas extras para terminar las tareas que estos encuentros no les permitieron finalizar en su horario regular.

Asimismo, considera que con el teletrabajo han aumentado las reuniones entre equipos geográficamente distribuidos, con husos horarios diferentes, lo que también estaría potenciando que los teletrabajadores se conecten a deshoras. De hecho, otra investigación de Microsoft señala que la jornada laboral de los usuarios de Teams ha aumentado, de media, un 13% desde marzo de 2020, es decir, en 46 minutos más al día.

Temas
Inicio