"Lo peor ha pasado": la crisis global de la cadena de suministros se relaja y da un respiro a las compras navideñas

"Lo peor ha pasado": la crisis global de la cadena de suministros se relaja y da un respiro a las compras navideñas
25 comentarios

Tenemos escasez de chips para rato, pero frente a esas malas noticias llegan noticias positivas de la cadena globa de suministros, que poco a poco parece dar señales de recuperación.

Hay que tomar esos indicios con cierta cautela, avisan los expertos, y aunque la pandemia sigue siendo la principal barrera de parones y retrasos, el tranposrte de mercancías va cogiendo algo de ritmo, y eso es bueno para fabricantes y desde luego para usuarios: las compras de Navidad serán por tanto algo más tranquilas de lo que habríamos esperado hace unas semanas.

El atasco comienza a resolverse

En Asia, donde la pandemia ha causado efectos devastadores en la producción y distribución de mercancías —y en sus precios— la cosa se relaja: la empresa naviera alemana del empresario Jan Held indicó que los atascos en puertos de esa región ya no son tan enormes.

Held advertía en The Wall Street Journal que el problema no se resolverá del todo hasta que la pandemia no haya finalizado "y eso no ocurrirá pronto en mi opinión", pero los indicios se están viendo en otras áreas.

Así, el transporte de mercancías en el pacífico también está mejorando, y sobre todo lo está haciendo el precio de los contenedores. Había subido por las nubes y sigue siendo tres veces el que era hace un año, pero para expertos como Louis Kuijs, de Oxford Economics "a nivel global, lo peor ha pasado en el ámbito de la cadena de suministro".

Varias grandes cadenas comerciales en EE.UU. como Walmart, Home Depot o Target indicaban estos días que estaban bien surtidas de cara a las navidades, y los grandes puertos estadounidenses, como Los Ángeles o Long Beach, están viendo también menos barcos anclados y "esperando turno": de los 86 de la semana pasada han pasado ahora a 71.

Esos atascos se relajarán aún más tras el año nuevo, cuando termine la temporada navideña y el Nuevo Año Lunar en China haga que las fábricas chinas cierren en China y se ralentice la producción.

Hay desde luego segmentos en los ese respiro no se ha producido y como indican los expertos un repunte en la pandemia —como el que se está viviendo ahora en varios países europeos— podría volver a plantear problemas, pero lo cierto es que después de tantas malas noticias en este ámbito parece que al fin hay muestras de que efectivamente lo peor —al menos en esa crisis de las cadenas de suministro— podría haber pasado.

Eso no quita para que haya noticias preocupantes que afectan a la economía china, que parece estar estancándose ante un escenario en el que la demanda se debilite y los precios de producción se mantengan elevados.

Vía | The Wall Street Journal

Temas
Inicio