Compartir
Publicidad
Publicidad

Si tienes un PC con los AMD Ryzen o los Intel de 7ª generación, actualizar Windows 7/8.1 se pone muy difícil

Si tienes un PC con los AMD Ryzen o los Intel de 7ª generación, actualizar Windows 7/8.1 se pone muy difícil
Guardar
68 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace más de un año que sabemos que las nuevas generaciones de procesadores de Intel y AMD no se llevarían bien con antiguas ediciones de Windows. Si uno quiere utilizar Windows 7 o Windows 8/8.1 con estos procesadores puede hacerlo, pero no hay soporte oficial de esos sistemas ni por parte de Microsoft ni por parte de AMD o de Intel: todas "recomiendan" usar sistemas basados en Windows 10.

Esta es una de las últimas y polémicas técnicas que Microsoft ha utilizado para forzar la actualización a Windows 10, pero es que aun consiguiendo instalar Windows 7/8/8.1 en estos equipos (algo que es factible con métodos alternativos), actualizar esos sistemas se convierte ahora en algo especialmente complicado.

Instalar es posible, actualizar también (pero no es fácil)

Un artículo de la base de soporte de Microsoft aclara que cuando se tratan de buscar nuevas actualizaciones para estos sistemas se nos presentará un error en el que se indica que nuestro hardware no está soportado y que "Su PC usa un procesador que no es compatible con esta versión de Windows y no recibirá actualizaciones".

Anand Instalar Windows 7 con los AMD Ryzen es difícil, pero no imposible. Fuente: Anandtech.

La causa, indican en Microsoft es precisamente la utilización de procesadores de nueva generación: tanto los Intel de 7ª generación (Kaby Lake) como los AMD 'Bristol Ridge' (los Ryzen 'Summit Ridge' aún no están incluidos en el artículo, pero también dan problemas) e incluso los Qualcomm 8996 (Snapdragon 820) son incompatibles con las actualizaciones para Windows 7, Windows 8 y Windows 8.1.

Las cosas se ponen difíciles para los usuarios de Windows que quieren seguir utilizando esas versiones anteriores de Windows en configuraciones hardware que mantienen las capacidades y características de los antiguos procesadores o placas base pero que por ser "demasiado nuevos" deben utilizarse con Windows 10.

En AnandTech explicaban recientemente cómo instalar Windows 7 en los AMD Ryzen, y hablaban de los conflictos que el soporte USB plantea en tales procesos. Una de las soluciones más accesibles es la de instalar Windows 7 en otro equipo distinto (uno que sea compatible) para luego instalar los drivers de AMD y preparar una imagen de ese sistema que "trasladar" al nuevo equipo con el nuevo hardware.

Ryzen1

Eso permitirá utilizar Windows 7 con AMD Ryzen y también es posible hacer lo propio (de manera aún más fácil) con los micros de Intel (por ejemplo activando el modo xHCI o EHCI Handoff en la BIOS) directamente, pero una vez instalados lo que sí tendremos es problemas para ir actualizando esas versiones de los sistemas operativos, algo que duele especialmente si tenemos en cuenta que a Windows 8.1 aún le quedan unos meses de soporte oficial (hasta el 9 de enero de 2018) y cinco años más de soporte extendido (10 de enero de 2023).

Una de las opciones para tratar de solucionar esa limitación impuesta por Microsoft consiste en hacer uso de herramientas de actualización offline. Aquí WSUS Offline Update —de la que en Genbeta hablaron hace años— puede ser muy útil, como comentan en el acalorado debate que se está manteniendo en Reddit sobre el tema. Si estáis en esta situación, suerte con ello.

Vía | Reddit
Más información | Microsoft
En Xataka | Nada de Windows 7/8 en los Intel Kaby Lake: solo habrá soporte para Windows 10

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos