Compartir
Publicidad

Probamos el nuevo Totoya Aygo 2018, el primer modelo (y puede que el último) con Android Auto de la japonesa

Probamos el nuevo Totoya Aygo 2018, el primer modelo (y puede que el último) con Android Auto de la japonesa
47 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El nuevo Toyota Aygo 2018 llega con la premisa de conquistar al usuario "millennial y urbanita" y, según Raúl Aguado, responsable de la marca para España, con fuertes argumentos tecnológicos.

Tuvimos la oportunidad de conducir este micro urbano en Copenhague y, por supuesto, quisimos comprobar cómo de fuertes eran esos argumentos tecnológicos, entre los que destaca Apple Carplay, Android Auto (con matices) y asistente para cambiar de carril.

¿Menos es más?

Interior Toyota Aygo 2018

A pesar de que uno de cada tres coches vendidos en España ya es un SUV (y todo apunta a que la tendencia seguirá creciendo), el nicho de los micro urbanos sigue siendo interesante porque son coches pequeños que apuntan al usuario de ciudad y que no quiere tener problemas de más al aparcar.

Con un mercado de un 4% previsto sobre el total, los fabricantes que apuestan por estos pequeños se disputan una "liga" de unos 60.000 vehículos vendidos al año.

Para comparar: sólo el Seat León, el coche más vendido en España en 2017, tuvo 35,316 matriculaciones (según datos del informe ANFAC de enero a diciembre de 2017). Por tanto, la de los micro urbanos es, efectivamente, una "micro liga", pero la competencia está muy reñida y la tecnología es uno de los argumentos clave de los fabricantes.

Con este contexto, ¿qué ofrece tecnológicamente este Toyota Aygo 2018?

  • Pantalla táctil de 7 pulgadas
  • Compatibilidad con Apple Carplay, Android Auto y Miracast
  • Cámara trasera de serie como ayuda al estacionamiento
  • Toyota Safety System que incluye: sistema PCS (Pre-Collision System) con frenada total o parcial en caso de que el conductor no haga caso a las señales de peligro inminente de colisión existente a velocidades entre 10 y 90 km/h; asistente visual para cambiar de carril, que se instala sobre todo para que al conductor no se le olvide indicar el cambio de carril con el intermitente.

No son grandes novedades ni tampoco es la primera vez que vemos este tipo de tecnología en coches de esta gama (que rondan los 8.000 o 12.000 euros como precio base).

Aygo 2018 Atras Y Alante

Si miramos a sus competidores directos, como el Fiat 500, Ford KA+ o Smart ForTwo, vemos que todos tienen opciones de conectividad para que el usuario pueda usar su smartphone como una extensión más del vehículo a través del panel de navegación.

Las opciones de seguridad del Toyota Safety System tampoco son exclusivas del fabricante japonés. En mayor o menor medida todos sus competidores incluyen asistentes a la conducción y al estacionamiento, aunque no todos los montan de serie.

En el caso de Toyota, viene con el sistema de frenado de emergencia automático que se activa cuando detecta peligro de colisión inminente, un asistente de cambio de carril que es más anecdótico que otra cosa (es básicamente una señal luminosa en el panel de instrumentos que te avisa cuando vas a cambiar de carril para que no se te olvide poner el intermitente) y una cámara trasera para ayudarte a estacionar.

Echamos de menos tecnologías más actuales como abrir o cerrar el coche con el smartphone o asistencia en carretera

Aquí echamos de menos tecnologías más actuales y más pegadas al consumo del público joven, como Mopar Connect, recientemente anunciada por Fiat y con la que podemos tener asistencia en carretera, controlar en tiempo real el estado de nuestro coche, abrir o cerrar el coche desde el smartphone, poder prestárselo a un conocido y designar un área específica para que envíe una alerta en caso de que se salga de ella, o aplicaciones tan útiles como "find my car". Ninguna de estas opciones se encuentra en este Aygo 2018.

Android Auto: la excepción que confirma la regla

A mediados de abril un portavoz de Toyota se postuló oficialmente en contra de introducir Android Auto en sus vehículos. ¿La razón? Tienen serias dudas, al menos en Estados Unidos, sobre el sistema de infoentretenimiento de Google y la privacidad de sus usuarios.

Al parecer, en el seno del fabricante japonés no ven con buenos ojos que Google recopile tantos datos sobre sus usuarios (desde la velocidad del vehículo hasta el estado del líquido de frenos), y es por eso por lo que ha tomado la decisión de no incluir este sistema en su flota hasta nuevo aviso, a pesar de que no hay ningún comunicado oficial que así lo afirme.

No obstante, el nuevo Toyota Aygo 2018 es la excepción que confirma esta regla. En nuestra prueba estuvimos usando un Xiaomi Mi A1 conectado al sistema y Google Maps para las indicaciones. Android Auto funciona bien, fluido y aunque estéticamente da la impresión de haberse quedado en una versión antigua del sistema operativo, es efectivo.

Android Auto Xataka

¿Por qué es compatible con Android Auto entonces si la postura oficial es justo la contraria? Según nos confirmaron, han implementado una versión de Android Auto desarrollada por Pioneer que está capada para que no acceda a todos los datos de la versión por defecto de Android Auto.

Un portavoz del fabricante nos decía que los "datos son oro para las empresas" y que no están dispuestos a servir un "buffet libre a terceros" con los datos de sus usuarios. Por tanto, este será, al menos por un tiempo, el único Toyota con Android Auto. En su defecto apostarán por Apple Carplay o Miracast.

Este posicionamiento es el mismo que siguen fabricantes como Mercedes Benz o Porsche, que incluso implementan su propio sistema de infoentetenimiento para tener el control de los datos generados por sus productos y clientes.

Sus puntos fuertes no son 'techies'

Aygo Blanco

Aunque los compañeros de Motorpasión serán quienes juzguen mejor el rendimiento del coche a nivel técnico, lo cierto es que en nuestra prueba por las carreteras danesas nos dimos cuenta de que es un vehículo cómodo de manejar, al que hay que tener bien revolucionado para que responda mejor y que, por su tamaño (3,465 m de largo y 1,615 m de ancho), es ideal para callejear y maniobrar por ciudad.

Los acabados del interior están en la media de lo habitual del segmento A, es decir, que nadie espere pieles o materiales lujosos ni espacios muy grandes ni asientos extremedamente cómodos. Es un coche hecho para ciudad y no para trayectos largos, aunque en autovía esos 160 km/h de máxima son más que suficientes. Eso sí, el motor suena como si fuera el de un coche tres veces más grande.

Su motor juguetón y su tamaño son sus principales bazas para conducir por ciudad

Las opciones de personalización (puedes combinar el color base con uno diferente para techo y retrovisores) y la fórmula de financiación de Toyota (Pay Per Drive) son otras de sus grandes bazas. Por ejemplo, puedes pagar una entrada de 3.500 euros y luego una cuota mensual de 100 € durante dos años. Pasado ese tiempo, Toyota te ofrece la opción de quedártelo pagando lo restante, cambiarlo por otro modelo o simplemente devolverlo sin pagar más.

Opciones de flexibilidad como éstas sí son más "millennial" y no tecnologías que ya tienen todos o casi todos los competidores.

En cuanto a consumo y contaminación, el Aygo sí hace mejores números que la mayoría de sus competidores. Promete unos 4,1 litros a los 100 km y una emisión de CO2 de 90 gramos por kilómetro. El Fiat 500 se sitúa en 4,9 l/100km y 115 g/km y el Ford KA+ en 5 l/100 km y 114 g/km, así que buen trabajo en este apartado de Toyota.

El gran "pero" del Aygo 2018 es su precio: con ayudas, el modelo más básico parte de los 10.900 €. Sus rivales más directos se sitúan en cifras desde los 8.800 € (Fiat 500) a los 9761 € (Ford Ka+), aunque también hay por encima, como el Smart ForTwo y su precio de partida desde los 12.000 €.

Toyota aspira a vender 3.400 Aygo 2018 este año en España. ¿Lo conseguirá? Veremos.

En Xataka | Llegaron las matrículas digitales: son de tinta electrónica, completamente personalizables y conectadas a 'la nube'

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos