Compartir
Publicidad
El HomePod de Apple no está en la liga de Amazon Echo y Google Home: sus rivales son Sonos y Bang & Olufsen
Audio

El HomePod de Apple no está en la liga de Amazon Echo y Google Home: sus rivales son Sonos y Bang & Olufsen

Publicidad
Publicidad

La estrategia de Apple es siempre la misma, al margen del mercado en el que deciden competir: prefieren llegar más tarde que sus rivales y hacerlo mejor. Esto es, al menos, lo que pretenden Tim Cook y los suyos. Que lo consigan, o no, depende en última instancia de cómo aceptemos nosotros, los usuarios, sus propuestas. Exactamente lo mismo que sucede con cualquier otra compañía.

Hace muy pocos días Apple anunció que las primeras unidades del HomePod, su nuevo altavoz inteligente equipado con Siri, llegarán a las tiendas de Estados Unidos, Australia y Reino Unido el próximo 9 de febrero. Más tarde de lo esperado (en un principio este producto iba a ser lanzado a finales de 2017). Y lo han justificado recurriendo, precisamente, a la filosofía de la que os he hablado en el primer párrafo de este artículo.

Las primeras unidades del HomePod de Apple llegarán a las tiendas de EE.UU., Australia y Reino Unido el próximo 9 de febrero

«Queremos hacerlo muy bien y tenemos que tomarnos un tiempo para hacerlo como queremos. Nuestra filosofía es ser los mejores». Phil Schiller, el vicepresidente de marketing de Apple, parece tenerlo claro al hablar de su HomePod. Así que, con este altavoz al caer, aunque aún no sabemos cuándo estará disponible en España e Iberoamérica, lo interesante es plantearnos qué nos ofrece y con qué propuestas compite realmente. Y es que no va a tenerlo fácil en un mercado en el que hay soluciones con una trayectoria más larga y una calidad contrastada.

Más allá del asistente de voz

Lo primero que suele llamarnos la atención, en gran parte porque así lo ha dado a conocer Apple, de su HomePod es la integración de Siri. Poco a poco hemos ido acostumbrándonos a que los asistentes de voz vayan llegando a algunos electrodomésticos, y los altavoces «inteligentes» están entre nosotros desde hace tiempo.

Dos de los representantes más destacados en esta categoría son, sin duda, Amazon Echo y Google Home. Y lo son porque estos dos productos han sido desarrollados por dos empresas que cuentan con sus propios asistentes de voz, lo que los ha dotado de mayor visibilidad.

Alexa

Los altavoces Echo cuentan con Alexa, el asistente implementado por Amazon, y Home incorpora Assistant, la propuesta de Google. Y HomePod tiene Siri, lo que, en principio, parece colocar a Apple en la misma liza en la que ya están Amazon y Google. Si nos ceñimos al rol que ejercen los asistentes de voz no solo como interfaz de gestión del propio altavoz, sino también como centro neurálgico del hogar conectado, está claro que estas tres propuestas compiten de una forma bastante evidente.

Apple HomePod

Amazon Echo

Amazon Echo Spot

Google Home Mini

Google Home Max

Configuración

7 tweeters y woofer de 4 pulgadas

Tweeter de 0,6 pulgadas y woofer de 2,5 pulgadas

Altavoz de rango completo de 1,4 pulgadas

Altavoz omnidireccional de 40 mm

2 tweeters de 0,7 pulgadas y 2 woofers de 4,5 pulgadas

Asistente inteligente

Siri

Alexa

Alexa

Google Assistant

Google Assistant

Microprocesador

Apple A8

Texas Instruments DM3725CUS100

TBA

TBA

ARM 4 núcleos a 1,5 GHz

Micrófonos integrados

6

7

4

1

No determinado

Sonido multihabitación

AirPlay 2

Sí (Alexa)

Sí (Alexa)

ChromeCast

ChromeCast

Conectividad

WiFi

WiFi y Bluetooth

WiFi y Bluetooth

WiFi, Bluetooth y ChromeCast

WiFi, Bluetooth y ChromeCast

Peso (Kg)

2,5

0,82

0,41

0,17

5,30

Precio

349 dólares

100 dólares

130 dólares

49 dólares

400 dólares

Sin embargo, no debemos perder de vista que, más allá de su condición de dispositivo inteligente, estos tres altavoces son precisamente eso: altavoces. Su función con más peso es permitirnos escuchar música, podcasts, la radio o cualquier otro tipo de contenido sonoro que nos interese. Por muy avanzado que sea su asistente de voz si su calidad de sonido no está a la altura muchos posibles compradores los descartarán. Y es absolutamente razonable.

Este es, precisamente, el argumento que explica por qué, en realidad, el HomePod de Apple no compite, al menos de forma directa, con los altavoces Amazon Echo y Google Home. Y tampoco con los Mi AI Speaker de Xiaomi, que sí están en la liga de estos dos últimos.

Googlehome

Los de Cupertino se han esforzado desde el día en que nos hablaron del HomePod por primera vez para convencernos de que su solución va a ofrecernos una calidad de sonido muy alta. Por supuesto, no damos nada por sentado mientras no tengamos la oportunidad de analizar nosotros mismos su altavoz y podamos comprobar si suena tan bien como pretende Apple.

El HomePod de Apple va a tener que vérselas en el mercado con altavoces como el BeoSound 2 de B&O o el One de Sonos

En cualquier caso, como vamos a ver a continuación, por su construcción, diseño, precio, y, posiblemente, aunque tendremos que comprobarlo en el futuro, también por su calidad de sonido, como os hemos anticipado en el título de este artículo, el HomePod de Apple encaja como un guante en la liza en la que se encuentran los altavoces de Sonos y Bang & Olufsen, entre otros, pero desde una perspectiva global no entra en competencia directa con las soluciones de Amazon y Google.

Y, por las mismas razones, tampoco con los productos aparentemente similares que tienen marcas generalistas como LG o Samsung, que, aunque suelen cuidar el diseño y el acabado de sus propuestas, no suelen ir dirigidas a los usuarios que exigen la calidad de sonido más alta.

Así es como Apple pretende que su HomePod suene «de lujo»

Una de las decisiones de diseño más llamativas que han tomado los ingenieros de Apple no es otra que distribuir nada menos que siete tweeters, cada uno de ellos con su propio amplificador de potencia en clase D, en torno al recinto de la caja acústica. Esto significa que el altavoz no solo proyecta el sonido en una dirección, sino que lleva a cabo una proyección omnidireccional.

Interior

A medida que subimos en el espectro de frecuencias hacia las más altas, hacia los agudos, el sonido se vuelve más direccional. Esto significa, sencillamente, que nuestro cerebro es capaz de posicionar en el espacio con mucha más precisión un sonido agudo, como la voz de una amiga que se cruza con nosotros en la calle y nos llama desde la acera de enfrente, que un sonido grave, como, por ejemplo, el ruido emitido por un tren cuando aún está lejos y lo esperamos en el andén de una estación del Metro.

En este último escenario que os propongo como ejemplo cuando el tren aún está lejos y comenzamos a escuchar su sonido, no sabemos por qué lado de la estación va a entrar. Esto se debe a que el sonido que emite es muy grave y nuestro cerebro no puede ubicarlo en el espacio en el que nos encontramos. Sin embargo, a medida que el tren se acerca a la estación su sonido se va volviendo más y más agudo, hasta que llega un momento en el que nuestro cerebro lo localiza e intuimos por qué lado va a entrar en la estación.

Superior

Ahora que sabemos qué es la direccionalidad del sonido y en qué medida son más direccionales las frecuencias altas que las bajas, podemos intuir con facilidad que colocar más tweeters alrededor del recinto del altavoz nos ayuda a proyectar las frecuencias altas en todas direcciones, y, así, combatir su direccionalidad.

Esta característica es apetecible en un altavoz que puede estar colocado en cualquier ubicación de una casa, y que, posiblemente, acabará alojado en un lugar que no será el propicio desde una perspectiva sonora. Además, debe proporcionar buen sonido a cualquier persona, aunque esta esté moviéndose alrededor del altavoz.

Corrección acústica de salas

Y llegamos a la que sin duda es la característica más interesante del HomePod: su tecnología de corrección acústica de salas. No me cabe ninguna duda de que Apple ha implementado su propia versión de este algoritmo. Pero, en realidad, esta es una técnica muy conocida en el ámbito de la alta fidelidad, y que podemos encontrar en productos de marcas como McIntosh, Bang & Olufsen o Trinnov Audio, una compañía francesa esta última especializada, precisamente, en el desarrollo de tecnologías de optimización y corrección acústica de salas.

En cualquier caso, lo que nos interesa saber es que HomePod es capaz de analizar las características de la habitación en la que lo hemos colocado, como, por ejemplo, la proximidad de una pared o una esquina, la cercanía de una superficie capaz de vibrar, e, incluso, sus dimensiones, para corregir sus deficiencias sonoras y proporcionarnos un sonido de más calidad.

Frontal

Para hacerlo posible lleva a cabo una calibración que consiste en analizar la interacción a través del micrófono (en realidad incorpora una matriz de seis micrófonos) que se produce entre la habitación y una serie de sonidos emitidos por el propio HomePod.

El altavoz emite estas frecuencias y las recoge un instante después gracias a su micrófono. A partir de aquí la responsabilidad la tienen el algoritmo diseñado por los ingenieros de Apple y el procesador A8 integrado en él (el mismo que tienen los iPhone 6 y 6 Plus), pues deben llevar a cabo unos cálculos muy complejos para generar un modelo acústico que le permita cancelar o controlar las reflexiones murales, el eco, e, incluso, prevenir en la medida de lo posible la aparición de ondas estacionarias.

Gracias a la corrección de la acústica de la habitación el HomePod debería ser capaz de ofrecernos un sonido de calidad incluso cuando se encuentra en entornos desfavorables

En esta tecnología los siete tweeters del altavoz juegan un papel importante porque son controlados por el algoritmo para corregir estas deficiencias, de manera que es probable que en un instante determinado algunos emitan sonido «musical», mientras que otros se estén dedicando en ese momento a emitir frecuencias cuyo objetivo es cancelar el eco o determinadas reflexiones murales.

Como veis, esta tecnología no pinta pero que nada mal. Y, si está bien implementada, algo que comprobaremos cuando analicemos la primera unidad del HomePod que caiga en nuestras manos, debería permitir a este altavoz ofrecer una buena calidad de sonido incluso en entornos desfavorables desde un punto de vista acústico.

Applea8

Hasta ahora hemos hablado largo y tendido de los agudos, pero una caja acústica también debe proporcionarnos una gama media natural y un grave preciso y con pegada. De la gama media se encargan, a medias, los tweeters y el woofer, pero del extremo grave se responsabiliza únicamente este último. Y es que Apple ha incorporado un altavoz de graves con diafragma de 4 pulgadas (10,16 cm) y amplia excursión.

Esta última característica refleja la capacidad que tiene el woofer de desplazar el diafragma para mover el aire, y, así, provocar los cambios de presión que nosotros percibimos como sonido. Cuanto más aire mueva el diafragma, más generosos serán los graves. Aun así, también resulta esencial que la etapa de potencia encargada de controlar el movimiento del diafragma pueda hacerlo con precisión, deteniendo la excursión de forma inmediata cuando sea necesario.

Apple ha confirmado que el woofer incorpora su propio amplificador de potencia en clase D, y, además, un micrófono dedicado que «escucha» el sonido emitido por el woofer y envía esta información al procesador A8 para que este pueda corregir cualquier deficiencia introducida por el altavoz de graves en tiempo real.

Al final decidirá nuestro oído

¿Sonará mejor o peor este altavoz de Apple que las propuestas con las que ya podemos hacernos de Sonos, Bang & Olufsen u otros fabricantes que se mueven en este mismo rango de precios? Es evidente que hasta que no podamos escucharlo con la debida calma no podemos sacar conclusiones, pero la tecnología que han desarrollado los de Cupertino pinta realmente bien.

En cualquier caso, por si queréis ir «abriendo boca», aquí tenéis una tabla que resume las principales características del HomePod y de algunas de las propuestas de Bang & Olufsen y Sonos con las que va a tener que medirse cuando llegue al mercado, especialmente desde la perspectiva de su calidad de sonido global, que, en un producto como este, es muy importante:

Apple HomePod

B&O Beoplay M5

B&O Beoplay A6

Sonos One

Sonos Play:5

Configuración

7 tweeters y woofer de 4 pulgadas

3 tweeters de 3/4 de pulgada, 1 de medios de 1,5 pulgadas y un woofer de 5 pulgadas

2 tweeters de 3/4 de pulgada, 1 de gama completa de 1,5 pulgadas y 2 woofers de 5,5 pulgadas

1 tweeter y 1 woofer para medios y graves

3 tweeters y 3 altavoces para medios y graves

Asistente inteligente

Siri

No

No

Estará disponible en el futuro mediante una actualización

No

Herramienta de calibración

6 micrófonos integrados

Ajuste a través de BeoPlay app

Ajuste a través de BeoPlay app

Matriz de 6 micrófonos para control por voz y cancelación de ruido

Controles ajustables de graves y agudos mediante ecualizador

Sonido multihabitación

AirPlay 2

BeoLink Multiroom y ChromeCast

BeoLink Multiroom y ChromeCast

Sonos Multiroom

Sonos Multiroom

Conectividad

WiFi

WiFi y Bluetooth

WiFi, Bluetooth, AirPlay y DLNA

WiFi y puerto Ethernet

WiFi y puerto Ethernet

Peso (Kg)

2,5

2,54

No disponible

1,85

6,36

Precio

349 dólares

599 euros

799 euros

229 euros

579 euros

Tan pronto como caiga una unidad en nuestras manos, la analizaremos a fondo y os contaremos si su sonido está realmente a la altura

En términos puramente sonoros será muy interesante comprobar cómo queda al compararlo con los altavoces que acabo de mencionar, pero no es este el único frente en el que el HomePod va a tener que dar la cara. Los usuarios también tendremos que enfrentar la experiencia que nos ofrece Siri como interfaz de control a Alexa y Assistant, que, como sabéis, son las propuestas que podemos encontrar en los altavoces de Amazon y Google.

En cualquier caso, es probable que uno de sus rivales «más duros de pelar» sea Sonos, que está a punto de integrar un sistema de control por voz en su modelo One. Esto, sobre el papel, podría colocarlo en plena liza con la propuesta de Apple, pero Sonos cuenta con la ventaja de llevar muchos años en el mercado y tener una base de usuarios bastante amplia.

Trozo

No sabemos qué sucederá, ni cómo le irá al HomePod de Apple, y tampoco si será capaz de superar a sus competidores más fuertes, pero sí sabemos que os ofreceremos la respuesta a estas y otras preguntas tan pronto como caiga una unidad en nuestras manos. Prometido.

Más información | Apple
En Xataka | HomePod es el altavoz inteligente de Apple que quiere reinventar la música en casa con la ayuda de Siri

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio