Firefox contra todos: el mundo de los navegadores está conquistado por Chromium

Firefox contra todos: el mundo de los navegadores está conquistado por Chromium
110 comentarios

Chrome domina de forma imperial el mercado de los navegadores. Según los últimos datos de Statcounter, mantiene un 64,06% de cuota (escritorio+móvil), mientras que Safari  cuenta con un 19,22% que baja al 9,81% si solo contamos escritorio porque ya se sabe, el iPhone es mucho iPhone.

El resto de los contendientes casi no cuentan en ese particular ránking de cuota de mercado, pero siguen valientes en la lucha. Están Microsoft Edge, Opera, Vivaldi, Brave, y por supuesto Firefox. Salvo por este último, en Windows todos los navegadores son en realidad caras de una misma moneda. Todos están basados en Chromium, y el navegador de Mozilla nada a contracorriente.

Una situación algo deprimente

Es algo que llevamos ya tiempo viendo. La última gran renuncia la firmó Microsoft Edge, que tras un valiente pero discretísimo inicio tuvo que rendirse a la evidencia y se reinventó, pero esta vez basado en Chromium.

Aquello desde luego funcionó bien para Microsoft, que ha logrado cosechar buenas críticas y una popularidad más que decente para su navegador aunque intente forzar su uso de formas muy discutibles.

Otras lo habían hecho antes, y al final tenemos una situación en la que las alternativas a Chrome no son alternativas especialmente distintas, sobre todo porque comparten un motor común, que es el navegador Open Source Chromium.

Es cierto que a partir de esa base cada desarrollo tiene sus fortalezas (y sus debilidades), pero lo cierto es que al usar Chromium se libran de hacer un trabajo muy pesado: crear un motor de renderizado realmente solvente es una tarea muy compleja, y no lo es menos debatir sobre estándares web y si estos son adecuados y se decide implementarlos (y cómo).

Navegador

¿Basado en Chromium?

¿Open Source?

Cuota de mercado (escritorio + móvil)

Chrome

No

64,04%

Chromium

-

Microsoft Edge

No

4,19%

Brave

-

Vivaldi

No

-

Opera

No

2,34%

Safari

No

No

19,22%

Firefox

No

3,9%

Como decía el programador Bozhidar Batsov, que precisamente nos traía esa reflexión recientemente, la situación es algo deprimente. Hay solo dos grandes proyectos Open Source, y uno es controlado por una Google que lleva tiempo moviendo ficha para convertirse en una plataforma cómoda y estupenda pero con un lado ciertamente inquietante.

Para Batsov Firefox "es la única alternativa a la hegemonía completa de Chrome", sobre todo por ser Open Source de forma total, por desarrollar su propio motor de renderizado, llamado Gecko, y por su trayectoria a la hora de defender y proteger a los usuarios aunque tampoco se libre de darnos malas y preocupantes noticias.

Lo cierto es que Firefox lleva mucho tiempo solo contra el mundo, y no para de esforzarse por convencer a más y más usuarios de que es una opción válida. A finales de 2017 dieron una vuelta de tuerca importante con Firefox Quantum (su versión 57), que avanzaba en el rendimiento de su motor de renderizado y su motor JavaScript y que trataba de mejorar su consumo de memoria, una de las quejas habituales de este navegador (y de otros).

Desde entonces su evolución ha sido constante y ha habido cambios de diseño relevantes —como el que se produjo este verano—, y con sus luces y sus sombras, que siempre las hay, Firefox ha demostrado su intención de ofrecer una alternativa válida en este mercado.

W3c Firefox
Datos de W3C en cuota de navegadores a nivel global, noviembre de 2021.

La realidad es que todos esos esfuerzos no parecen estar sirviendo de mucho, y aunque hay muchas estadísticas de servicios como Statcounter o NetApplications, uno de los que llevan más tiempo recopilando esos datos es W3Counter, que muestra cómo en julio de 2010 Firefox llegó a tener una cuota del 34,1%, pero hoy en día ha bajado a un 3,2%. Terrible (al menos, para Mozilla).

Lo cierto es que a otros no les va mucho mejor, y tampoco funciona eso de usar el argumento de Mozilla de proteger nuestra privacidad. Otros navegadores basados en Chromium se centran aún más en eso —el mejor ejemplo es el estupendo Brave—, y los usuarios de Firefox van viéndose más y más cercados por los que aprovechan navegadores basados en Chromium, con Chrome claramente a la cabeza.

La situación es ciertamente preocupante, sobre todo porque Chromium, que ciertamente es un proyecto Open Source, tiene un problema: es cada vez más Google y menos "open", sobre todo porque las decisiones sobre la dirección que toma este desarrollo cada vez están más en manos de Google, pero también de otras grandes como Microsoft, Samsung, Intel o ARM.

El problema es obvio: nos estamos quedando sin alternativas y la situación se acerca más que nunca a un duopolio que tiene a Chrome y Safari como grandes protagonistas, pero que es casi un monopolio si excluímos los ordenadores y dispositivos móviles de Apple. "Firefox es nuestra única alternativa real", concluía Batsov. "Recordad eso la próxima vez que decidáis que no os importa que Chrome se está comiendo poco a poco la web".

Temas
Inicio