El juego online más sorprendente del año te convierte en un vampiro sin poderes. Tu misión: recuperarlos

El juego online más sorprendente del año te convierte en un vampiro sin poderes. Tu misión: recuperarlos
2 comentarios

Con un mundo abierto lleno de potencial y unas mecánicas adictivas y que se despliegan por sorpresa para ir mucho más allá del clon de 'Diablo' que aparentaba ser en principio, este juego para PC de Stunlock Studios está dando que hablar tras una su salida en acceso anticipado en Steam el pasado 17 de mayo. Pero... ¿qué es lo que lo hace especial y lo lleva más allá de un PVP al uso?

Los suecos Stunlock Studios se dieron a conocer de la mano de Funcom con un MOBA, 'Bloodline Champions'. Este se convertiría más adelante en un clásico menor muy querido por los aficionados, 'Battlerite', y cuyo sistema de combate especialmente es una de las influencias más claras para esa nueva propuesta del estudio.

Esencialmente, 'V Rising' es un juego de supervivencia en un mundo abierto donde los vampiros solían dominar el mundo pero ahora son una especie casi en extinción después de la implacable acción exterminadora de los humanos. El jugador toma el papel de una de estas criaturas, habiendo perdido sus poderes: para recuperarlos deberá construir un castillo que le sirva como refugio y base de operaciones para ir liquidando contrincantes. 'V Rising' se puede jugar tanto en formato PVP como PVE.

A ningún vampiro nos gusta el sol

La primera sorpresa en el desarrollo de 'V Rising' es que no hay sistema de clases, algo extraño en un juego que tan abiertamente es deudor de las mecánicas (y hasta la ambientación) de los típicos juegos de rol. Hay una serie de decisiones estéticas a tomar con el personaje que no afectan al juego porque, sin embargo, aquí los jugadores van mejorando su personaje no por vías predeterminadas, sino tomando decisiones. Podrán orientar esas mejoras al combate cuerpo a cuerpo, ataques a distancia o magia según avance el juego.

El control de nuestro personaje lo llevamos a cabo a través de una vista isométrica. Así iremos construyendo armas, armaduras y herramientas para ir mejorando el personaje y su misión: ir ganando adeptos a nuestros propósitos, tanto humanos como a otros vampiros. La caza de alimento y secuaces, cómo no, será invariablemente nocturna, para que la luz del sol no nos dañe (si el día nos alcanza habrá que moverse aprovechando las sombras). Habrá, por supuesto, que conseguir recursos como en cualquier MOBA, algunos de ellos tan siniestros como ratas muertas que nos permitan alimentarnos cuando no hay nada más distinguido a mano.

Los combates, por lo que se ha visto hasta ahora, son menos machacarratones que los de juegos como el citado 'Diablo': el empleo del teclado nos permite movimientos más ágiles y unos ataques más dinámicos y donde las esquivas tienen un papel dominante. Pero que sin embargo no ocultan el notorio papel estrategico que contiene la construcción de bases, y que recuerda a aquel 'Valheim' de ambientación vikinga y donde la creación de fortalezas tenía una importancia esencial.

Estas fortalezas se crean prácticamente desde el primer momento del juego, al acabar el tutorial del combate. Habrá que buscar un claro espacioso donde quepa el Corazón de la Fortaleza, esencia mágica de la misma. A partir de ahí, empalizadas para proteger de ataques, paredes y techos para guarecernos del sol, y hasta calderos para generar bruma. Allí no solo podremos recuperar fuerzas sino también construir mesas de trabajo que permitan construir armas, armaduras y objetos de cierta complejidad.

En esta beta aún queda mucho por descubrir: la interacción con otros jugadores solo está empezando a despuntar y no está claro cómo funcionará el sistema tanto con aliados como con rivales. Del mismo modo, los enemigos que ofrece el juego son solo una pequeña parte de lo que mostrará 'V Rising' en su formato completo. De momento estamos ante un estupendo arranque para un juego que, gracias a su ágil combate y su original sistema de construcción de fortalezas, promete juergas vampíricas muy considerables.

Temas
Inicio