La Comisión Europea va a investigar "en profundidad" la compra de Activision Blizzard. Y ya tiene "preocupaciones preliminares"

La Comisión Europea va a investigar "en profundidad" la compra de Activision Blizzard. Y ya tiene "preocupaciones preliminares"
60 comentarios

Ha sido uno de los grandes bombazos de 2022: Microsoft va a comprar Activision Blizzard, o al menos eso pretende. Para ello, ha de tener la luz verde de los reguladores, incluyendo la Comisión Europea, que ya ha avanzado a la fase 2 y anunciado una "investigación en profundidad" del asunto. Y parece que se vienen curvas.

La Comisión Europea saca la lupa. La compra de Activision Blizzard por parte de Microsoft no ha estado exenta de polémica, ni mucho menos. Sony, matriz de PlayStation, ha mostrado preocupaciones en diferentes ocasiones, principalmente por el riesgo de que Microsoft haga la franquicia 'Call of Duty' exclusiva de Xbox. Al fin y al cabo, Activision Blizzard es una empresa enorme, con un catálogo muy potente en su haber, que puede ser todo un impulso para la gran apuesta de Microsoft: Game Pass.

Microsoft ha intentado calmar las aguas. La propia Microsoft ya se ha encargado de asegurar que seguirá lanzando la franquicia 'Call of Duty' mientras se sigan lanzando consolas PlayStation. En palabras de Phil Spencer, "mientras haya PlayStation, nuestra intención es seguir publicado 'Call of Duty' en ellas".

La Comisión tiene algunas preocupaciones. Según ha expresado Margrethe Vestager, Comisaria europea de Competencia:

"Los videojuegos atraen a miles de millones de usuarios en todo el mundo y se encuentran entre las formas de entretenimiento digital de más rápido crecimiento. Durante años, Microsoft ha sido un actor importante en la cadena de suministro de juegos. Está adquiriendo Activision Blizzard, un productor de contenidos de juegos de gran éxito. Debemos asegurarnos de que sigan existiendo oportunidades para los futuros y actuales distribuidores de videojuegos para PC y consolas, así como para los proveedores rivales de sistemas operativos para PC. Se trata de garantizar que el ecosistema de los juegos siga siendo vibrante en beneficio de los usuarios en un sector que evoluciona a gran velocidad. Nuestra investigación en profundidad evaluará cómo afecta el acuerdo a la cadena de suministro de juego".

El temor a que Microsoft saque las tijeras. La Comisión Europea ha expresado que le preocupa que Microsoft pueda cerrar el acceso a los videojuegos de consola y PC de Activision Blizzard, mencionando expresamente a 'Call of Duty'. Según la Comisión, " Microsoft puede tener la capacidad, así como un potencial incentivo económico, para emprender estrategias de exclusión frente a los distribuidores rivales de videojuegos de consola de Microsoft, como impedir que estas empresas distribuyan los videojuegos de consola de Activision Blizzard en las consolas o degradar los términos y condiciones para su uso o acceso a estos videojuegos". También teme que Microsoft pueda limitar o eliminar el acceso a sus juegos a los servicios de streaming rivales. Segúin la comisión, estas "estrategias de exclusión" podrían reducir la competencia y suponer precios más altos, menor calidad y menos innovación.

¿Es que nadie piensa en macOS y Linux? Otro de los aspectos que analizará esta investigación es la posibilidad de que Microsoft limite los juegos de Activision Blizzard a Windows. "En particular, a la Comisión le preocupa que Microsoft pueda reducir la capacidad de los proveedores rivales de sistemas operativos para PC de competir con el sistema operativo Windows de Microsoft, al combinar los juegos de Activision Blizzard y la distribución de juegos de Microsoft a través de la transmisión de juegos en la nube a Windows. Esto desalentaría a los usuarios a comprar PCs que no sean Windows", asegura la entidad en el comunicado.

Bobby Kotick se pronuncia. El CEO de Activision Blizzards, Bobby Kotick, ha enviado una carta a sus empleados en la que afirma que "formar parte de una empresa con acceso al talento en todo el mundo nos ayudará a cubrir los miles de puestos vacantes que tendremos en los próximos años" y que van a colaborar con la Comisión Europea. En sus propias palabras, "seguimos colaborando con los organismos reguladores de otras jurisdicciones, y el proceso avanza como esperábamos. Dado que tantas grandes empresas mundiales compiten ahora en el sector de los juegos, de casi 200.000 millones de dólares, es comprensible que los reguladores intenten comprender mejor el negocio de los juegos".

La fecha clave. La Comisión Europea tiene ahora 90 días hábiles, hasta el 23 de marzo de 2023, para tomar una decisión. Será entonces cuando salgamos de dudas. Hasta entonces, toca esperar, pero si bien es cierto que la apertura de la investigación no prejuzga el resultado de la misma, queda claro que la Comisión tiene algunas dudas que se deberán resolver.

Temas
Inicio