Compartir
Publicidad

Bienvenidos a Catán, la isla que jubiló a un dentista

Bienvenidos a Catán, la isla que jubiló a un dentista
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aún recuerdo mi primera partida de Colonos de Catán. Fue una partida de aprendizaje eterna (75 minutos dice la caja, menuda risa) pero que al finalizar ─quedándome muy por debajo del objetivo de los diez puntos─ tuve la sensación de "este es el mejor juego que he jugado en la vida". Expresión que, por otra parte, repetiría con algún que otro juego posterior.

El "Catán", el último juego en caer en Hollywood, es un juego de estrategia de gestión de recursos. Está pensado para jugarse de 3 a 4 jugadores en su versión más básica ─ya ahondaremos en las expansiones y derivados─ y si se juega bien crea tal tensión que llega un punto en el que en el momento en el que consigues el décimo punto o lo consigue tu rival inmediato, dan ganas de aplaudir.

Catán, la jubilación de Klaus Teuber

Klaus Teuber Catan

Hablar de juegos de mesa es prácticamente hablar de Alemania. Allí la afición a los juegos es enorme y hay mucha industria al respecto. De hecho impulsan el Spiel des Jahres, el Juego del Año, probablemente el premio más prestigioso que puede recibir un juego y que el simple hecho de ganarlo hace que se multipliquen las ventas a niveles desorbitantes. Bienvenido al mundo del "juego alemán".

Klaus Teuber lo ha ganado en cuatro ocasiones. No, no es el que más veces se ha alzado con la victoria ─le queda uno para empatar con Wofgang Kramer─ pero creo que ya no lo necesita porque el Catán ha supuesto casi la jubilación de este dentista alemán. Teuber siempre consideró el diseño de juegos como un hobby, uno lucrativo, pero hobby al fin y al cabo, algo que le ayudara a evadirse de su día a día y que había sido compañero fiel desde la mili.

A principios de los 90 no se había hecho todavía un juego que fuera un clásico. Los juegos se vendían bien el año de su lanzamiento pero caían en el olvido enseguida. Esta fue la inquietud de Teuber: encontrar la fórmula que rompiera con esa tendencia. Los grandes clásicos como el Monopoly, un Trivial, el Risk estaban muy vistos y el "juego alemán" podría dar con la clave.

La culpa es de los vikingos

Islandia

Tras el gran éxito de Barbarrosa, un juego que consistía en modelar arcilla y averiguar qué representa la escultura, Teuber se encontró fascinado por los vikingos, sus incursiones en Islandia y la Era de los Descubrimientos. ¿Cómo era el proceso de colonizar un territorio nuevo?

«¿Cómo era cuando alcanzaron esta isla virgen [Islandia]? Quería averiguarlo»

Así que se puso manos a la obra para diseñar un juego cuyo tablero se fuera descubriendo y en el que los jugadores tuvieran que hacer una colonia con las materias primas que le da la casilla una vez descubierta ─idea que retomaría en 'Catán: Navegantes'─. Teuber pasaría su tiempo libre diseñando el juego y probándolo los fines de semana con su familia. Los primeros intentos fueron fallidos, enseguida su mujer e hijos se aburrían.

Cuatro años después y descartadas mecánicas altamente complejas ─por ejemplo, si tienes varias ciudades cerca puedes crear una Metropolis (concepto lanzado en 'Ciudades y Caballeros')─, Teuber fue dando con la clave perfeccionándolo hasta dar con lo que conocemos hoy en día: Una isla formada por 19 casillas hexagonales, los jugadores deberán asentarse en la isla gestionando los recursos que les da sus casillas colonizadas y gana el primero que consiga diez puntos. 1995: Había nacido Die Siedler von Catan.

Mejor negociar que arruinar

Catan Jugando

No quiero meterme demasiado en la mecánica del juego, ya que no lo creo oportuno. Pero ¿qué es lo que tiene Colonos de Catán que le hace tan especial? No son pocas las comparaciones que tiene con el Monopoly, pero en la diferencia reside la clave: El Monopoly se resume en "comprar o no comprar" y de paso arruinar al enemigo. El Catán, al igual que muchos juegos "alemanes", evita el enfrentamiento tan directo y obliga a negociar para ganar.

Ahí reside una de las claves, en el hecho que de entrada nadie posea recursos suficientes de todos los tipos para progresar. En cada turno se comercia con las materias primas, un trueque básico que permite saber cómo funciona un mercado libre en el que cada uno tiene sus propios intereses. Otra clave que ayuda es el hecho de que las partidas no sean eternas si se juega medianamente bien.

La sencillez también es clave. Vale, uno abre la caja y se encuentra con un folleto bastante extenso, pero en realidad Colonos es un juego sencillo, de mecánicas claras y con alto margen para la estrategia. Factores que intenta perseguir cualquier diseñador que se precie.

Los hexágonos que no dejan de crecer

Catan Principes

El éxito fue instantáneo. Las críticas tremendamente positivas y ser galardonado por el Spiel des Jahres hicieron de Die Siedler von Catan un blockbuster lúdico. En 1998, tres años después de su lanzamiento, Teuber vio la suya y decidió retirarse de la odontología gracias a Catán. Y nunca ha dejado de desarrollar juegos derivados y extensiones. Al juego básico, que podéis encontrar por unos 39 euros en Amazon, podemos añadir:

  • Catán - Ampliación para 5-6 jugadores. Más hexágonos (en Amazon por 22 euros). Los cuatro Catanes básicos derivados también cuentan con este tipo de ampliación.
  • Navegantes de Catán: Nuevo escenario con barcos y conquista de pequeñas islas con distintos escenarios propuestos para cada partida (en Amazon por 39 euros).
  • Ciudades y caballeros: Da más poder a las ciudades, empieza a introducir bárbaros y mercantes y la metrópolis además de presencia de Caballeros. (en Amazon por 39 euros)
  • Mercaderes y Bárbaros: Introduce pesca, bárbaros, adiestramiento de camellos y reglas para 2 jugadores. (en Amazon por 37 euros)
  • Piratas y Exploradores: Con cinco escenarios y tres misiones. Nuevas islas y combate contra piratas (en Amazon por 39 euros).
  • Colonos de Europa, Colonos de América y Colonos de Catán: Egipto: Escenarios históricos para ambientar el juego. Estos son algo más caros (el de Egipto sube a 60 euros en Amazon)
  • Los Príncipes de Catán: Juego de mesa para dos jugadores (en Amazon por 22 euros)
  • Catán - El Juego de Cartas: Sin más, nuevas dinámicas y muy práctico para irse de viaje (en Amazon por 10 euros)
  • Catán - El Juego de Dados: Al igual que el anterior, ideal para viajes. (en Devir por 9 euros)

Hay algunas más, pero estas de arriba (y la de Star Trek) son las que podéis encontrar editadas en España por Devir. También existe la versión online y apps para iOS y Android entre otros.

Catan Disfraz

El juego al que juegan en Silicon Valley

Colonos de Catán es, junto al Carcassone, la puerta de entrada a los llamados "juegos alemanes". A España llegó a través de las tiendas especializadas y pronto se convirtió a la gran alternativa para todos los aficionados. Tanto a aquellos curtidos en rol y cartas coleccionables como para el que no termina de adentrarse en el mundillo. Es un juego de esos con los que se hacen "comandilla" y que se ha ido abriendo paso en cualquier asociación lúdica que se precie.

Es un juego que no ha parado de crecer y hacerse hueco en la cultura popular. Lleva unas 18 millones de copias vendidas por todo el mundo Ha aparecido en 'The Big Bang Theory' y fue el protagonista en la despedida de soltero de Ben Wyatt en 'Parks & Recreation'. Mark Zuckerberg se ha declarado adicto, es uno de esos juegos a los que debes jugar si no quieres ser el "margi" de Silicon Valley y hace dos años batió un Guinnes reuniendo a novecientos jugadores en una partida. Ignoro si finalmente será un clásico, pero va por muy buen camino.

Imágenes | Brian Uhren, Peter Krefting, Tiberio Frasciari, Hubiert Figuière, Bergen Offentlige Bibliotek Trawin
En Xataka | Si te gustó el Catán, atento a estos dos juegos de mesa

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio