Airbus hace volar, por primera vez, un helicóptero utilizando combustible derivado de aceite de cocina: SAF como alternativa menos contaminante

Airbus hace volar, por primera vez, un helicóptero utilizando combustible derivado de aceite de cocina: SAF como alternativa menos contaminante
10 Comentarios

Airbus ha logrado que uno de sus helicópteros, un H225 con un motor Makila 2, complete su primer vuelo con 100% combustible sostenible de aviación (SAF), una alternativa a los hidrocarburos fósiles derivada principalmente del aceite de cocina usado y otras grasas residuales.

Un Airbus H225 había volado en noviembre de 2021 con SAF, pero en ese momento el fabricante europeo solo había alimentado uno de los motores del helicóptero con este combustible alternativo. En la prueba de este año, en cambio, ha alimentado los dos motores con SAF.

Esta prueba es considerada un hito por el fabricante europeo, que asegura que es la primera vez que el sistema de propulsión completo de un helicóptero funciona con 100% de SAF ya que en otras oportunidades se ha utilizado mezcla de combustible.

Camino hacia la neutralidad de carbono

Anteriormente, Airbus también había logrado hacer funcionar un Airbus A380, el gigante de los aires que ha dejado de fabricarse en favor de alternativas más pequeñas, con 100% de SAF. Eso sí, operando solo uno de sus motores originales Rolls-Royce Trent 900.

En este sentido, cabe señalar que una de las ventajas que ofrece el SAF es que las aeronaves no tienen que ser modificadas para funcionar con este combustible, un aspecto muy importante a tener cuenta a la hora de impulsar su despliegue desde el punto de vista económico.

Las aeronaves no tienen que ser modificadas para funcionar con SAF

Muchas aerolíneas van camino hacia la "neutralidad de carbono", y Airbus ha conseguido que todos sus aviones y helicóptero comerciales están certificados para volar con una mezcla de hasta el 50% de SAF, y apunta a obtener una certificación del 100% para 2030.

Sin embargo, aún deben producirse muchos avances. En la actualidad, el SAF representa la minúscula cifra del 1% de la producción total del combustible de aviación, siendo el grupo petroquímico francés TotalEnergies uno de los principales fabricantes.

Lo cierto es que los efectos del cambio climático se hacen cada vez más evidentes y para limitar el avance de este fenómeno es necesario reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Según ATAG, la aviación representa el 2,1% del total de emisiones de CO2.

Frente a este escenario, una gran cantidad de actores de la industria de la aviación se han comprometido a llegar a cero emisiones netas de carbono para 2050, un desafío necesario para proteger el medio ambiente, según explica la Organización de las Naciones Unidas.

Alternativas para alcanzar ese objetivo hay muchas, pero no todas parecen viables. El avión eléctrico Spirit of Innovation de Roll-Royce es muy bueno alcanzando velocidades de vértigo, pero está lejos de suplir las necesidades reales de la aviación comercial.

Otras ideas, como la de viajar utilizando energía solar, como lo hace el Solar Impulse II, todavía necesitan muchos años de desarrollo. Así, el SAF se presenta como una de las alternativas más prometedoras. Según el informe Waypoint 2050, este combustible podría representar del 50 al 75% de la reducción de CO2 necesaria para alcanzar la neutralidad de carbono en la industria de la aviación.

En Xataka | Airbus vuela por primera vez el A321XLR, un nuevo avión de largo alcance que promete cambiar la aviación comercial

Temas
Inicio