España pide a los funcionarios que cambien sus contraseñas y desconecten equipos para prevenir ciberataques ante la crisis de Ucrania

España pide a los funcionarios que cambien sus contraseñas y desconecten equipos para prevenir ciberataques ante la crisis de Ucrania
9 comentarios

España quiere blindar su administración frente a los hackers. O, por lo menos, ponérselo lo más difícil posible. El Gobierno ha pedido a funcionarios y diplomáticos que cambien cuanto antes sus contraseñas y, en la medida de lo posible, desconecten aquellos equipos que no resulten esenciales. La medida —detalla elDiario.es, que ha tenido acceso a varios de los mensajes— se adopta "en previsión de posibles ciberataques" con la guerra de Ucrania como telón de fondo.

En uno de los mensajes que se han enviado a altos funcionarios y diplomáticos se apunta que el cambio de contraseñas es obligatorio y se insiste en que se aplique "a la mayor brevedad posible". "En caso de no efectuar la actualización voluntaria, esta expirará en los próximos días", insiste.

Otras administraciones, como la Xunta de Galicia, se ha dirigido también a sus empleados para advertirles de que podría sufrirse un ciberataque y o robos de identidad digital. La alerta partiría directamente del Centro Criptológico Nacional, organismo ligado a su vez al CNI.

Una guerra sobre el terreno... y digital

La advertencia llega en un contexto muy especial: después de que EEUU y la UE anunciasen medidas contra Rusia por su ofensiva en Ucrania, un proceso en el que el terreno digital está jugando un papel crítico. Mucho antes de que los tanques de Moscú se adentrasen en Ucrania, de hecho, el país había sufrido ataques de malware o DDoS con un origen presuntamente ruso. Grupos de ransomware, como Conti o CoomingProject, han mostrado ya su apoyo a Moscú y advertido de que irán contras los puntos estratégicos de sus enemigos.

"Si alguien decide organizar un ataque cibernético o cualquier actividad de guerra contra Rusia, utilizaremos todos nuestros recursos posibles para contraatacar las infraestructuras críticas del enemigo", señalaba esta misma semana Conti, grupo de ciberdelincuentes con sede en Rusia y conocido por usar ransomware para extorsionar a empresas estadounidenses y europeas.

En el polo opuesto, otro grupo de hackers, Anonymous, ha declarado la ciber guerra a Rusia. El colectivo ha asumido de hecho la autoría del ataque que ha afectado a la web del canal de noticias Russian Today. En previsión del rol que probablemente seguirá jugando la tecnología y combatir la invasión digital, la UE ha enviado a expertos en ciberoperaciones a Ucrania.

A pesar de que las tropas rusas iniciaron la invasión hace poco más de tres días, a lo largo de las últimas jornadas se han concretado ya movimientos que muestran el peso estratégico que tendrá la tecnología. El Kremlin y Meta han protagonizado ya un encontronazo que ha llevado a la primera a restringir parcialmente a Facebook tras acusarla de "censura"; Google ha tomado medidas para evitar que medios rusos obtengan dinero en sus webs, apps y vídeos de YouTube; y Kiev se ha dirigido ya a multinacionales como Apple o SpaceX para solicitar su respaldo.

En la misma línea, Ucrania ha reclamado bloquear las actualizaciones de software de Rusia y, en el que quizás sea movimiento más contundente hasta la fecha para presionar a Moscú, EEUU, la UE, Canadá y Reino Unido han decidido desconectar algunos bancos rusos de SWIFT.

Imagen de portada | Israel Andrade (Unsplash)

Temas
Inicio