Un superyate de casi 60 metros cubierto con un tejado retráctil de paneles solares: la nueva propuesta del lujo náutico

Un superyate de casi 60 metros cubierto con un tejado retráctil de paneles solares: la nueva propuesta del lujo náutico
14 comentarios

El lujo —incluso el superlujo, al alcance solo de unos pocos y afortunados bolsillos— no está reñido con la sensibilidad medioambiental. El estudio Too Design y su fundador, el veterano arquitecto y diseñador Marco Casali, acaban de demostrarlo con su última propuesta para un yate exclusivo de 56,7 metros. Además de spa, jacuzzi, gimnasio, una piscina de agua salada, una barra de bar y camarotes que nada tienen que envidiar a las habitaciones de un hotel cinco estrellas, el barco propuesto por Casali y su equipo incorpora un amplio despliegue de paneles solares.

El súper yate, bautizado VisionE y que de momento podemos disfrutar como concepto, a través de renders futuristas, incorpora un techo curvo cubierto de paneles retráctiles que pueden aprovechar hasta 62 kW de energía solar y que surten a la embarcación. En Superyacht Times precisan, eso sí, que si bien ofrece la opción de propulsarse de forma eléctrica, el navío se ha concebido como un híbrido diésel-eléctrico y puede alcanzar una velocidad de 14 nudos.

Entre otras peculiaridades, destaca su casco, diseñado para reducir la resistencia del agua, o su calado, de solo 2,6 metros, una característica que —anota Interesting Engineering— que le permite navegar en aguas poco profundas, algo especialmente útil para moverse por las Bahamas.

Lujo de alto diseño... y ecológico

Al ser retráctil, el techo solar puede abrirse para dejar a la vista una amplia terraza de casi 490 metros cuadrados dotada de piscina de hidromasaje, comedor al aire libre y salón. No es la única parte del yate dotada de un sistema hidráulico que le permite expandirse. Algo similar ocurre con los balcones de los siete camarotes, que —detalla Superyacht Times— pueden plegarse. Otro punto en el que el equipo de Casali ha trabajado la versatilidad es en la cubierta.

“Pensamos en lo inútil que es tener una piscina de agua dulce a bordo de un yate que debe llenarse y vaciarse continuamente. También existe el problema del acceso al agua dulce, que no siempre es posible. Sin embargo, la creación de una piscina de agua de mar brinda a los propietarios y la tripulación mucha más libertad y control, al tiempo que utiliza el agua libre del océano. Además, esta piscina es un garaje que se puede inundar y crear un punto de acceso muy seguro al agua”, explica el diseñador en declaraciones recogidas por Superyacht Times.

“El nombre, que en italiano significan ‘visión’, representa una evolución náutica; una visión ecológica, eléctrica y respetuosa con el medio ambiente: nuestra visiónE”, comenta Casali a Robb Report sobre el superyate. A la hora de planificar su propulsión, el diseñador se asoció con Francesco Rogantin, de Names Studio. "Francesco tiene una gran experiencia en el campo y recientemente ha estado trabajando en otras innovaciones", abunda el fundador del estudio Too Design, quien desliza que en el futuro el VisionE podría apuntar incluso al uso de hidrógeno.

109 Pool

De momento solo tenemos infografías para disfrutar del resultado y hacernos una idea de cómo será el aspecto del superyate; pero el anticipo, desde luego, es sorprendente.

Foto de portada: Marco Casali / Instagram

Temas
Inicio