Compartir
Publicidad

Cuando cientos de británicos creyeron que Júpiter y Plutón iban a hacerlos flotar

Cuando cientos de británicos creyeron que Júpiter y Plutón iban a hacerlos flotar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El 1 de abril de 1976, Patrick Moore entró en el programa matutino de la BBC Radio 2 para comentar un curioso fenómeno astronómico que estaba a punto de tener lugar. Explicó que, justo a las 9:47 de esa mañana, Júpiter y Plutón se alinearían con la Tierra produciendo un efecto gravitatorio que, previsiblemente, se notaría en todo el planeta.

Según Moore, el astrónomo más (re)conocido de la Inglaterra de la época, aquellos que saltaran en ese preciso momento notarían una breve pero significativa sensación de ingravidez. Justo después de las 9:47 las líneas de la BBC se colapsaron de gente contando que, efectivamente, habían observado esa disminución de la gravedad. El único problema es que todo era una broma.

A la BBC le encantan estas cosas

El 1 de abril (‘April fool’s day’) es el equivalente anglosajón a nuestro Día de los Inocentes y lo de Moore era, efectivamente, una inocentada. Una inocentada muy exitosa: una señora llegó a afirmar que ella y otras once amigas habían sido “arrastradas de sus sillas y orbitales suavemente por la habitación” a consecuencia del fenómeno gravitacional.

En 2008, la cadena británica anunció que se había descubierto una colonia de pingüinos voladores en la Isla del Rey Jorge, muy cerca de la Antártida. De hecho, hicieron un vídeo como habréis visto arriba. Otra muy divertida fue el documental del 57 sobre los "árboles de pasta" de los cuales los italianos recolectaban los espaguetis.

Vuelven los dragones

La BBC tiene un amplio historial de jugueteos con las bromas y la ciencia, pero no son los únicos: al ya tradicional número de broma del BJM, podemos sumar bromas muy divertidas como el traje espacial para vacas de la NASA, la falsificación de Stonehege de Martínez Ron o la que Nature publicó en 2015 sobre la existencia de dragones.

dragones

"La evidencia emergente indica que los dragones ya no pueden ser descartados como criaturas de leyenda y fantasía, y que los efectos antropogénicos en el clima mundial pueden estar allanando el camino para el resurgimiento de estas bestias", decían en Nature. Y, oye, sonaba a gran argumento frente al cambio climático.

En el 96, la Discover Magazine publicó un largo reportaje sobre una nueva partícula fundamental de la física, el bigón y tenía el tamaño de una bola para jugar a los bolos. Según los científicos, el único factor que hace que no las identifiquemos es que solo existe por una millonésima de segundo.

El artículo acababa con un pie maravilloso "¿Hay alguna posibilidad de que el bigón sea solo algún tipo de ridículo chiste del April Fool's Day, como dicen casi todos los demás físicos? 'La gente es tan cínica', responde Zweistein. 'La ciencia', señala, 'produce de forma rutinaria hallazgos que parecen demasiado maravillosos para ser creídos, y que, sin embargo, resultan ser verdaderos'".

"Muy impresionante el descubrimiento es"

Daniel Cheung 554585 Unsplash

Pero sin lugar a dudas mi broma favorita fue del CERN en 2015. Aquel primero de abril, lanzaron un comunicado de prensa con un bombazo: habían encontrado la "primera evidencia inequívoca de la Fuerza". ¡Por fin tantos millones invertidos servían para algo!

Según explicaron los investigadores, muchos detalles eran confusos y quedaba mucho por investigar, pero los resultados preliminares indicaban que este nuevo fenómeno físico podría usarse para “comunicaciones a larga distancia, influenciar las mentes y sacar cosas pesadas de los embalses”.

La investigación estuvo a cargo de un equipo de investigación liderado por el prestigioso profesor Ben Kenobi de la Universidad de Mos Eisley en Tatooine. Para que luego digan que a los científicos no les va la marcha.

Imagen | Andrés Nieto

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio