Compartir
Publicidad
Cuando Madrid y Barcelona no tenían la misma hora: el día en el que España cambió su hora por la del meridiano de Greenwich
Otros

Cuando Madrid y Barcelona no tenían la misma hora: el día en el que España cambió su hora por la del meridiano de Greenwich

Publicidad
Publicidad

El debate sobre la conveniencia de los cambios de hora se ha intensificado en los últimos tiempos. Los europeos no quieren cambiar de hora, el horario de invierno dicen que es un error... incluso se dice que España, quizás, debería estar en otro huso horario. Discusión que se quedan pequeñas comparadas con la época en la que cada provincia española tenía su propia hora local, la que era su hora solar media.

Porque antes de que se hiciese evidente la necesidad de establecer una coordinación en torno a las horas de los diferentes países a nivel internacional, a partir de una hora universal de referencia, la hora civil de España estaba fijada por el meridiano madrileño cuya longitud es de 3º 41' 16" O. Pero la de Madrid no era la hora de todo el país. Cada provincia tenía su propia hora dependiendo de su situación geográfica.

Media hora entre Madrid y Barcelona

Por hacernos una idea, la diferencia horaria entre A Coruña y Girona era de unos 45 minutos. Entre Madrid y Barcelona, las dos grandes ciudades del país, la disimilitud era de una media hora. Una circunstancia que resultaría inconcebible hoy en día, no tanto entonces.

Cada provincia española tenía una hora dependiendo de su situación geográfica, la de su hora solar media, y no la de Madrid
Sun Dial 1759241 1280

Cuando se vivía la mayor parte del tiempo en un mismo lugar y los viajes eran lentos, no suponía demasiado problema que la provincia vecina tuviese un horario distinto. Pero cuando tocaba desplazarse en ferrocarril atravesando territorios, los problemas eran evidentes.

Pese a que cada lugar tenía la hora que le correspondía, su hora solar media, aquello no resultaba práctico y en países como Reino Unido, Francia y Alemania empezaron por unificar los horarios ferroviarios a las horas de sus respectivas capitales o de Greenwich, en el caso de las islas británicas. Esta práctica dio lugar a que los relojes de las estaciones y los de los edificios oficiales diesen horas distintas en numerosas ciudades, pero se simplificó enormemente la organización ferroviaria.

El día del gran cambio horario en España

Locomotora de la Compañía de los Ferrocarriles de Madrid a Zaragoza y Alicante Locomotora de la Compañía de los Ferrocarriles de Madrid a Zaragoza y Alicante, una de las más potentes de su tiempo, fotografiada en torno al año 1920. (Archivos JPVL (Ferropedia) [CC BY-SA 3.0])

El desarrollo continuo y feliz de las líneas férreas y de navegación creando rápida facilidad en las comunicaciones y la casi supresión del tiempo en las efectuadas por corrientes eléctricas, de tal modo han reducido las distancias aproximando los momentos de ejecución de gran número de hechos, que han llegado a exigir una variación radical en el modo de contar el tiempo, unificando todo lo posible las diferencias originadas por las posiciones geográficas de los diversos puntos de la tierra.

Así comienza la exposición de motivos en la que el presidente del Consejo de Ministros del 1900, Francisco Silvela, se dirige a la regente María Cristina de Habsburgo-Lorena para que España adopte el tiempo referido al meridiano de Greenwich. Ella, atendiendo su propuesta, decretó en nombre de su hijo, el futuro rey Alfonso XIII, lo siguiente:

El servicio de los ferrocarriles, correos, telégrafos, teléfonos y líneas de vapores de la península e Islas Baleares, así como el de los ministerios, tribunales y oficinas públicas, se regulará con arreglo al tiempo solar medio del meridiano de Greenwich, llamado vulgarmente tiempo de la Europa occidental. [...]

Estas disposiciones entrarán en vigor a partir del instante en que, según el tiempo indicado en el art. l°, principiará el día 1° de enero de 1901.

Mediante este real decreto rubricado por la regente de España el 26 de julio de 1900 y publicado por la Gazeta de Madrid —el BOE de la época— el 28 de julio del mismo, se implantaba una hora oficial en España. La misma norma jurídica establecía, además, que las horas se contarían en una serie continua de 24, iniciándose el conteo en la media noche. De este modo, señala el decreto de María Cristina de Habsburgo-Lorena, se pueden omitir los términos mañana, tarde y noche.

Pero antes de que entrase en vigor este decreto tan trascendental el primer día del 1901, inaugurando el siglo XX, una real orden del 16 de noviembre de 1900 publicada en la Gazeta de Madrid el 20 de noviembre, tal y como recuerda un trabajo de Pere Planesas, se detallaban las instrucciones concretas para su aplicación práctica en el caso particular del servicio de ferrocarriles, entonces regido por la hora de Madrid: tocaba adelantar los relojes.

A las once horas cuarenta y cinco minutos (hora actual o del meridiano de Madrid) de la noche del 31 de diciembre próximo, se adelantarán quince minutos todos los relojes del servicio de ferrocarriles.

Meridiano De Greenwich Puebla Tornesa Castellon Señal que indica el paso del meridiano de Greenwich por La Pobla de Tornesa, en Castellón. (Juan Emilio Prades Bel [CC BY-SA 4.0])

Los cambios fueron trasladados más de dos décadas después a las Islas Canarias, subsanándose la falta de mención al territorio en el real decreto de 1900 y estableciéndose su hora menos respecto a la península, cerrando el círculo. Tal y como pretendía el Gobierno de la época, eliminando las diferentes horas locales se unificaba el horario en todo el territorio y, de paso, se participaba en el establecimiento de las horas internacionales al tomar como referencia un meridiano inicial único, el de Greenwich. Una recomendación consensuada por España y cerca de una treintena de países en la Conferencia Internacional del Meridiano en 1884. Paralelamente, se llevó a cabo la implantación de husos horarios mundiales.

'La Vanguardia' del 16 de noviembre de 1900 celebraba el real decreto de la siguiente manera: "Seamos justos y agradezcamos esta vez un acto que tiende a europeizarnos". Y continuaba: "Las ventajas de estas modificaciones saltan a la vista".

En las Ciencias, como en los usos de la vida civil, la disparidad de horas implica siempre trabajo enojoso y confusiones. Estas dificultades aparecen con todo su relieve en las horas de las salidas y llegadas de trenes. Siempre hay que efectuar una adición o sustracción para pasar de la hora local a la hora de Madrid, cantidad variable de una población a otra. Con la nueva reforma, la hora de los relojes oficiales es la misma que la de la estación y no hay que preocuparse en hacer cálculo alguno. Y esta ventaja no sólo es interior, sino internacional.

El único inconveniente que encontraba el autor del artículo, José Comas Solá, era uno que nos sonará: la diferencia entre la hora oficial y la solar. "Podría ocurrir, adoptando meridianos iniciales, que cuando nuestro reloj marcara las 12, es decir el medio día medio, el Sol estuviera sensiblemente separado del meridiano astronómico o no se encontrara a su máxima altura sobre el horizonte", aseguraba. "Este inconveniente, que en caso de adquirir grandes proporciones sería grave, en el caso presente no tiene ninguna importancia".

Meses antes, días después de que se publicase el real decreto, el mismo medio catalán informaba sobre cómo adaptarse al formato de las 24 horas. Lo hacía a partir de una recomendación dada por "un diplomático que veranea en San Sebastián" al corresponsal de otro medio, 'El Imparcial'. Una explicación que también fue replicada por otros periódicos de la época como 'El Liberal'.

El procedimiento consiste en restar dos unidades y tomar la última cifra del número que quede. Ese número indicará la hora antigua. Por ejemplo: para saber qué hora de las antiguas son las diecinueve, se restan dos y quedan diecinueve. La última cifra de diecisiete, esto es, siete, es el número de la hora vieja. Las quince serán las tres de la tarde. Las veintitrés, las once de la noche. Por igual procedimiento, pero sumando dos en vez de restar, se pueden fijar las nuevas horas tomando por base las viejas.

El resto, como suele decirse, es historia. Y tiempo, eso también.

Imagen destacada | manuel (CC BY-SA 2.0)

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio