Compartir
Publicidad
Cómo saber si el router de mi operadora es bueno o si debo cambiarlo (2019)
Otros dispositivos

Cómo saber si el router de mi operadora es bueno o si debo cambiarlo (2019)

Publicidad
Publicidad

El router, principal equipo de nuestro hogar digital, nos da conectividad con Internet y en red local, nos permite acceder a servicios en streaming, jugar online, navegar por la web, hacer videollamadas, acceder al correo electrónico y dar soporte a los equipos "inteligentes" de la casa.

Sin embargo, es un elemento desconocido para una gran masa de usuarios que tras ser instalado por el técnico de la operadora y averiguar la clave de la WiFi probablemente pasará los días camuflado en el salón, sin que le prestemos atención, gobernando en segundo plano el comportamiento de nuestro acceso a Internet.

Mientras todo funciona a la perfección no hay problema, pero cuando empezamos a sufrir ralentizaciones, cortes en la conexión inalámbrica, parones en los vídeos o exceso de ping en los juegos entonces nos surge la duda: ¿Es suficientemente bueno el router que me ha instalado de serie mi operadora o sería conveniente cambiarlo por uno mejor?

Evaluando nuestras necesidades

En los últimos años hemos venido haciendo un repaso periódico por la oferta de routers que nos ceden las operadoras al contratar sus servicios, llegando a la conclusión de que progresivamente han ido mejorando las capacidades de éstos tanto en velocidad como en prestaciones adicionales.

Sin embargo no debemos olvidar que este tipo de dispositivos tienen una sola razón de ser: dar soporte básico a las actividades que hemos contratado con la operadora y en el mejor de los casos estar preparados también para futuras actualizaciones y mejoras en el servicio. Es decir, dependiendo del tipo de acceso al que estemos suscritos dispondremos de un router con mayores o menores prestaciones.

Router

El router cedido por nuestra operadora suele ofrecer las prestaciones justas para acceder a los servicios que tenemos contratados

Por ejemplo, si solo tenemos cobertura de ADSL lo habitual es que nos proporcionen un router con poca capacidad de procesamiento y conectividad muy limitada, tanto en las redes locales con puertos que no superarán los 100 Mbps y en la interfaz WiFi que con suerte será de tipo N a 150 Mbps.

Si contamos con cobertura de fibra óptica la situación mejora considerablemente, ya que en los últimos años las operadoras han apostado por equipos mucho más potentes que estén preparados para velocidades de hasta 1 Gbps (aunque tengamos contratado un acceso más lento de por ejemplo 100, 300 o 600 Mbps), lo que se ha traducido en puertos Ethernet e interfaces inalámbricas mucho más veloces.

¿Es entonces el router de mi operadora suficientemente bueno? Pues dependerá del uso que vayamos a hacer de nuestra red local, de los servicios digitales a los que accedamos y sobre todo de cómo se comporte en el día a día. Si en general satisface nuestras necesidades con buena velocidad, estabilidad, suficiente cobertura de la red inalámbrica en todas las habitaciones y respuesta razonablemente rápida probablemente no tengamos la necesidad de buscar otro modelo o alternativa.

Si por el contrario, y a pesar de tener contratada una buena conexión con nuestro ISP, sufrimos de cortes frecuentes en la WiFi, baja velocidad de acceso a Internet, poco radio de cobertura inalámbrica, cuelgues ocasionales del propio router, parones continuos en los servicios de vídeo como YouTube o Netflix incluso cuando estamos accediendo por Ethernet o problemas similares, entonces quizá debamos tomar algunas medidas que mejoren o sustituyan a nuestro querido equipo.

Lo mínimo que le pediría a un router en 2019

D Link Dir1960 02

Los routers son complejos sistemas informáticos que incluyen procesadores, coprocesadores, puertos de entrada y salida, memorias RAM y sistemas operativos, características que en muchos casos no están especificadas claramente en los escuetos manuales de usuario incluidos en la caja.

De ahí que resulte difícil valorar si un modelo es mejor que otro atendiendo únicamente a este tipo de parámetros, sobre todo en los equipos cedidos por las operadoras, donde las instrucciones en papel además suelen brillar por su ausencia remitiéndonos, en el mejor de los casos, a un enlace web con escasa información técnica y habitualmente de poca utilidad.

Sin embargo, sí hay algunas características o funcionalidades que deberíamos pedirle a un router en 2019 para que sea capaz de ofrecer unas mínimas prestaciones. Para empezar, es recomendable contar con 3 o 4 puertos Ethernet Gigabit libres que nos permitan mover grandes cantidades de datos por la red local. Pero también son necesarios si queremos contratar conexiones de fibra superiores a 100 Mbps y vamos a usar enlaces cableados en casa.

Los puertos clásicos a 10/100 Mbps pueden seguir siendo válidos para conexiones de ADSL, pero si nuestro router solo tiene este tipo de conexiones estaremos limitando las posibilidades de la red interna a la hora de transmitir contenidos de vídeo 4K o conectar varios equipos simultáneamente a la máxima velocidad.

Back Of Linksys Max Stream Router Mr8300

En cuanto a la conectividad WiFi, lo mínimo que podemos pedir a un router este 2019 es que tenga interfaz WiFi N en 2,4 GHz de por lo menos 300 Mbps y a ser posible es recomendable que se acompañe de una interfaz complementaria WiFi AC en 5 GHz que nos permita conectar televisores, reproductores multimedia y sistemas auxiliares de alta velocidad, aunque sea solo en la habitación donde está el router, puesto que la capacidad de penetración en esta banda es inferior a la obtenida en 2,4 GHz.

También es recomendable contar con algún tipo de conectividad extra en forma de puertos USB 2.0 o 3.0 si queremos compartir contenidos en streaming con todos los equipos de la red simplemente conectando una memoria o disco duro al router, usarlo como sistema de copia de seguridad automatizada, centro de impresión local, e incluso para ir guardando las descargas BitTorrent si el router puede funcionar como un cliente de esta red P2P o para montar un servidor FTP, aunque estas últimas son funciones más típicas de un NAS que probablemente nos dará además mejores prestaciones.

Una de las quejas más frecuentes con los routers de las operadoras es la relacionada con las limitaciones y bloqueos de algunas funciones en la interfaz de usuario

Por último, otro punto que debemos pedirle a un router moderno, ya sea del ISP o neutro, es que incorpore una buena interfaz de usuario, sencilla de usar pero potente que nos permita configurar los parámetros más habituales (como contraseñas, apagar y endender la WiFi, cambiar los canales de frecuencia y la potencia, etc.) rápidamente y sin perdernos en menús eternos. Este suele ser un punto que no cumplen habitualmente los equipos cedidos por las operadoras, ya que muchas de estas opciones están bloqueadas de serie obligándonos a comprar un equipo adicional si queremos acceder a ellas.

Antes de comprar nada intentemos optimizar

Pero antes de ir como locos a una tienda a comprar un nuevo modelo debemos pensar si estamos haciendo todo lo posible por explotar las posibilidades de nuestro equipo. Por ejemplo, ¿hemos configurado correctamente la conectividad inalámbrica?

Es muy habitual tener una pésima cobertura WiFi incluso estando pegados al router y lamentarnos de la poca calidad de éste pensando que con uno de otra marca lograremos una mayor velocidad de conexión. Luego vamos al comercio, compramos la última maravilla del mercado y tras instalarlo en casa apenas hay diferencias. ¿Es igual de malo que el que teníamos? Probablemente el problema esté en la saturación de las bandas WiFi y no en el router.

canal WiFi

Tras poner en marcha un nuevo router debemos comprobar que ha sido capaz de elegir la banda de frecuencias más adecuada para nuestra vivienda

Lo primero que conviene hacer tras poner en funcionamiento un nuevo router es verificar que ha sido capaz de elegir la banda de frecuencias más adecuada a nuestra vivienda. Generalmente estaremos rodeados de vecinos con sus propias redes WiFi que interferirán en la nuestra reduciendo su velocidad y cobertura.

Tanto, que en los casos más extremos apenas podremos conectarnos. La solución, si hay bandas libres, es relativamente sencilla y pasa por cambiarnos a una menos saturada, como ya hemos visto en anteriores ocasiones.

También es conveniente optimizar qué equipos conectamos a cada interfaz de conexión. Por ejemplo, los que más ancho de banda consumen (televisor, reproductores multimedia, PC de sobremesa o NAS) suele ser conveniente conectarlos por cable Ethernet para aprovechar la mayor velocidad de éstos y dejar libre la conexión WiFi para los smartphones, tabletas y PCs portátiles.

PLC

Por último, no está de más complementar las conexiones del router con otras tecnologías que nos ayuden a llevar la conectividad a las habitaciones más alejadas de la casa. Por ejemplo podemos montar una red híbrida PLC-WiFi que libere parte del espectro inalámbrico creando un nuevo punto de acceso WiFi o cableado solo en la habitación que queramos.

¿Sustituir o complementar?

wifi

Si tras tratar de optimizar seguimos necesitando más prestaciones y/o una conectividad más potente para nuestra red local entonces probablemente necesitaremos dar el paso y optar por un nuevo equipo que potencie la conexión de red.

Sin embargo, antes de adquirir un nuevo router hemos de tener en cuenta que, en general, la mayoría de modelos neutros (sin marca de operadora) que encontraremos en las tiendas no sirven para todos los servicios de nuestro ISP, no son 100% compatibles, o la configuración que habría que hacer no es inmediata ni está al alcance de todo el mundo.

En el mercado podemos encontrar multitud de routers neutros pero solo unos pocos de ellos vienen con módem ADSL o de cable incorporado, imprescindible si tenemos una de estas conexiones. Menor aún es el número de modelos que podemos conectar a una red óptica y son compatibles con los servicios de VoIP y TV de nuestra operadora.

WiFi

Por ello, si lo que queremos es un router que sustituya por completo al que ya tenemos puede que tengamos dificultades para encontrarlo y debamos optar más por complementar nuestro modelo actual que por reemplazarlo por completo. Es decir, probablemente la mejor opción sea que completemos y mejoremos nuestra conexión con otro dispositivo más avanzado que se encargará de gestionar una parte de la red local interna, pero manteniendo el router de la operadora como nodo central.

En este punto tenemos varias opciones. Por ejemplo, si el problema está en la red inalámbrica podemos optar por usar algún punto de acceso que genere una red WiFi propia de mayor calidad prescindiendo de la del router de nuestra operadora.

También están cobrando mucha importancia en los últimos años las denominadas redes Mesh o redes en malla que establecen una red inalámbrica por toda la casa situando varios dispositivos en diferentes habitaciones y conectándose todas ellas al router de la operadora por cable Ethernet.

Por último, una opción muy sencilla y que suele dar buenos resultados (salvo algún cuelgue ocasional) son los adaptadores PLC, ya sean con conectividad WiFi o sin ella, permitiéndonos llevar la conexión hasta todas las habitaciones a través de la red eléctrica de la casa. Son un buen complemento al router básico puesto que extienden la conexión más allá de la cobertura WiFi estándar, aunque no están exentos de problemas.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio