Compartir
Publicidad
Publicidad

Sony Vaio X Series, lo probamos

Sony Vaio X Series, lo probamos
Guardar
24 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tras haber podido observar el Sony VAIO X Series durante "la IFA de este año":https://www.xataka.com/eventos/un-paseo-por-la-ifa-2009-sony-i, ya teníamos ganas de tener el modelo final en nuestras manos para comprobar si esa ligereza prometida era real o solo una ilusión que no podía ser cierta.

Pero tras haber tenido un par de días en nuestras manos este portátil ultradelgado podemos confirmar que su peso de 780 gramos en el modelo que hemos probado lo hace sorprendentemente ligero. Tanto que no parece que lo llevemos encima en ningún momento. Claro que hay un precio a pagar a cambio y no es solo monetario.

Sony VAIO X Series, sus especificaciones

Sony permite personalizar diversas opciones de su portátil, por lo que merece la pena darle un repaso a las especificaciones del modelo que hemos estado probando nosotros. En su interior encontramos un procesador Intel Atom Z540 a 1.86 GHz, que denota un poco por donde van los tiros en este ordenador.

Es evidente que con un procesador así no debemos esperar un rendimiento extremo. No está pensado para editar vídeos o para realizar tareas que requieran gran capacidad de proceso. Su ligereza y transportabilidad es la gran baza del ultraportátil y eso no conjuga bien con el rendimiento.

Sony VAIO X Series

A ello se le suman 2 GB de RAM y un disco SSD de 128 GB para el almacenamiento, más que suficiente para la gran mayoría de usuarios. Si necesitamos aumentar el espacio, dispone de ranuras tanto para tarjetas SD como Memory Stick, notándose ahí quien es el fabricante.

La pantalla tiene un tamaño de 11.1 pulgadas y una resolución de 1366 x 768 píxeles, más que adecuada para ese tamaño, al contrario que el otro ultraportátil de Sony.

Conectividad Wi-Fi, 3G, Bluetooth y Ethernet vienen de serie con él, así como una webcam integrada.

Sácalo de la caja y harás ¡wow!

Dicen que las primeras impresiones son las que valen y, de ser cierto, el Sony VAIO X Series sería el ordenador perfecto. Su diseño externo es realmente atractivo, su tacto es agradable, con una carcasa de fibra de carbono, y la delgadez asombra solo verlo.

Sony VAIO X Series

Uno se pregunta como han metido todo eso ahí dentro, una buena señal para el equipo de ingenieros de Sony. Ahora bien, las segundas impresiones también hay que tenerlas en cuenta, especialmente si buscamos un equipo con el que trabajar habitualmente de forma cómoda.

Ahí nos encontramos con que el teclado no es tan bueno como en otros equipos y cuesta bastante hacerse a él. Las teclas están bastante separadas, lo que facilita que no nos equivoquemos pulsando la que no toca, pero también hace que estas sean muy pequeñas. Sinceramente, hubiera preferido teclas más grandes y más juntas.

Sony VAIO X Series

La disposición del teclado es, además, algo extraña, resultando especialmente molesta la disposición de la tecla Shift derecha. A ello le sumamos que el recorrido de las teclas es escaso, consecuencia del grosor del portátil, lo que hace que también haya que acostumbrarse a ello.

El trackpad es otro de lo puntos que no nos acaba de convencer, debido a su escaso tamaño. Una pena, pues, al menos en el exterior, hay suficiente espacio para que este sea más grande. Teniendo en cuenta que es multitáctil y podemos poner más de un dedo en él se hubiera agradecido. Los dos botones también aducen de lo mismo, escasez de tamaño.

Le añadimos a eso la sensación de fragilidad de la pantalla al abrir el ordenador. Si este es delgado, la pantalla lo es todavía más, por lo que resulta ligeramente flexible. De todo modos esto nos es un problema, ya que está diseñada para funcionar así.

Un punto negativo final es la incorporación de una salida VGA en lugar de una HDMI, que hubiera sido mucho más adecuada tanto por diseño como por delgadez del puerto. Una extraña decisión por parte de Sony.

¿Sirve para trabajar?

Sony VAIO X Series

Por mucho que el aspecto externo sea el ideal, el Sony VAIO X Series nos debe servir para trabajar, como cualquier otro ordenador, por lo que debemos tener en cuenta cuáles son nuestras necesidades a la hora de decantarnos por un ordenador como este.

Lo primero es pensar que en su interior tenemos un procesador Atom, por lo que el rendimiento no será el mismo que el de un portátil convencional. A cambio, con 2 GB de RAM y Windows 7 Profesional funcionando sobre él, tenemos una máquina más que adecuada para un montón de tareas.

Navegar por la red, editar documentos, leer el correo,... son algunas de las funcionalidades más usadas y funcionan perfectamente en este ordenador. El X Series es capaz de mover sin problemas un entorno de trabajo normal, aunque no conviene forzar la máquina.

Ahora bien, si en la mayoría de ultraportátiles nos movemos en el rango de los 300-400 euros, el Sony VAIO X Series dispara su precio a las nubes. Concretamente, el modelo del que estamos hablando tiene un coste de 1499 euros, con el que podríamos comprar un portátil de gama bastante alta.

Sony VAIO X Series

Con este precio estamos pagando la delgadez y la ligereza, además de la integración del 3G y de una teórica muy buena autonomía, aunque no nos hemos podido detener a comprobar si las ocho horas que afirman que puede estar funcionando son ciertas.

Por tanto, un portátil enfocado a ejecutivos que necesiten llevar siempre el ordenador encima y conectado y no quieran notar su peso. El resto nos conformaremos con modelos que cuestan 1000 euros menos.

Más información | Sony.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos