Publicidad

Tener la casa limpia y ordenada afecta a tu salud mental (para bien, claro)

Tener la casa limpia y ordenada afecta a tu salud mental (para bien, claro)
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Aunque suene a tópico —todo tópico alberga su buena parte de certeza—, tener un espacio recogido, ordenado y limpio en el que vivir y trabajar repercute en nuestra salud mental. La productividad va directamente aparejada con un entorno bien ordenado en el que haya un equilibrio entre el espacio libre y el disponer de nuestros objetos más necesarios con facilidad.

No lo decimos nosotros, sino los muchos estudios de referencia. Aquellas personas que conviven en ambientes caóticos y desordenados cuentan con un mayor índice de cortisol, lo que redunda en un mayor estrés. Expertos como Peter Walsh insisten en esta correlación en los patrones diarios de humor y organización. Algo que, a largo plazo, afecta a nuestra salud mental. En The Way Pointe lo resumían de forma sencilla: 20 minutos ordenando puede «reducir considerablemente los síntomas de ansiedad o depresión».

Si corrientes como la de Marie Kondo han gozado de tanto éxito es debido a la certeza que subyace en su filosofía: la limpieza y el orden nos viene genial, nos hace sentir más seguros e incluso felices, nos desprende de cierto sentimiento de deuda o culpa. Y más allá de esta metafísica, un hogar limpio disminuye la cantidad de ácaros y otras muchas partículas dentro del polvo en suspensión. Lo que viene a concluir en una mayor calidad del aire. Alérgicos y asmáticos saben bien de qué hablamos.

Orden en tiempos de caos

orden

La pregunta clave es ¿por qué nos da por limpiar y ordenar cuando estamos estresados? Es sencillo. Y tiene nombre propio. Se llama homeostasis, y hace referencia a esa búsqueda del ser humano por un equilibrio en el cual la limpieza y el orden contribuyen de manera notoria. Es algo catártico, algo asociado a la simbología del “empezar de cero”.

El método Konmari se basa en una tradición nipona, Oosouji, que significa literalmente “la gran limpieza”. ¿Espiritual? No, un zafarrancho exhaustivo en casa. Si fregar el suelo, para algunas personas, produce efectos similares a la meditación, siempre será mejor limpiar que tomar calmantes. Y, de paso, evitamos el desorden.

Además, parte de la limpieza proactiva puede considerarse ejercicio físico. No bromeamos: un estudio del Instituto Good Housekeeping constató una quema promedio de 602 calorías tras dos horas tareas del hogar. Durante dos horas andando quemamos entre 100 y 150 calorías. Ya te haces una idea.

Una limpieza que podemos concentrar recurriendo a un robot aspirador, el nieto de la escoba y el dispositivo más eficaz para estas tareas. Orden, salud y bastante de ciencia. Pero que nadie imagine esos aspiradores convencionales que te acaban destrozando la espalda. La evolución ha pasado por cualquier gadget, y Roborock H6 no solo permite limpiar sin agacharse todo tipo de superficies, sino que hace de esta tediosa tarea un proceso sencillo y rápido.

Una solución para varios poblemas

¿Y qué es Roborock H6? Una aspiradora de mano inalámbrica. Sin cables, sin nudos ni pesos de más. Fundado en 2014, Roborock es un fabricante experto en robot aspiradores, con presencia en 40 países. Iteración tras iteración, el último modelo H6 Adapt toma estos años de experiencia y los lleva a un aspirador de vanguardia, capaz de cubrir todas las tareas clásicas. De hecho, el último modelo pesa 1,4 kg, menos que muchos portátiles, una ventaja que lo hace fácilmente manejable con una sola mano.

Este Roborock H6, un genial compañero del orden y la limpieza, exhibe 150 AW de potencia de succión, 420 de potencia de motor, batería de 80 Wh —menos de cuatro horas por recarga—, pantalla OLED de 1,3’’, peso de apenas 1,4 kg, depósito y filtro removible y lavable, cinco capas de filtrado de aire y regeneración energética en modo apagado. Para entender mejor este filtrado HEPA, recurramos a un ejemplo: todas las partículas de hasta 0,3 micras quedan atrapadas para no volver a salir. 0,3 micras es el tamaño de los virus más grandes. Además, estará de oferta con un 60% de descuento en eBay hasta el 21 de mayo.

Hablábamos de los ácaros y las alergias con intención, ya que este robot elimina más del 99,9% de los alergenos mientras limpia. Su sistema de purificación de aire de 5 etapas filtra de tal manera que captura ácaros, caspa de mascotas, polen y otros cuerpos que enturbian el ambiente. Así no solo erradica la suciedad, sino que mantiene el aire más limpio.

Otro punto negro en las aspiradores es su ruido atronador. Cuando cada vecino comienza su rutina, los domingos tranquilos se convierten en un rugido atronador entre todo el bloque.

El citado Roborock H6 cuenta con un motor sin escobillas de 420 W diseñado para evitar esta máxima, la fricción y el ruido extra. Sin levantar polvo ni decibelios de más —unos 65 dB en su modo de máxima potencia—, sus cerdas antiestáticas de fibra de carbono se mueven a cerca de 4.000 rpm por un compuesto de engranajes planetarios. P epicicloidales, para dar un nombre más exacto.

El Roborock H6 se acompaña de distintos accesorios; además del cepillo principal y el pequeño para remover el polvo, cuenta con varias herramientas para limpieza de grietas y techos, tubos extensibles, un minicepillo motorizado idóneo para aspirar colchones y tapizados, así como una estación de carga —Roborock H6 usa batería Li-Po— y otros elementos para hacer cómoda la que muchos consideran la tarea más aburrida de todas con permiso de la lavadora: barrer los suelos.

Además, esta es la primera semana de venta y, por ello, tiene un precio especial en Amazon y Geekbuying: pasa de 399 euros a 339 euros (solo del 14 al 21 de mayo)

Confinados, pero no agobiados

limpiando

Si has visto ese meme sobre los «dos tipos de personas tras el confinamiento» —quienes conserven su hogar impoluto y quienes tengan cada habitación hecha un basurero— ya te haces una idea. Llevamos semanas en casa y, aunque poco a poco la desescalada va desplegándose, lo cierto es que aún nos queda una temporada donde se da una interesante paradoja: la nueva normalidad se parece más al confinamiento que a la normalidad anterior a la epidemia.

Eso sí, poco de normal tiene pasar horas y horas en casa cuando antes, muchos de nosotros, apenas la pisábamos nada más que para dormir. Sí, tenemos delante una oportunidad para desconectar del estrés de oficinas y las rutinas del transporte público…, pero también puede ser algo difícil de llevar si no eres una persona ordenada.

Familia

Con herramientas como Roborock H6 y aplicaciones gratuitas como Google Calendar, podemos gestionar nuestra agenda y pautar dos o tres pausas diarias. Así cogemos aire y ponemos orden, físico y mental.

Nos levantamos del escritorio o donde quiera que estemos, cogemos la aspiradora y a sanear un poco. En la siguiente pausa, podemos fregar los platos y poner orden en la cocina, el baño o donde más se imponga la necesidad. El orgullo de mirar tus estancias y verlas saneadas redundará en tu percepción de tu propio entorno. Y esto es un punto clave para estas duras semanas donde veremos más tiempo nuestras cortinas, paredes y ventanas que a nuestros seres queridos. Una genial manera de construir rutinas para superar los momentos más difíciles.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios