Estoy aburrido del iPhone 13 Pro y buscarle sustituto está siendo un infierno

Estoy aburrido del iPhone 13 Pro y buscarle sustituto está siendo un infierno
119 Comentarios

Soy usuario de iPhone y Android. Al encargarme de buena parte de los análisis en Xataka, paso más de la mitad del mes con los móviles que pruebo y el resto del tiempo con mi iPhone 13 Pro personal. Llevo usando iPhone desde el 7 y se me antoja un cambio. No porque haya un Android mejor, no porque el iPhone sea peor. Simplemente, me apetece tener un Android como móvil personal, al menos una temporada.

Qué difícil es esto y qué mal lo están haciendo los fabricantes dejando de lado a los móviles compactos. Quiero contarte por qué veo tan difícil encontrar un sustituto, por qué me siento encerrado en el ecosistema de Apple, y porqué no parece que nada vaya a cambiar en el corto plazo.

Mi punto de vista es el de un apasionado tech. Si un móvil me convence, lo compro, independientemente del sistema operativo que lleve. Anticipo esto para, en la medida de lo posible, evitar en los comentarios la manida guerra Apple vs Android a la que tanto invitan este tipo de artículos.

El drama del tamaño

Google Pixel 4a

Encontrar móviles compactos en Android es un drama. Encontrar móviles compactos de gama alta que no renuncien a las specs de sus hermanos mayores, imposible. ¿Por qué no hay un S22 Ultra de menos de seis pulgadas? ¿Por qué no hay un Pixel Pro pequeño? Lo más cercano a un iPhone 13 Pro, actualmente, es un Samsung Galaxy S22 o un ASUS Zenfone 9.

En el ecosistema de fabricantes Android, comprar el modelo pequeño es comprar el modelo menos ambicioso

El ASUS se queda algo corto al carecer de teleobjetivo (un punto que me es imprescindible) y el S22, pese a ser un gran dispositivo, está lejos del S22 Ultra. La única diferencia entre un iPhone 13 Pro y un iPhone 13 Pro Max, por cuestiones físicas, es la batería. Por lo demás, estás comprando el mejor teléfono de la compañía, independientemente del tamaño.

Los fabricantes Android no aplican esta filosofía. Si te compras el móvil pequeño te compras un móvil peor. Lo de empujarte a modelos gigantescos para disfrutar de lo mejor nos deja en la estacada a los que queremos teléfonos compactos. Quiero lo mejor, pero lo quiero en formato de bolsillo.

No quiero llevar una Powerbank encima

Test batería Xataka

Hace unos años, todo eran memes acerca de vivir pegado al cargador si tenías un iPhone. Ahora no hay rival en relación tamaño/autonomía con los iPhone. El Pro Max barre a su competencia (otro asunto es la carga rápida), y no hay móvil compacto que se acerque a las cifras el iPhone 13 Pro.

Con unos escasos 3.095mAh el iPhone 13 Pro me ofrece mejores resultados que unos cuantos gama alta Android con 5.000mAh. Pero no quiero entrar aquí en una guerra de horas de pantalla y cifras. Dejémoslo en que el iPhone 13 Pro me dura todo el día, mientras que mi experiencia con móviles pequeños en Android ha sido terrible. Sudando sangre para llegar a la noche con algo de batería restante.

No entiendo qué pasa con Android y el vídeo

Comparativa

Otro punto fundamental para mí, tanto por ocio tanto por generar ingresos por contenido en redes sociales, es la grabación de vídeo orientada a un nivel más profesional. Hay exponentes en Android que lo hacen bien, pero el iPhone barre. Ni que decir tiene que al subir los contenidos a RRSS con Android, la calidad es ínfima. El bitrate cae, he observado incluso pérdida de color analizando el histograma y la compresión del audio es terrible.

Problemas del primer mundo que afectan a un porcentaje mínimo de usuarios. Pero entre ellos estoy yo. Como anécdota curiosa, un mes en el que estuve subiendo contenidos a TikTok con un Android tuve una caída de más del 50% en visitas. Tras volver al iPhone volví a mis números habituales. El algoritmo analiza la calidad de los vídeos y premia los de mayor calidad.

Apple sabe encerrarte en su ecosistema

Apple

Odio la palabra "ecosistema" cuando se habla de Apple. Se ha convertido en un término bastante fanático que pareciera reflejar que, si tenemos Android y Windows, no podemos hacer que nuestros dispositivos se conecten. Pero entiendo por qué se habla tanto de esto, porque Apple sabe muy bien cómo encerrarte dentro de dicho ecosistema.

La velocidad de transferencia de AirDrop, en mis pruebas, ha llegado a superar a la de un Android con memoria UFS 3.1 conectado al PC por cable C. El portapapeles universal (copiar un texto en Mac y pegarlo en iPhone, y viceversa), que los productos se conecten con tan solo acercarlos al teléfono, usar el iPhone como webcam en el PC de forma nativa...

Incluso productos tan mundanos como los AirTag están muy lejos de rivales como SmartTag (que necesitaban prácticamente un milagro para poder localizar un dispositivo). Y ni que decir tiene que, con el dineral que cuestan los productos de Apple, no me convence la idea de no poder usarlos si salgo de su ecosistema.

El dinero que se invierte en Apple, en Apple se queda. Si queremos volver a Android habrá que volver a pasar por caja

Luego está el tema de que todas las apps que hayas pagado en el iPhone no están compradas en Android. Tras años usando Apple, hablamos aquí de cientos de euros que tendría que volver a pagar. Terrible.

Las chorradas de Apple que no se han alcanzado

Y luego están las tonterías. Cada usuario tiene las suyas. En su mes de uso con el iPhone 13 Pro mi compañero Javier Pastor echaba de menos el Always On Display, no estaba del todo contento con el sistema de localización y, sobre todo por estar fuera del ecosistema Apple, no disfrutó de las bondades prometidas. Algo comprensible, ya que la gracia de usar un iPhone es que el resto de los productos de casa sean de Apple.

Estamos en 2022, y en Android la vista previa de la cámara sigue siendo malísima.

Yo también tengo mis manías, por supuesto. El sistema de gestos de Android me parece terrible. En apps como Twitter, por ejemplo, es fácil invocar el menú lateral, cuando lo que queremos es volver atrás. Por otro lado, salvo en los Google Pixel, la vista previa de la cámara no muestra el HDR, por lo que se ve todo quemado hasta que abres la foto en la galería.

Apple sabe cuidar las tonterías. A principios de semana viajé en grupo, llevando todos la tarjeta de embarque en el teléfono. Algunos tuvieron problemas, ya que llevaban el brillo bajo y el lector no reconocía el boarding pass. En el iPhone el brillo sube automáticamente cuando abrimos la cartera con un QR. Auténticas chorradas, sí, pero chorradas que deberían implementar todos los fabricantes y que facilitan la vida.

Esta lista es tan interminable como subjetiva, así que la resumo en que hay una serie de funciones automáticas en Apple que hacen que la experiencia de uso sea excelsa en aspectos que Android ha olvidado por completo.

Cada uno es de su padre y de su madre, o eso dicen

iPhone

Es poco probable que, con este texto, algún usuario acérrimo de Android llegue a entender lo fácil que se hace la vida con un iPhone. Al igual que es poco probable que nadie convenza a un usuario de iPhone de que su Android hace lo mismo por menos dinero.

Yo lo he intentado, pero no hay manera de soltarme de las garras de Apple. Sigo disfrutando como un niño pequeño de cada Android que analizo, pero en mi bolsillo seguirá el iPhone durante una buena temporada.

Temas
Inicio