Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Y si los smartphones fueran el cerebro perfecto para los coches autónomos?

¿Y si los smartphones fueran el cerebro perfecto para los coches autónomos?
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Es curioso, pero un camino de investigación relativamente nuevo como el de los vehículos autónomos, puede ayudar a otro perfectamente instalado como el de los smartphones. Ayudarlo a mejorar en labores de navegación, y en eso están trabajando unos investigadores de la Universidad de Cambridge.

Resumiendo mucho el asunto podríamos decir que quieren transportar a los teléfonos las técnicas de navegación que se utilizan en los coches autónomos. El equipo de desarrolladores considera que pueden hacerlos mejorar en esas operaciones, incluso si no tienen información de posicionamiento como las que les ofrece el receptor GPS integrado.

Hay dos desarrollos bien diferenciados en el trabajo de la Universidad. El primero conocido como SegNet consigue reconocer la escena que tenemos por delante. Utilizando la cámara del smartphone, SegNet reconoce y clasifica elementos en doce categorías diferentes: carreteras, señales de tráfico, peatones, árboles, cielo, ciclistas, edificios, etc.

El equipo presume de que su sistema, con únicamente cámaras, es capaz de realizar el reconocimiento en situaciones complicadas de luz, incluso llegando la noche. Vamos a conocerlo en funcionamiento:


El segundo sistema tiene que ver con el posicionamiento. Basándose en la escena que tiene delante, el teléfono puede reconocer dónde se encuentra, y para ello utiliza la geometría de los edificios y calles. Por ahora sabe moverse por el centro de Cambridge, demostrando ser más preciso que un GPS convencional.

Ambos sistemas forman parte de la tecnología que se está probando a diario en coches autónomos, a los que hay que sumar una potencia de proceso más poderosa y sistemas basados en láser y radares. Lo interesante del asunto es que todo lo que se consiga avanzar desde los teléfonos puede repercutir de forma directa en la inteligencia de los coches.


Los videojuegos también tienen algo que decir

Los teléfonos pueden ayudar en el desarrollo de los coches autónomos, pero también los videojuegos. Ford es una de las empresas que toma este camino, desarrollando software que consigue poner en límites al sistema inteligente de los vehículos.

La idea pasa por acelerar de forma importante el aprendizaje de la inteligencia artificial de los coches. Días de trabajo real pueden ser avanzados en cuestión de minutos en una simulación similar que se realize en un videojuego, dentro de una habitación. Dicho sea de paso, Ford es uno de los fabricantes que utiliza la ciudad M City, creada especialmente para el desarrollo de los coches autónomos.

Más información | University of Cambridge

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos