Compartir
Publicidad
Publicidad

Los narvales, los peculiares ayudantes que ha fichado la NASA para saber cuánto le queda al hielo de Groenlandia

Los narvales, los peculiares ayudantes que ha fichado la NASA para saber cuánto le queda al hielo de Groenlandia
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La NASA dice "OMG" ante el cambio climático, literalmente. Aunque en esta ocasión no se trata de las populares siglas para Oh my God! (¡Oh, Dios mío!), sino de las de un proyecto para estudiar el deshielo en la bella Groenlandia en el que los narvales ejercerán de investigadores aprovechando que para ellos que los polos se derritan es, en cierto modo, una "buena noticia".

Se trata de un proyecto de la agencia estadounidense con unas siglas curiosas (OMG), que se corresponden a Oceans Melting Greenland. En él trabajan científicos de varias disciplinas y universidades, pero también estos particulares cetáceos, aprovechando que en su día a día se sumergen a profundidades difícilmente accesibles para el ser humano y cuya investigación con vehículos especiales resulta compleja y cara.

Calculando el deshielo desde los cielos y desde las profundidades

OMG tendrá una duración aproximada de cinco años, en los cuales se monitorizarán los niveles de agua y los cambios de temperaturas de la placa continental en la que se encuentra Groenlandia. El objetivo es tener unos datos más exactos de las corrientes que fluyen desde el suelo marino de la zona, cuya geografía describen como "complicada" en la presentación del proyecto y está relacionada con el nivel que el océano Atlántico puede alcanzar.

Estas corrientes (de agua salada) que vienen del interior tienen una temperatura más alta, de modo que al alcanzar los fiordos derriten el hielo del glaciar. Lo que se hará en OMG es medir el volumen de estas aguas a mayor temperatura cada año para calcular la relación con el volumen de deshielo, el cual está teniendo consecuencias bastante preocupantes.

Omg

¿Y los narvales? Tal y como describe a Bloomberg Kristin Laidre, bióloga marina de la Universidad de Washington, "los narvales son oceanógrafos". La clave es la alimentación, dado que el deshielo trae consigo que haya más plankton y krill disponible y ésta y otras especies de cetáceos lo buscan a profundidades de hasta 1.800 metros, justo donde OMG quiere poner los ojos.

Con todos los datos esperan tener una estimación más precisa del aumento del nivel del mar global

Además de a los narvales, OMG recurrirá durante la primavera al GLISTIN-A, un interferómetro (un instrumento óptico para medir distancias con precisión) que sobrevolará el glaciar en el avión G-III de la NASA. Otro G-III actuará en verano realizando 250 tests de salinidad, temperatura y volumen de las aguas, y con todos los datos esperan tener una estimación más precisa del aumento del nivel del mar global.

Narval Invest Narval al que se le ha colocado un dispositivo de rastreo.

Los animales marinos, esos útiles investigadores

La comunidad científica (y todos nosotros) podemos estar agradecidos de las pistas que nos dan narvales, tiburones y otras criaturas cuya anatomía y características les convierten en eficientes submarinos. El OMG no es ni mucho menos el primer estudio en el que se recurre a animales para ver de más cerca el fondo marino, ya en 2010 se recurría por primera vez a focas para mapear los suelos de la Antártida, un trabajo realizado por Laurie Padman, Daniel P. Costa y otros investigadores, combinando el trabajo de los mamíferos con el uso de satélites.

El de los cetáceos y otras especies es, además, un recurso más económico que el equipamiento habitual necesario para explorar el suelo marino. En esta ocasión contribuirán a determinar con más precisión el ritmo en el que el hielo desaparece, concretamente el de Groenlandia, dado que según explicaba Josh Willis (jefe del proyecto OMG) los estudios dan una variedad demasiado amplia de resultados, entre 50 y 1.000 años para la desaparición del hielo groenlandés, y es esto lo que quieren aclarar, determina.

Hielo

La otra consecuencia del deshielo, a parte de la desaparición de la superficie de las regiones polares, es que dado el aumento del nivel del mar las que vayan desapareciendo también sean las costeras. Se calcula que si Groenlandia se derrite el nivel del mar aumentaría unos 6 metros, por lo que hay ciertas áreas amenazadas por el deshielo y el cambio climático, quizás quieras consultar si la que tú vives forma parte de ellas.

Imagen | Dónde vive En Xataka | Y al final se rompió: el enorme iceberg de Larsen C en la Antártida es mucho más grande de lo que se esperaba

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos