China acaba de construir el conjunto de telescopios más grande del mundo. Su misión: salvar Internet

China acaba de construir el conjunto de telescopios más grande del mundo. Su misión: salvar Internet
11 Comentarios

Durante los últimos meses las tormentas solares han causado más de un susto. Aunque su potencial destructor se limite en gran medida a los aparatos electrónicos, nuestra dependencia de éstos hace que prevenirlas sea clave para la humanidad. Un nuevo telescopio chino apunta en esta dirección: el futuro Daocheng Solar Radio Telescope (DSRT), observará las dinámicas solares para permitirnos entender mejor estas tormentas y prevenir sus peores consecuencias.

Una circunferencia de 3,14 kilómetros. El nuevo telescopio chino, DSRT, estará formado por un conjunto de 313 antenas con platos de seis metros de diámetro dispuestas a lo largo de una circunferencia de 3,14 kilómetros. Una estructura central, que incluye una torre de calibración completará la estructura.

Según las autoridades chinas, el telescopio estará completado para finales de año. Daocheng está situado en la Prefectura autónoma tibetana de Garzê, en la provincia de Sichuan, en el centro del país.

El observatorio pondrá su punto de mira en las eyecciones de masa coronal (CMEs), eventos que lanzan al espacio una inmensa cantidad de partículas cargadas procedentes de la corona de nuestra estrella, la parte externa de la atmósfera solar. Sabemos que estas eyecciones están vinculadas a cambios en el campo magnético del Sol, pero aún nos queda mucho por ser capaces de adelantarnos lo suficiente a su formación para poder prevenir sus consecuencias.

Peligro en la Tierra y en órbita. Y las consecuencias de estas tormentas pueden rozar lo catastrófico. Cuando las nubes de partículas cargadas se cruzan con nuestro planeta pueden causar problemas en aparatos electrónicos, efectos que pueden notarse particularmente en las telecomunicaciones.

La propia Tierra y su campo magnético son nuestra principal defensa contra la radiación solar, incluyendo la causada por estos eventos. Sin embargo, en algunos casos nuestra magnetosfera no es suficiente y el peligro puede llegar a distintos niveles: desde satélites y estaciones espaciales (con el consiguiente riesgo para sus habitantes) en órbita hasta los cables submarinos, pasando por aparatos en nuestros hogares.

Es precisamente los cables submarinos donde está situada la mayoría de las miradas. Si estos cables se vieran seriamente dañados por una tormenta solar podría alcanzarse el denominado "apocalipsis de Internet". El punto vulnerable de estos sistemas no son los cables en sí, sino los repetidores instalados en su curso, responsables de amplificar la señal transmitida y evitar la pérdida de información.

Esto implicaría que, aunque las infraestructuras locales se mantendrían, las comunicaciones a larga distancia, dependientes de estos cables submarinos, podrían perderse completamente. Las consecuencias sería más que palpables. Según el portal Netblocks, la disrupción de Internet durante un solo día en la Unión Europea superaría los 6.600 millones de euros.

Fase II del Chinese Meridian Project. DSRT es tan solo un instrumento más dentro del gran proyecto que China ha ideado para analizar la meteorología espacial con el fin de protegernos de peligros como las CMEs. El proyecto incluye la instalación de cerca de 300 instrumentos dispuestos en 31 estaciones a lo largo de China.

En su primera fase las instalaciones se situaron en forma de cruz en distintas localizaciones a lo largo del meridiano 120 este y el paralelo 30 norte. Los instrumentos de la fase II como es el caso de DSRT estarán dispuestos en 15 estaciones situadas a lo largo del meridiano 100 este y del paralelo 40 norte. Beijín pretende así crear una estructura de observatorios en forma de doble cruz cubriendo buena parte del país.

Instrumentos para monitorizar el Sol. El Meridian Project de China ha sido desarrollado a través del Centro Nacional de Ciencia Espacial (NSSC) de la Academia China de Ciencias. Entre los instrumentos ideados en el marco del proyecto también se encuentra el Radioheliógrafo Espectral Chino, instrumento que estará localizado den la región de Mongolia Interior, y cuyo fon también será la de monitorizar la actividad solar.

Este instrumento contará a su vez con un centenar de antenas dispuestas en una estructura de tres brazos en espiral. Complementará a DSRT, operando en frecuencias de bandas más anchas.

Un sistema complejo y delicado. Protegernos de la actividad solar es una importante prioridad para agencias espaciales y meteorológicas. Conforme avanzamos dentro del vigésimo quinto ciclo solar, la actividad de la estrella que orbitamos irá incrementando antes de decrecer de nuevo.

Si ya las etapas iniciales del ciclo han generado sustos, hay quienes temen que durante el siguiente par de años se pase de los avisos a incidentes con consecuencias importantes.

El peligro de estos eventos radica en nuestra dependencia de las telecomunicaciones, no solo a la hora de mantenernos informados o conectados, sino que de ellas dependen muchas otras funciones cotidianas, como el transporte de personas y mercancías.

Imágenes | China News Service/Liu Zhongyan/Ecns.cn

Temas
Inicio
Inicio