Compartir
Publicidad

"Tenemos claro que nuestra competencia es el dinero en efectivo": Walter Pimenta, VP de soluciones digitales en Mastercard

"Tenemos claro que nuestra competencia es el dinero en efectivo": Walter Pimenta, VP de soluciones digitales en Mastercard
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los pagos digitales y móviles son cada vez más frecuentes. Plataformas como PayPal para hacer pagos de persona a persona o Google/Apple Pay para pagar utilizando el móvil o el smartwatch son ya comunes, y la generación millenial lo valora como algo que debe sí o sí formar parte del catálogo de ventajas de un banco. Para ellos ya no se trata sólo de deshacerse del efectivo: también quieren poder dejar la tarjeta de débito o crédito física en casa.

Ante esa tendencia que sugieren datos como el crecimiento de usuarios activos de Apple Pay, las compañías emisoras de tarjetas saben que hay que seguir investigando para no quedarse atrás en esta "revolución de los pagos". Hemos tenido la posibilidad de hablarlo con Walter Pimenta, vicepresidente en Latinoamérica de soluciones digitales en Mastercard.

La tarjeta se queda en casa, pero no desaparece

pago movil

Walter nos comenta cómo Mastercard también ve un cambio en el modo con el que se pagan las cosas, aunque matiza algunos aspectos. Hay un factor generacional que juega un papel grande en todo esto, pero no el mayor de todos. Los millenials, cree, son la generación que más ha influido en esto pero aún hay una buena parte de consumidores de más edad que no ven del todo claro alejarse de los métodos de pago "clásicos" (efectivo y tarjetas).

Por eso mismo, el ejecutivo también opina que tardaremos en ver el pago en efectivo quedándose como algo residual. Confía en ver algo así en un futuro, pero no va a ser un futuro inmediato o en pocos años. Es algo que va a cambiar a muy largo plazo.

"Tardaremos mucho tiempo en ver los pagos en efectivo como algo residual"

Ahora bien: sabiendo que su actividad principal es emitir tarjetas de débito y crédito... ¿cómo ve Mastercard el futuro de esas propias tarjetas físicas? Mercados como China están viendo cada vez más pagos efectuados con códigos QR y WhatsApp hace pruebas con ello, PayPal nos permite transferir dinero directamente desde nuestras cuentas bancarias, la Apple Card basa casi todo su negocio en la parte digital de la tarjeta... ¿tenemos que pensar en un futuro donde lo digital pase por encima de la propia tarjeta en sí mismo? Hasta la propia Mastercard ha probado pagos mediante BlockChain en el pasado.

Walter admite que hay una tendencia a todos estos nuevos tipos de pago, pero defiende que la tarjeta de débito/crédito como tal sobrevivirá:

"Sí que hay una tendencia a aparcar la tarjeta de crédito física, a querer dejar ese trozo de plástico que tenemos en nuestras carteras en casa. Pero en las compras que hacemos en tiendas y en internet a través de los pagos móviles... siguen dependiendo del número de esa tarjeta. Pasaremos de tenerla físicamente a la cartera a utilizarla como interfaz de pago digital pura"

Walter continúa argumentando: a corto plazo las tarjetas físicas convivirán con estos nuevos métodos de pago digitales, y poco a poco esos últimos se van a convertir en el método de pago más utilizado por todo el mundo. Pero la tarjeta seguirá ahí, aunque termine quedándose en casa, porque será el "canal" por el que esos pagos se van a efectuar.

De todos modos, aún con esta visión de futuro, Walter nos recuerda que aún está por ver qué ocurre con el presente. Ahora mismo no consideran como competencia todos esos pagos digitales, sino el dinero en efectivo. El ejecutivo nos insiste en que no es seguro, y convertirlo en algo que se use muy poco aportaría más seguridad y simplificaría el trabajo de los comercios al no tener que tratar con tanto dinero en metálico.

La IA en el móvil como evolución de los pagos digitales

Walter también nos ha comentado cómo desde Mastercard intentan dar con la forma de que los pagos móviles evolucionen para que sean más seguros. Una de las ideas que la compañía tiene en mente es la llamada "tokenización": que los comercios dejen de guardar datos de los clientes, tarjetas y transacciones para guardar tokens (unidades de datos) que no puedan identificar nada ni nadie si se intentan descifrar fuera de ese comercio.

De este modo, si una empresa sufre un robo de datos sobre las transacciones de sus clientes, la privacidad de éstos no quedaría expuesta. Esos tokens podrían estar incluso enlazados a los propios dispositivos, de modo que sólo se puedan leer y gestionar desde ahí y no fuera de ellos.

Otra idea que trabajan en Mastercard es la de registrar varios parámetros de comportamiento o de biometría del usuario para llegar a dar con un patrón seguro que pueda sustituir el PIN secreto de la tarjeta de crédito. Un ejemplo de ello es que podríamos ir más allá de la huella dactilar o nuestra cara para autorizar un pago: podríamos registrar la inclinación del teléfono cuando lo acercamos al terminal contactless para pagar, o la velocidad a la que utilizamos el teclado... son datos anónimos que pueden crear un patrón que nos identificaría sin tener que aportar datos personales.

De momento, son experimentos. Mastercard trabaja con estas ideas, y siempre con la base de la tarjeta de crédito convirtiéndose en una interfaz presente en todos esos nuevos pagos digitales. ¿Llegaremos a librarnos incluso de esa interfaz para que los pagos se sustenten en algo nuevo? El tiempo lo dirá.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio