Compartir
Publicidad
Tras haber estudiado informática, esto es lo que espero en mi futuro
Entrevistas

Tras haber estudiado informática, esto es lo que espero en mi futuro

Publicidad
Publicidad

El optimismo no reina en la Universidad española. La realidad laboral de la ciudadanía joven no invita a ver el futuro de forma muy positiva. Pero como en todo, siempre hay excepciones, y dentro de las buenas salidas que de por sí presentan los grados STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas), las ingenierías informáticas ocupan un lugar muy privilegiado de cara al mercado laboral.

Con motivo de InnoSoft Days, unas jornadas organizadas por alumnos de último año del grado de Ingeniería del Software de la Universidad de Sevilla, hemos hablado con cinco estudiantes para conocer qué esperan encontrar en cuanto a su futuro profesional al acabar los estudios, qué tipo de trabajo esperan, si ven necesaria una especialización y qué proyectos les gustaría emprender, cuando llegue el momento de tomar un camino propio.

Expectativas laborales

La ingeniería informática está considerada una profesión con pleno empleo, hasta el punto de que tiene carencia de estudiantes que puedan encajar en la demanda de trabajo de las empresas. Es algo que se mencionaba Miguel Toro, catedrático del Departamento de Lenguajes y Sistemas Informáticos de la Universidad de Sevilla en una mesa redonda sobre la profesión: "existe intrusismo laboral, pero se debe a que no hay suficientes ingenieros de software. Por ello, las plazas que tendrían que ser nuestras las están ocupando los titulados otros grados".

Esta situación hace que, en general, el optimismo sobre una rápida inserción en el mercado laboral impera sobre los alumnos y alumnas de último año.

Alicia Manzano Copia

Aunque a menudo en el ambiente universitario se proclame que los másters son obligatorios para ascender en una profesión, Alicia Manzano opina al contrario. "Para trabajar no veo necesario hacer un máster, porque la gente sale y no se lo piden. A mí personalmente me gustaría saber más, por ir evolucionando en mi carrera, pero no por exigencias del mercado laboral, que permite trabajar sin problemas teniendo solo el grado".

Respecto a si se siente preparada, afirma que cree que encaja, y "ser mujer, por la experiencia en mi entorno cercano, no parece ser un problema para encontrar trabajo. Creo incluso que puede darme alguna ventaja, aunque no debería ser así, ya que muchas empresas buscan sumarse al carro de la igualdad. Nos tienen que tratar como a iguales, no por ser mujer valgo más que un compañero si está más cualificado."

Carmen Jara

Carmen Jara, por su parte, comparte lectura sobre la situación, y hace un llamamiento a que más mujeres se animen a estudiar el grado : "Hay mucha gente que ya ha empezado a hacer las prácticas, y la mayoría de empresas te dicen que con posibilidades de contratación al acabar. Hay posibilidades, de hecho no entiendo que, estando el mercado laboral como está, que siempre cuesta mucho trabajo encontrar algo estable y bien pagado, no haya más mujeres aquí".

A diferencia de lo que opina su compañera, a Carmen sí le vale que haya empresas que contraten a mujeres, aunque solo sea por vender que son empresas diversas, por lo que eso puede conllevarles positivamente. "Cuando tienes un grupo homogéneo, de hombres, por ejemplo, que es el caso más común en la profesión, cuesta trabajo que vean la valía de alguien distinto a ellos, con lo cual, si eso es un elemento para contratar a la mujer, me vale. Al principio cuesta encajar, pero en la carrera hemos comprobado que distintos puntos de vista aportan mucho".

Jorge Manuel Molina

Jorge Manuel Molina comparte el optimismo de sus compañeras, aunque introduce un matiz que quizá no haga cualquier trabajo tan apetecible como la expresión pleno empleo puede hacer pensar. "Las oportunidades son muy buenas. Gracias a la gran evolución de la informática, el campo en general tiene pleno empleo, que para el que no lo sepa es menos de un 2% de desempleo".

Sin embargo, señala que "a los buenos ingenieros se los van a intentar rifar las empresas que nosotros llamamos cárnicas, que al principio te tratan muy bien y halagan, pero luego te flagelan y explotan".

Todos el grupo resalta que con tantas asignaturas dedicadas a la gestión y a aprender a trabajar en equipo, el ingeniero de software tiene lo que se demanda y se diferencia mucho de un programador raso
Pablo Narvaez

Pablo Narváez habla de las necesidades del sector en el contexto, recalcando que "hacen falta más ingenieros informáticos y no solo gente dedicada a algo en la informática, pues no es lo mismo un ingeniero que un programador."

Destaca el carácter autodidacta de quien no estudie la carrera, potenciado por Internet, que "te permite aprender cualquier cosa", dando valor, eso sí, a que "el ingeniero tiene la cabeza amueblada de otra forma por la carrera, que genera el conocimiento que la industria demanda. Cosas como el trabajo en equipo o la gestión se aprenden en la carrera, y es lo que más se valora frente a programadores".

Miguel Luque

Por último, Miguel Luque, cree que una de las claves por las que no existe paro es "porque el grado te prepara con una buena base y no te especializa, algo que las empresas valoran porque eres moldeable y gracias a la carrera eres capaz de seguir el ritmo que te marcan, cosa que no ocurre en muchos casos con los programadores sin titulación". Miguel también resalta el hecho de que "pese a contar con pleno empleo, no es una carrera atractiva para mujeres, algo que no entiendo. Quizá sea el estereotipo nerd e ideas equivocadas".

En contraste con la opinión de Alicia, Miguel sí ve necesario el máster dependiendo de cuáles sean tus expectativas: "el dinero llama tras acabar, pero lo que la gente no piensa es que para salir del campo de la programación y dirigir proyectos, que es a lo que muchos aspiramos, necesitamos certificación. Por suerte, muchos másters estan pensados para trabajar a la vez".

El dilema entre trabajar para otros o montar algo propio

Startup

A diferencia de grados como el de servidor, Ciencias Políticas y Sociología, las alumnas y alumnos de Ingeniería del Software muestran actitudes más proclives al emprendimiento. Al igual que comparten eso, también es cierto que lo hacen con cautela en esta etapa temprana posuniversitaria. El modelo que tienen en mente nohistoria es el que estamos acostumbrados a ver en Silicon Valley y relacionado con el nacimiento de grandes tecnológicas, el de montar una empresa y tener éxito antes de acabar la carrera. La situación y oportunidades se ven de manera muy diferente.

En este sentido, Alicia considera que "está guay desarrollar tus propias ideas, pero siempre creo que es mejor empezar por una empresa, porque te irán guiando y formando". Pero no cierra las puertas a nadie que se sienta preparado: "si tú te ves con más soltura, puedes dar el paso por tu cuenta, pero en la empresa puedes empezar igual, ir subiendo con mayor aprendizaje y más tarde salir y llevar tu propio camino".

Carmen también es proclive al emprendimiento, pero por el momento actual, en último año "quizá vivir como emprendedora lo veo muy arriesgado para la experiencia que tenemos ahora mismo en el mercado". Cuando hablamos sobre el caso de lograr algo de financiación con la que construir un proyecto, también lo ve difícil: "Incluso con financiación, no está previsto, de momento tengo susto. Yo no me metería, porque no conozco la situación del mercado en profundidad. Es un elemento de riesgo, y es algo muy descontrolado".

Acabando la carrera se ven con base académica, pero sin la experiencia necesaria y el conocimiento del mercado como para montar una empresa

Jorge Manuel también quiere emprender, pero antes prefiere "ganar experiencia y contactos, y cuando tenga la base, crear una empresa propia. De momento tengo buena base para empezar en cualquier sitio, pero no para hacerlo todo de cabeza". En línea de lo que decía anteriormente, "no iría a cualquier empresa a ser explotado, aunque según la situación es algo puede ser inevitable".

Miguel quiere algo propio, pero también a largo plazo. "Dentro de poco se ofrece una beca de formación con Movistar, a la que voy a intentar optar. Como no sé bien del todo a lo que me quiero dedicar, si a raíz de eso sale algo, ya tengo un camino que seguir y más adelante crear un proyecto."

Proyectos en los que dejar huella

Informatica

Independientemente de tener mayor o menos vocación emprendedora, tanto Alicia, Carmen, Jorge Manuel,Pablo como Miguel tienen ideas propias que poder desarrollar en algún momento, si la cosa se da bien. Es el fruto de haber estudiado un grado que a diferencia de otros te expone de forma práctica a muchas situaciones similares a las que te enfrentarás en el mercado. Y, sobre todo, te propone crear.

Alicia y Carmen participaron conjuntamente en un concurso de Bitnami celebrado en la Universidad durante las jornadas Innosoft Days, y la propuesta de proyecto de su equipo salió ganadora. Además de ese proyecto, junto a otros dos componentes del equipo del concurso, llamado "Comrades", tienen otro adicional. Con suerte podrá desarrollarse este verano al requerir menos financiación y tiempo. "No estará orientado al negocio, y la idea es construir una herramienta de ayuda para determinadas ONG".

Alicia, fuera del grupo, también ha pensado en otras cosas sobre las que trabajar: "Me gustaría especializarme en ciberseguridad. Me parece un tema interesante aunque bastante complicado. También me gustaría trabajar unos años en el extranjero y luego volver a España, donde trabajaría en alguna empresa y tendría mis proyectos aparte".

Jorge también tiene una idea que expuso en el concurso de Bitnami. "No salió ganadora, y todo es mejorable, pero creo que tiene potencial. En el día de mañana quiero montar una empresa propia de gestión de freelances, aunque no quiero dar detalles exactos (risas)".

Pablo se sale de la imagen típica de la ocupación que espera ocupar un informático, y confiesa que "últimamente le da vueltas a la docencia de la informática. Me gustaría evolucionar este tema y conseguir llevar la informática a las aulas de la ESO o Bachillerato y conseguir que tuviera más visibilidad. No tanto dando clase, sino introduciendo la informátiva para que la gente esté más informada sobre lo que puede hacer un dispositivo o un informático, pues ni las empresas lo saben a veces".

A Miguel le gustaría "acabar con algo de móvil, con lo que ya he hecho cosas, pero no sé bien del todo qué en concreto. Es el problema que veo a que la carrera sea tan amplia y me gusten tantas cosas. Como te he dicho quiero hacer algo propio en el futuro, pero a veces necesitas que te marquen un poco el camino para descubrir qué es lo tuyo"

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio