La consecuencia inesperada del tope del gas: España sigue quemando sin freno en plena escalada del precio

La consecuencia inesperada del tope del gas: España sigue quemando sin freno en plena escalada del precio
51 comentarios

El gas vuelve a dispararse. En una semana ha crecido casi un 50% y ya está por encima de los 140€/MWh, según el índice TTF. Todavía lejos del récord de locura de este invierno, pero muy por encima de solo hace tres días. Una rápida escalada en el precio del gas que afecta a toda Europa y pilla a España justo en los primeros días de aplicación del tope al gas.

Gazprom se enfada y el gas se vuelve loco. Cuando hay cambios abruptos en el precio del gas hay que mirar qué ha hecho Rusia. Esta semana Gazprom ha recortado un 15% su suministro a Italia, según ha explicado la compañía italiana ENI. Paralelamente, la empresa rusa también ha anunciado un recorte del 40% en los envíos de gas a través del gasoducto Nord Stream 1.

"Los informes actuales muestran claramente que la justificación dada por la parte rusa es simplemente un pretexto. Obviamente es una estrategia para desestabilizar y hacer subir los precios", ha expresado contundente Robert Habeck, ministro de economía alemán. Esta decisión de Gazprom no ha tardado ni un par de días en tener efecto. El precio del gas está desbocado otra vez y eso que no ha llegado el invierno.

El tope del gas llega a España en un momento poco apropiado. Esta ola de calor no debería ser normal, pero está aquí y está provocando que la necesidad de energía de España sea muy alta. Este es el motivo por el cual el tope al gas no está teniendo efectos positivos en el precio final, según apuntan desde Aelec, la patronal eléctrica.

Defienden que el tope funciona, pero no mucho si lo comparamos con nuestros vecinos. Si nos fijamos en el precio de la energía de hoy jueves, el coste está en 177,90€/MWh según OMIE. Sin embargo, a esto hay que sumarle el coste del tope al gas. Una compensación hacia las empresas productoras del gas que varía cada día. Ahora está en 88,2€/MWh. Si se suma, da un total de unos 266 euros el megavatio hora. Esto está por debajo de los 275€/MWh que tendríamos en caso de no aplicar el tope al gas, según ha explicado hoy la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera.

En comparación, el precio de España es ligeramente más bajo que el de Francia (272€/MWh) o Italia (277€/MWh). No así con Alemania, donde está en 202€/MWh. Es decir, según la ministra, el tope al gas contribuye a que en España estemos pagando ahora unos 15 euros menos por megavatio hora.

Cómo se calcula esta compensación del tope al gas. Para calcular el precio real de la energía ahora hay que contar por un lado la subasta del mercado y por otro añadir este coste del tope al gas. Esta compensación es la diferencia entre los 40€/MWh del tope y el precio del gas, según el índice Mibgas. Actualmente en 105,50€ y subiendo. El objetivo de este sistema es intentar evitar que esta diferencia también se pague en el resto de tecnologías, de ahí los supuestos 15€/MWh que nos ahorraremos ahora.

La producción de gas en España está en niveles récord. Poner el tope al gas no ha venido acompañado de una reducción de la producción. Al contrario. La ola de calor ha disparado la demanda porque la gente utiliza el aire acondicionado. Sin embargo, este tiempo hace que no haya casi viento, por lo que la eólica está muy baja. La energía solar debería "tirar del carro", pero resulta que quien está liderando la producción es el ciclo combinado del gas natural.

Espana
Imagen: Electricity Map

Desde hace más de 10 años que no se veía una producción tan alta en volumen por parte de las centrales de gas, con más del 40% del total, para unos 398 GWh durante el día de hoy.

Las centrales de gas: los principales beneficiados. Los gasistas están siendo los principales beneficiados de esta situación. Por un lado consiguen que el Gobierno les pague por el tope al gas, que debido a la situación con Rusia está a un precio muy elevado. Por otro lado, debido al poco viento y la ineficiencia de la producción solar, el gas se ha colocado como la opción más directa para abastecer la demanda.

Estamos viendo como el precio directo de la energía ha bajado debido al tope del gas, pero a la práctica, al sumarle el coste de compensación, la diferencia de lo que pagamos como país no está muy alejado de lo que les cuesta a los vecinos que no tienen la "excepción ibérica". Por el camino, las empresas gasísticas se están beneficiando tanto de la compensación directa como de la situación actual con la ola de calor.

Imagen | Patrick Pleul/DPA Germany

Temas
Inicio