Slack es una buena herramienta para encontrar trabajo: sus canales independientes, un filón de recursos humanos

Slack es una buena herramienta para encontrar trabajo: sus canales independientes, un filón de recursos humanos
5 comentarios

En la época de LinkedIn, Infojobs y otras plataformas digitales de empleo similares, el boca a boca sigue siendo uno de los métodos más efectivos para encontrar un nuevo puesto. Que alguien que te conoce y sabe cómo trabajas te recomiende a un reclutador o al responsable de una empresa vale más que el mejor de los currículos y la más impecable de las entrevistas. Por ese motivo, Slack se está convirtiendo en una potente herramienta para descubrir nuevas oportunidades laborales.

La plataforma de comunicación profesional, cuyo uso se ha disparado a raíz de la pandemia gracias al teletrabajo, permite desde hace más de un año crear canales para usuarios que no pertenecen a la misma empresa. Aprovechando esta función, algunos profesionales han ido lanzando grupos de comunicación sectoriales para compartir consejos, dudas y, también, ofertas de empleo, según informa el Wall Street Journal.

Mostrar habilidades. Estos canales independientes surgieron, sobre todo al principio, como una forma de compartir información útil y ayudar a colegas del mismo sector. Así, en algunas ocasiones un usuario resuelve el problema de otro aportando una solución que no se le había ocurrido a los demás, lo que hace que, sin pretenderlo, el resto de miembros vean en primera persona pruebas de su valía profesional. Si alguno de esos espectadores está buscando a alguien con esas habilidades, en ese momento o en el futuro, es probable que le parezca un buen candidato.

Por invitación. Otra característica que suelen tener estos grupos es que son privados y sólo se puede acceder a ellos por invitación. Por lo tanto, todo el que entra debe conocer a alguien que ya esté en el canal, y esa persona suele presentarle a los demás de forma digital, en general aportando información profesional sobre él.

Esto hace que, por una parte, todo usuario que entre en el canal venga ya avalado por un miembro que el resto ya conocen y que reúne el mérito profesional necesario para ser aceptado en el grupo. Y, por otra, que esa confianza en esa comunidad haga que, cuando la empresa de alguno de ellos esté buscando nuevos empleados, sea el primer lugar en el que comparten la oferta. O en el que buscan candidatos, en el caso de que el usuario tenga el poder para contratar directamente.

Aval del grupo. Ese mismo mecanismo también funciona en sentido inverso. Cuando alguien de esos grupos conoce a un colega que está buscando empleo, puede comentarlo en el canal, aportar información sobre dicho profesional y conseguir que le inviten para que el resto de miembros le conozcan y puedan ofrecerle un trabajo si tienen una vacante disponible.

Los grupos de las redes sociales. Los grupos profesionales no son un fenómeno nuevo, en redes sociales como Facebook o LinkedIn, y en aplicaciones de mensajería instantánea, como Telegram, abundan. Sin embargo, parece que Slack tiene varias ventajas sobre todas estas plataformas.

Para empezar, es una herramienta que muchos profesionales usan durante una parte importante de su jornada laboral. No tienen que cambiar de ventana, ni la consultan cuando necesitan despejarse, están ya dentro y en un contexto completamente laboral, por lo que es mucho más fácil que los usuarios usen esos canales independientes de forma más habitual para fines relacionados con el trabajo.

Por otra parte, hay plataformas y foros en los que los usuarios tienden a publicar ofertas de forma anónima, como Telegram o Discord, pero en Slack la mayoría de los usuarios aparecen no sólo con su nombre real, sino también con el de la empresa a la que pertenecen, lo que hace que tanto reclutadores como candidatos confíen más en la otra parte.

Y, por último, todos los canales de Slack disponen de un buscador de miembros del grupo en el que se puede rastrear a los usuarios por su nombre o por la empresa a la que pertenecen, lo que facilita enormemente la posibilidad de ponerse en contacto con alguien de una compañía determinada, o con el usuario que llamó tu atención hace un tiempo, pero del que sólo recuerdas el nombre. Esto también se puede hacer en LinkedIn, por ejemplo, pero si la persona no está entre tus contactos es mucho más difícil hacerle llegar el mensaje que a través de Slack.

Imagen | Mikhail Nilov

Temas
Inicio