Nadie quiere ir a la oficina el viernes: la tendencia prepandemia se agrava

Nadie quiere ir a la oficina el viernes: la tendencia prepandemia se agrava
22 Comentarios

La pandemia ha provocado un sorprendente giro de acontecimientos en el ámbito laboral. El teletrabajo —o al menos, el trabajo híbrido— se ha convertido en una de las grandes aspiraciones de muchos profesionales, y comienza a hablarse de la semana de cuatro días como una posibilidad real de futuro. Si tuviéramos que elegir un día de la semana para no tener que trabajar, ¿cuál elegiríais?

Viernes. Un estudio reciente de Kastle Systems citado en The Washington Post revela cuál fue el porcentaje de empleados que acudieron a la oficina cada día de la semana en junio de 2022. El lunes era flojo (tan solo un 41%), mientras que el martes es el día más concurrido (50%), pero si hay un día en el que los trabajadores no van a la oficina, ese es el viernes: solo un 30% lo hizo.

Juernes. En realidad la tendencia ya viene de lejos. Peter Cappelli, de la Universidad de Pennsylvania, explicaba que "antes incluso de la pandemia, la gente pensaba en el viernes como una especie de día de despedida. Y ahora hay una expectativa creciente de que puedes teletrabajar ese día para adelantar tu fin de semana". De hecho, añadía, "se está convirtiendo un poco en una norma cultural. Sabes que nadie más va a ir a la oficina el viernes, así que quizás tú también teletrabajes ese día".

En España también pasa. Muchas empresas aplican una semana laboral en la que el viernes es un día más relajado. Trabajar media hora más o una hora más de lunes a jueves para poder salir antes el viernes es también bastante común.

El Banco Santander o Iberdrola por ejemplo son dos de las grandes empresas que al menos en el pasado contaban con esa jornada flexible que por ejemplo permitía evitar atascos los viernes y empezar antes el fin de semana porque ya habías "adelantado" horas los días anteriores en casa o en el trabajo. Es la célebre semana belga.

Pilas cargadas. Empresas y startups norteamericanas como Bolt comenzaron a experimentar con las semanas sin tener que trabajar el viernes (ni en la oficina ni fuera de ella) durante el pasado verano y les fue tan bien que implantaron la semana laboral de cuatro días definitivamente este enero (y no son los únicos, ni mucho menos).

Los empleados eran más productivos que nunca y volvían a la oficina los lunes con las pilas cargadas. Como explicaba una de las responsables de la medida, "Seguimos cumpliendo con el trabajo. Los jefes apoyaron la medida, y la gente siguió consiguiendo sus objetivos. Y volvían los lunes con energía y más comprometidos".

Food trucks para atraer al personal. Otras empresas parecen más reticentes a aplicar esa medida y practican justo lo contrario, tratando de tomar medidas para hacer que los viernes sea atractivo ir a la oficina. Por ejemplo, con food trucks, reuniones sociales y comida y bebida gratis (pero sin chupitos).

Jefes que quieren que vayas, pero que te dejan ser menos productivo. Empresas como Online Optimism han logrado que el 80% de sus empleados acabe yendo esos días en los que la empresa invita a comer, y su máximo responsable, Flynn Zaiger, explicaba que "honestamente, el mejor día para socializar es el viernes. ¿Por qué no tomar una o dos cervezas? Si la gente va a ser algo menos productiva un día de la semana, prefiero que sea el viernes y no el lunes".

Para qué ir a la oficina si vas a estar solo. Lenny Beaudoin, de la inmobiliaria CBRE, apuntaba otro factor: "¿Para qué voy a hacer el viaje a la oficina si luego voy a estar conectado a Zoom como haría en casa?". Lo que quiere en parte la gente que está en la oficina es poder estar con sus compañeros de trabajo, y de hecho están surgiendo aplicaciones que precisamente muestran qué empleados estarán cada día y qué eventos hay para que puedan decidir si les compensa ir ese día u otro. "Del mismo modo que nadie quiere comer en un restaurante vacío, nadie quiere ir a una oficina vacía".

Imagen | Adolfo Félix

Temas
Inicio